Banner Tuvivienda
Jueves 29 de septiembre 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Martes 11 de febrero 2014

Barbaridad política: aumento salarial para ministros

Por: César Gutiérrez
Barbaridad política: aumento salarial para ministros
Foto: Difusión


César Gutiérrez, autor de estas líneas


No bien empezaba a disfrutar la pareja gobernante del incremento de su nivel de aprobación y el ministro Miguel Castilla se aparece como un gran aguafiestas con su anuncio de duplicar el sueldo a todo el gabinete ministerial. Si se hubiera propuesto generar una crisis política, no sería tan perfecto el desatino perpetrado. Peor aún el discurso comparando el nuevo salario de cerca de 10,700 dólares mensuales, con lo que ganan sus homólogos en México y Chile y para rematar su faena con un estoque, manifiesta que así se retiene en el Estado a los profesionales de valía.

Debe quedar claro que al cargo de ministro o de presidente de una institución gubernamental no se llega buscando altos sueldos, el Estado no es una sociedad anónima y menos se rige por la lógica fenicia. Aquí debe haber vocación de servicio y los que aceptan el cargo saben que esas son las reglas y deben resolver la manera como manejarán su economía familiar. Hay un salario que asigna el Estado, el cual debe estar sujeto a todas las formalidades laborales, pero de ninguna manera puede compararse en montos con la actividad privada por una sencilla razón, hay trabajadores del sector público donde a pesar de ser profesionales con alto grado de especialización ganan una mensualidad paupérrima y si los capitostes hacen comparaciones para justificar su sueldo, ellos tendrían el mismo derecho y la caja fiscal no es infinita.

El ministro Castilla, responsable de la barbaridad, no conoce o no le interesa la realidad existente en las regiones donde los trabajadores en general tienen ingresos con distancias siderales de lo que se acaban de asignar los ministros. Más aún, cuando el propio titular de Economía niega a médicos, enfermeras, policías y trabajadores del poder judicial, incrementos que a duras penas llegan a los dos mil soles, mientras las cúpulas de un plumazo reciben 15,000 soles adicionales.

Lo que ocurre en el interior del país es muy diferente de lo que se vive en Playa Blanca, Totoritas, Pelícanos o Asia; donde los asiduos creen que con su raciocinio de ejecutivos de empresas pueden manejar el país. Señor Castilla, usted se ha equivocado y la pareja Heredia-Humala tiene responsabilidad por no haberle puesto coto anticipadamente.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
LO MÁS LEÍDO
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan