Banner Tuvivienda
Domingo 26 de mayo 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 30 de enero 2014

La Haya dixit

Por: Enrique Banús (*)
La Haya dixit
Foto: radiopanamericana.com

Por boca del parsimonioso juez eslovaco Peter Tomka, el Tribunal de La Haya se ha pronunciado, al fin, sobre un tema que tiene más de siglo y medio de historia. Haga locuta, causa finita: La Haya ha hablado, se cerró el asunto, podría decirse remedando lo que se afirmaba de Roma. Ya antes del fallo todos dijeron que iban a acatarlo – extraño que tanto lo subrayaran…

Por mucho que se hable de solución salomónica, el fallo ha causado más satisfacción en Lima que en Santiago, con lo que seguramente Perú tampoco tendrá grandes problemas en asumir la sentencia. No deja de tener su encanto que juristas de Brasil, China, Estados Unidos, Francia, India, Italia, Japón, Marruecos, México, Nueva Zelanda, Rusia, Somalia, Uganda, junto con su colega eslovaco y un juez ad casum por cada país, trece varones y tres mujeres, hayan dirimido por dónde transcurre la frontera marítima. ¿Cuántos de ellos habrán crecido junto al mar? ¿Importa eso cuando se comprometen a actuar “con absoluta imparcialidad y con toda conciencia”?

La jurisprudencia internacional es consecuencia de una experiencia de siglos: guerras o disputas sin fin por trozos de tierra y pedazos de mar. Y por lo que contienen en riquezas. Y por lo que suponen como símbolo. De poder, de identidad. Someterse a una jurisdicción internacional supone reconocer que la propia visión puede estar deformada por los prejuicios, por la imagen que un país, una sociedad tiene de sí misma. No son, pues, felices las declaraciones del representante chileno cuando afirma que no está fundamentada en el derecho.

Desde la perspectiva internacional, el fallo tiene al menos un aspecto relevante: la decisión de ambos países de someter la cuestión a la Corte Internacional supone una mejora de imagen, de credibilidad, de prestigio. La reacción, la aplicación de la sentencia sin que cause nuevos conflictos será el siguiente momento para que el prestigio internacional se consolide o se deteriore.

Sucede en un momento dulce para Perú. La Unión Europea, por ejemplo, ha abandonado su estrategia de llegar a acuerdos con sistemas latinoamericanos de integración y en su nueva política de firma de acuerdos bilaterales ha priorizado al Perú. A lo largo del 2014 caerá la obligación de visado para estancias cortas de ciudadanos peruanos en buena parte de Europa. Las relaciones internacionales se fijan no solo en magnitudes económicas y comerciales y en la madurez democrática, sino también en el lenguaje de los símbolos. El “Neue Zürcher Zeitung”, periódico de referencia en la neutral Suiza, destaca en su edición digital que, “a pesar de que el fallo afecta a una cuestión muy sensible, los dos gobiernos están haciendo un esfuerzo de serenidad”. Música en los oídos suizos y, en general, internacionales.

El tema, que ha acaparado una atención realmente notable, queda así archivado. Las cuestiones internacionales, y máxime los conflictos con los vecinos, sirven también para distraer de otros asuntos, más complejos quizá. Ahora, la Presidencia y el Gobierno de la nación realmente pueden volcarse en las prioridades públicas: crecimiento consolidado y con efectos sociales; la seguridad; la mejora de la educación. Sería extraordinario que en estos temas hubiera también momentos para disfrutar con los éxitos en la erradicación de la pobreza, la tranquilidad ciudadana, el avance de al menos 10 puestos en las pruebas de PISA (que todos sabemos que no son “mágicas”, pero algo dicen…).

El fallo de La Haya muestra que el Perú puede conseguir logros importantes basándose -como todos los países- en el trabajo serio y perseverante, aglutinando la sociedad en torno a un objetivo. Aplíquese, pues, el modelo a otros campos.

(*) Universidad de Piura Asesor de la Comisión Europea en temas relacionados con el diálogo internacional.

Nota publicada en eltiempo.pe


Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan