Banner Tuvivienda
Domingo 27 de septiembre 2020   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 30 de enero 2014

Adiós comunismo, adiós Fidel

Por: Thays Peñalver
Adiós comunismo, adiós Fidel
Foto: adnpolitico.com

Ver lo que queda de Fidel en las reuniones con sus pupilos de esta semana, dista mucho de la arrogancia del pasado cuando gritaba a los cubanos (1988): "¿Ustedes creen que dentro de la Unión Soviética van a existir partidos políticos de oposición?" (Al Partido Comunista) "Pensar eso es engañarse a ustedes mismos". El engañado era él, cuando apenas una década más tarde 7 partidos políticos se disputaban las elecciones rusas y el Partido Comunista quedaba reducido al 37% del electorado. Para el año 2012, 48 partidos opositores competían por un escaño en la DUMA (Parlamento) mientras "el Partido" quedó relegado a representar al 19% de los rusos.

¿Qué pasó con los 30 millones de inscritos, para dónde se fue tanto marxista "convencido y formado durante décadas"  en los cuadros del partido? Simple, todos corrieron a hacer dinero, como en Ucrania cuyo partido comunista quedó reducido al 9% de los electores o en Checoslovaquia, donde la derecha duplica en número de votos al Partido Comunista que apenas representa al 13% y en Polonia donde el 82% votan a la derecha. En fin, que le pasó lo mismo que los otros 14 grandes partidos comunistas.

En China el Presidente Xi Jinping acaba de introducir las más profundas medidas de transformación desde Xiaoping quien de la economía planificada de Mao pasó en 1978 a la "Economía Socialista de Mercado" y en 2001 Jiang Zeming impulsó la tesis de que los capitalistas y ricos se inscribieran en el Partido Comunista y desde ese momento miles de ricos se inscribieron, entre ellos 153 de los hombres más ricos de China (ICIJ news) junto a 24 billonarios (China Times) e incluso dos de estos últimos fueron nominados al Comité Central en 2012 (China News) mientras sus hijos dirigen a las juventudes de ese Comité y son el futuro del partido de los proletarios que "unidos" a los 300 "billonarios ocultos" (miembros y sus familiares de ese Comité Central) dominarán a China.

Mientras esto ocurre y el comunismo termina de morir, el mundo se divide en dos con respecto a Cuba, los escépticos que explican que las reformas de Raúl Castro no son más que tímidos movimientos de apertura, sumados a los que no le conviene que Cuba cambie porque pierden poder y privilegios dentro de Estados Unidos y tratan de convencernos de que Fidel y el consejo de ancianos -quienes en su mayoría no pueden tomar siquiera la decisión de ir al baño- quieren conquistar al mundo. El segundo grupo piensa que hay que ayudar a Cuba en su transición, en especial los chinos, rusos y la UE que piensan que son sencillamente pasos gigantescos hacia el sentido común. La diferencia es que el primer grupo vende la tesis de que la apertura es una gran mentira porque los cubanos siguen sin poder viajar, o les venden automóviles carísimos y el segundo sabe que esos viajes y esos autos son para las "nuevas castas" y "nuevos ricos" que como en Rusia y China destruyeron por dentro al comunismo y se disponen a gobernar a Cuba.

Para el 2015 casi todos los viejos revolucionarios importantes habrán fallecido, la Unión Europea eliminará el bloqueo y muy probablemente Obama modifique la postura, mientras los "nuevos zares" cubanos acometerán sin lugar a dudas las nuevas reformas que conducirán al proceso de apertura final hacia una incipiente "democracia de zares" a lo ruso o chino.

¿Y nosotros? Hugo Chávez no fue nunca un hombre moderno, su visión de la política era la de cualquier militar del siglo XIX y su política internacional pretendió reeditar infantilmente la guerra fría en un mundo gobernado por el neoliberalismo salvaje chino y ruso. Una parte del liderazgo opositor (tan o más retrasada que él)  compró su  visión para vender histeria por votos, pero hoy llega la hora de pensar con más claridad en Cuba y su transición, porque el pasado ya se va, más aun cuando faltan segundos históricos para la despedida del "último hombre" del que solo queda decir, que  acaba de consolidar a los "ricos de flay", los "metecuerpos", "macetas" y "mandarrias" (como son llamados en Cuba los distintos nuevos ricos) disponiendo para ellos los hoteles de Varadero, los restaurantes, los nuevos coches costosísimos y los viajes.

Para colmo los "verdeolivas", le dieron un golpe fatal a Fidel y al destino de Cuba, aquellos que como en Rusia y China llevaron colgado el carnet del partido y se rasgaban las vestiduras revolucionarias pero en realidad solo les interesaba la buena vida y que llegaron a colmar como lo dejó claro Fidel en 2009, los más altos cargos de poder y del Consejo de Estado, sin contar a su secretario privado, el Consejo de Ministros, 11 ministerios y nada menos que los encargados de pensar en el futuro revolucionario de Cuba. Toda una locura si apenas un año antes hablaba de ellos en su biografía como los nuevos "valores socialistas".

Fidel: el destino te deparó un futuro tan espeluznante como el de Carlos Andrés Pérez a quien ayudaste a derrocar. Quizás tú también "hubieras preferido otra muerte", porque la historia, siempre burlona, no te absolverá.

Adiós comunismo, adiós Fidel.

Nota publicada en eluniversal.com

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
LO MÁS LEÍDO
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |