Banner Tuvivienda
Sábado 04 de febrero 2023   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 02 de diciembre 2013

Peor que una dictadura

Por: Humberto Abanto Verástegui
Peor que una dictadura
Foto: Difusión

El invitado estrella de la Feria del Libro de Guadalajara, el Premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa, dijo: «Aunque no lo veamos con toda claridad, América Latina está saliendo poco a poco del pozo en el que ha estado prácticamente a lo largo de toda su historia republicana». No obstante, todo no es color de rosa para él. «Venezuela se acerca cada vez más a una dictadura», advirtió el escritor, al asegurar que el presidente Nicolás Maduro, lanzado por Hugo Chávez como su delfín antes de morir, está haciendo «retroceder a esa sociedad».

Lamentablemente, MVLL es un optimista. Sería muy bueno para Venezuela que se estuviera dirigiendo a una dictadura. Total, con todos sus defectos y corrupciones, las dictaduras representan una forma de gobierno. Desgraciadamente, el destino de los venezolanos no será tan feliz. La tierra de Bolívar marcha irremediable e irremisiblemente al caos, a la destrucción de todo orden social, al estado de naturaleza propiamente dicho. Venezuela mostrará al mundo el aterrador espectáculo que anunciara Thomas Hobbes para advertir del peligro que es la inexistencia del Estado.

El viernes último, Nicolás Maduro firmó un decreto que regula el cobro de alquileres en locales comerciales. A su parecer, la relación de arrendamiento es, en realidad, una relación feudal entre arrendadores y arrendatarios. Durante su cadena nacional, en el mejor estilo de Hugo Chávez, censuró que en los centros comerciales se alquilen locales por precios muy elevados para la capacidad de pago de los comerciantes. A fin de evitar eso, decidió fijar el canon de arrendamiento en 250 bolívares por metro cuadrado, una cifra que equivale a US$100, y limitar el pago de mantenimiento y gastos comunes al 25% del precio del alquiler.

La medida dictada por Maduro se inscribe en el marco de la guerra declarada por su gobierno contra el espiral de inflación que, gracias a él, ha atrapado a Venezuela y que ha escalado a 45,8% entre enero y octubre de 2013. También por impedir que los precios se formen tomando como referencia la tasa de cambio del dólar estadounidense en el mercado negro, que equivale a nueve veces el tipo de cambio oficial.

Maduro y sus secuaces son unos imbéciles. Él y ellos han ‘descubierto’ que pueden derrotar las leyes de la economía por medio de leyes jurídicas. Así, en lugar de atacar las causas de la inflación –que no son otras que sus absurdas políticas–, se abalanzan sobre sus efectos. En esa lógica, han concebido un plan compuesto por establecer topes a las ganancias de los importadores y de la cada vez más escasas fuerzas productivas del país. Estas últimas están desapareciendo aceleradamente. Cifras publicadas del Banco Central de Venezuela revelan que, al cierre del tercer trimestre de 2013, apenas el 3,72% de lo que exporta ese país no pertenece al sector petrolero, que controla el Estado.

Las cosas están claras. El sueño del ‘Socialismo del Siglo XXI’ se revela como la atroz pesadilla que realmente es. Pero, en su loca carrera por sostenerse en el poder, Maduro y sus secuaces han abierto las puertas de infierno. Le enseñaron al pueblo que todo problema económico se resuelve echando mano de los bienes ajenos y allí está el poder disolvente que acabará con ellos mismos y con todo rastro de organización política en Venezuela.

Pueden haber tenido éxito en hacer vaciar los estantes de las tiendas, pero cada vez habrá menos estantes que vaciar. Cuando ya no haya ninguno por vaciar, no se asaltará más las tiendas, se asaltará en poder. Su triste éxito, lamentablemente, lo pagarán las grandes mayorías cuando el caos se entronice y toda forma de gobierno desaparezca y junto con ello los responsables de esta tragedia, que huirán llevándose camionadas de dinero robado a los caudales públicos. Si tienen suerte, por cierto, pues no sorprendería que terminen como Ceaucescu y su pandilla en la Rumania poscomunista.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan