Banner Tuvivienda
Sábado 11 de julio 2020   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 19 de diciembre 2013

Formando cuadros para gobernar

Por: José Cevasco
Formando cuadros para gobernar
Foto: Difusión

José Cevasco, autor de estas líneas

Durante las últimas semanas diversos medios de comunicación me han dado la oportunidad de difundir mis ideas respecto al funcionamiento del Congreso. En cada momento en que hablo sobre la necesidad de formar cuadros en los partidos políticos, me viene a la memoria experiencias sobre la formación política que he recibido desde los 13 años de edad hasta la actualidad.

Mi primera experiencia está relacionada con la formación que recibí en el Partido Aprista; aún no terminaba el colegio y un amigo, Jorge Rentería Gutiérrez, conocido cariñosamente como “pelón”, me condujo al teatrín de la Casa del Pueblo, para recibir consejería sobre mi vocación profesional.

Ahí no solo fui educado en la llamada Universidad Popular González Prada, sino que formé parte de un grupo de niños con cierto talento para la oratoria y el arte de la socialización. Desde esa fecha al presente, han pasado 37 años y, en mis albores de mi medio siglo de vida, la experiencia que recogí en dicha casa política sigue siendo valiosa para mi desempeño profesional. Desde aquí le agradezco a Jorge por su invitación.

Es probable que algunos piensen que escribir estas líneas es políticamente incorrecto, sin embargo ello me tiene sin cuidado. Un hombre de mi edad, más cerca de la otra vida que de ésta, no puede darse el lujo de guardar experiencias que pueden servir a otros por el solo hecho de pensar en el qué dirán.

En cada disertación que doy, reclamo que los partidos políticos deben ser fuertes y sólidos en la formación de sus militantes. La formación ideológica y la solidez moral de sus cuadros deberían ser la columna vertebral de los futuros gobernantes del país. Y es que los futuros líderes deben salir de los partidos políticos y no de los cuarteles. “Zapatero a su zapato” reza el refrán, y es así que el arte de la negociación política, el arte de la comunicación y persuasión, debe ser básicamente exclusividad de los que se forman en ello.

La ilusión de todo militante de un partido político es gobernar, como la ilusión de todo cadete es llegar a ser General para defender la patria. Los roles son diferentes pero el objetivo es el mismo: servir al país.

Sin embargo, la naturaleza del “animal político” consiste en coordinar los sentidos para gobernar. Cuando don Felipe Osterling, honorable ex presidente del Senado, militante del Partido Popular Cristiano, me decía: “Cevasquito, tú eres “narizón” y hueles lo que va a pasar”, me estaba dando un hermoso ejemplo de lo que es usar el olfato en la política. Así como se usa la nariz, también hay que usar el oído, la boca, la mirada, el tacto y aún más importante, usar el sexto sentido para poder intuir lo que puede pasar.

La formación de los gobernantes es cosa seria. La formación de los que tomarán decisiones para el bienestar de millones de personas es algo en lo que deben ponerse de acuerdo nuestros líderes políticos sin distinción de ideologías. Existen aún líderes históricos en los partidos políticos que tienen que plasmar sus vivencias hacia los demás para que no se vuelvan a cometer los errores del pasado, porque la experiencia adquirida es sabiduría pura, la cual trasciende los libros que están escritos y que en cualquier momento podemos leer.

Hay cosas no escritas que deben ser transmitidas. Hoy no he querido escribir sobre la bicameralidad, ni sobre el funcionamiento del Legislativo. Además, estoy seguro que si existieran cuadros sólidos y bien formados en los partidos políticos, los congresistas de hoy estarían mejor preparados para desempeñarse, y yo no tendría que escribir sobre ellos.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |