Banner Tuvivienda
Lunes 03 de agosto 2020   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 19 de septiembre 2013

El migrante y la labor de la Cancillería

Por: Ricardo Sánchez Serra
El migrante y la labor de la Cancillería
Foto: RSS

Si alguien emigra de su país es porque desea buscar la felicidad en otro. Unos triunfan, otros sufren explotaciones y discriminaciones. La “civilización” no es perfecta. Por un lado Voltaire decía que “la civilización no suprime la barbarie, la perfecciona y la hace más cruel y bárbara”, mientras que Green Ingersoll señalaba “la verdadera civilización es aquella en la que todo el mundo da a todos los demás todos los derechos que reclama para sí mismo”.
 
Muy difícil la vida de un migrante: dejar la familia y los amigos, ir a la incertidumbre, adaptarse a un nuevo medio. En la mayoría de los casos –problemas de idioma- estar a salto de mata de los inspectores de migraciones y enfrentarse a lo desconocido. Se rozará con gente hospitalaria, como hostil. Trata de salir adelante, mientras en el interior extraña a sus seres queridos. Día tras día busca trabajo, lo encuentra, ve desazón en su salario, pero se esfuerza pensando en su futuro.  

Hace poco se reunieron los obispos del norte y centro de América: pidieron a sus gobiernos que asuman la responsabilidad de la protección jurídica de los inmigrantes. Atestiguaron “de los grandes sufrimientos de los inmigrantes en nuestros países y regiones", que frecuentemente se enfrentan a la explotación y el abuso de autoridades, empleadores y organizaciones criminales. Existen legislaciones muy duras que los religiosos consideran "injusta e inhumana, y por lo tanto en la necesidad de un cambio, las leyes que causan la separación de las familias de inmigrantes, detenciones arbitrarias y amenazas a la vida".

Las Naciones Unidas informaron que más de 232 millones de personas en el mundo son migrantes. Estados Unidos alberga a 46 millones de extranjeros, Rusia,  11; Alemania  10 y Arabia Saudita, con 9 millones. Sin contar a los 15,7 millones de refugiados.

El presidente Ollanta Humala ha dispuesto como una de las prioridades de la Cancillería la protección y el apoyo a las comunidades peruanas en el exterior e instruyó que la labor de los consulados peruanos no solo sea una prestación eficiente de servicios, sino también que se vinculen estrechamente con ellas. Y debemos confirmar que los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores, no solo hacen su trabajo con diligencia, sino con gran espíritu solidario, atendiendo a más de 3.5 millones de peruanos en el exterior, más del 10% de la población, con más de 300 oficinas (que incluyen embajadas y representaciones) dedicadas a servir a los peruanos y a los intereses nacionales. Hay mucha labor silenciosa o poco divulgada.
 
Los objetivos de la Dirección General de Comunidades Peruanas en el Exterior son ayudar a los peruanos a insertarse y contribuyan al desarrollo en donde residen, así como mantener los vínculos con el Perú. Asimismo, la fundamental protección legal y asistencia humanitaria. Existen varios locales para el servicio consular que han sido comprados o modernizados y que son paradigmas para una correcta atención. Sobre la Ley del Retorno hablaremos en otra oportunidad.
 
Periodista peruano. Miembro de la Prensa Extranjera
Twitter: @sanchezserra
Blog: http://rsanchezserra.blogspot.com/
Email: sanchez-serra9416@hotmail.com
http://www.facebook.com/ricardosanchezserra
Publicado en el diario LA RAZÓN el 19 de setiembre de 20013

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |