Banner Tuvivienda
Miércoles 08 de febrero 2023   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Sábado 09 de noviembre 2013

Decreto de amor al muerto

Por: Carlos Ramón Guerra García
Decreto de amor al muerto
Foto: theguardian.com

El pasado lunes 4 de noviembre el ciudadano presidente de Venezuela oficializó que el 8 de diciembre será el "Día de la Lealtad y el Amor al Comandante Supremo Hugo Chávez y a la Patria" con la publicación del decreto correspondiente. Pero, ¡oh!, que contrariedad, ¿acaso no es este mismo día que se realizarán las elecciones municipales en el país?, podemos sentarnos con detenimiento y analizar cuál es el trasfondo o el deseo maquiavélico que tiene Nicolás Maduro con este decreto. ¿Será que quiere formar una cortina de humo y hacer que los candidatos oficialistas tomen las alcaldías, así como él tomó la Presidencia ante una ola de sentimentalismo?

Si como ciudadanos curiosos, con fervoroso deseo de mantenernos informados del acontecimiento diario del país, revisamos el decreto presidencial N 541 publicado en Gaceta Oficial N 40.286, observaremos que el decreto contiene cinco artículos, uno de los cuales ordena actos oficiales "que exalten el pensamiento" del gobernante fallecido, así como "el amor infinito con su pueblo y la defensa permanente de su legado y ejemplo".

Otro artículo exhorta a la población a "honrar con acción y pensamiento su herencia y legado universal".

Como diría el fallecido periodista Oscar Yánez: "Chúpate esta mandarina".

El decreto presidencial contiene además una decena de considerandos, y el primero de ellos recuerda que Chávez protagonizó su última alocución televisada el 8 de diciembre de 2012.

Ese día Chávez pidió a sus seguidores elegir a Maduro si resultaba inhabilitado para seguir gobernando debido al cáncer que se le detectó en el año 2011 y que finalmente acabó con su vida "supuestamente" el 5 de marzo de ese año.

Es decir, que ahora el 8 de diciembre, cuando salgamos bien temprano a votar, lo primero que nos vamos a encontrar son los actos y eventos conmemorativos al difunto presidente para honrar con acciones y pensamientos su herencia y legado. Claro está que estos eventos no durarán solo una hora, sino todo el día, con la intención de persuadir a las personas, de hacerles vibrar el corazón por recordar al "comandante supremo", y lo que falta también es que salga más de un testimonio de que la cara de Chávez salió reflejada en las máquinas electorales, porque ahora, supuestamente, la cara de Chávez sale reflejada hasta en los túneles del metro. ¡Susto!, a mí que no se me aparezca.

Señores gobernantes, los venezolanos no somos ignorantes, muchos estamos conscientes de que este decreto del "Día de la Lealtad y el Amor al Comandante Supremo Hugo Chávez y a la Patria" es una completa burla; ya dejen descansar en paz a ese hombre, es momento de que Nicolás Maduro asuma su personalidad propia, tome las riendas de la situación del país, ya que dice ser presidente de la república, lo cual sigo manteniendo mi postura de que fue elegido de manera ilegítima.

En este país parece mandar todo el mundo, menos quien debe mandar, por eso la inflación, la escasez, la delincuencia, el mal servicio de hospitales, el mal estado de las vías públicas, etc., nos están consumiendo. No se trata de seguir reviviendo un pasado que ya murió, ni mucho menos utilizar la figura de otra persona para intentar sensibilizar a la ciudadanía y lograr sus intereses particulares y divisorios, es cuestión de trabajar con el pueblo y para el pueblo sin divisiones, viendo a todos como ciudadanos venezolanos que portan la franela tricolor y no una roja o azul, y lo más importante es que cada gobierno saque sus mejores herramientas, sus cualidades y sus virtudes, si es que las tienen, y las ponga al servicio del país, pero no que se aproveche de la popularidad que obtuvo un difunto para así mantenerse en el poder.

Nota publicada en eluniversal.com

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan