Banner Tuvivienda
Sábado 25 de mayo 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Martes 15 de octubre 2013

Así se hacen los camellos

Por: Grover Pango
Así se hacen los camellos
Foto: www.andina.com.pe


Grover Pango, autor de estas líneas


La frase “un camello es un caballo hecho por una comisión” es atribuida  -según unos- a sir Alec Issigonis, un creador de autos, y otros al célebre General Patton. Como sea, ha sido la ironía más efectiva para advertir que las cosas que derivan de muchas opiniones, a veces ilusas, terminan por desfigurar los resultados. Por eso –para los espíritus eficaces- las cosas deben hacerlas quienes saben cómo hacerlas.

Algo de eso ha venido sucediendo con el programa “Qali warma”. La teoría en apariencia transferidora y redistributiva de entregar la preparación de los alimentos a más personas y entidades ha sido un lamentable fiasco, además de doloroso por la cantidad de niños intoxicados y enfermos, víctimas de una experimentación poco feliz. Debiera aún señalarse que la intención no pudo ser mejor pero, una vez más, el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones.

No sólo las claras limitaciones para la recepción, almacenamiento, preparación y distribución de las raciones a cargo de los Comités de Alimentación Escolar, sino la impericia –o algo peor que también es posible- en los proveedores seleccionados para atender la entrega de insumos o alimentos preparados.

Gente muy cercana a la ejecución del programa ha señalado algunas cosas. Decía Celina Salcedo, de la Coordinadora de Trabajo con la Mujer de Ayacucho, que “Qali warma” se echó a andar sin haber calificado adecuadamente a los proveedores “de  modo que se garantice un producto de óptima calidad y que esté en relación a la necesidad de los niños y niñas”. Y agrega que “el programa debe reformular su propuesta en especial en el seguimiento y monitoreo a los proveedores para que se tengan productos de calidad. El otro asunto es poner en el tapete lo que el programa está pagando por un desayuno o un almuerzo, de modo que permita tener un margen de ganancia aceptable para el proveedor.”

Desde otra perspectiva y profundidad de análisis, el Director de Desarrollo de la Universidad del Pacífico en recientes declaraciones (EC, 14oct2013) ha hecho observaciones más técnicas al diseño mismo del programa, señalando además los yerros en que ha incurrido como la gerencia inexperta, la valorización equivocada, la generalización inconveniente, la iniciación apresurada, los proveedores improvisados y también las limitaciones en la preparación directa de los alimentos.  

Entre todo lo más complicado siguen siendo los proveedores, cuya participación en algunos casos se ubica o roza los ámbitos de la ilegalidad. Mucho de lo ocurrido parece provenir de un intento apurado por liquidar el sistema anterior (Pronaa). Es la reiteración de una costumbre perversa que alienta desarmar lo hecho para sustituirlo por uno nuevo argumentando errores, muchas veces inexistentes o fácilmente superables. Más allá de los cambios de nombres, respaldados por las presuntas novedades del nuevo diseño, se descartó irreflexivamente lo aprendido, los teóricos imaginaron lo que debiera ocurrir y los inexpertos se pusieron a hacer lo que no saben. Así nacen esos camellos de la sentencia mordaz.

Aunque haya ocho ministerios que algo tienen que ver con la desnutrición infantil, fue bueno considerar la acción de este programa en la Campaña del Buen Inicio del Año Escolar 2013 que tuvo a su cargo, obviamente, el Ministerio de Educación. Tan amarga habrá sido la experiencia que “Qali warma” no aparece entre los factores que se deben considerar para que comiencen bien las clases el próximo año.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan