Banner Tuvivienda
Lunes 26 de febrero 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Miércoles 05 de marzo 2014

El agua clara

Por; Grover Pango
El agua clara
Foto: Difusión

Ahora que ya comenzó el año escolar y las chicas y chicos retornan al colegio, recobra notoriedad el asunto educativo aunque mayormente por los aspectos materiales. Mucho más importante es la Evaluación Censal de Estudiantes 2013, cuyos resultados se conocen ya en términos generales. Moquegua y Tacna muestran los mejores rendimientos, aunque no sean éstos aún los que necesitamos alcanzar.

De mayor importancia todavía debieran ser los mecanismos con los cuales hacer más eficaz la gestión educativa en su conjunto. Necesitamos obtener mejores resultados, recuperar la confianza de los docentes, reconocer sus méritos y ayudar a quienes quieren ser mejores, devolver a cada escuela un lugar en esta cruzada. Para ello se debieran precisar algunos criterios que, cual dignos preceptos, fueran asumidos por la administración educativa en todas sus instancias.

Primero que todo NO IMPROVISAR. Siempre será mejor dar paso a lo meditado, lo planificado, lo pensado, y especialmente ser sinceros y respetuosos frente a lo que verdaderamente funciona.

Luego será conveniente optar por HACER MÁS SENCILLAS LAS COSAS. Entiéndase por cosas todo aquello que corresponde a la normatividad, trámites, reportes, instrucciones y aún los resultados que se esperan. Es contraproducente que los profesores vivan atormentados por la cantidad de indicadores que deben atender, con lo cual se pierde precisión y se cae en la idolatría de lo cuantificable.

Un tercer precepto corresponde al BUEN EJEMPLO DEL ESTADO. La norma debe ser que el primero en cumplir lo que se debe hacer es el Estado. Ser oportuno, ser justo, ser honesto, pagar sus deudas. Ofrecer  evidencia de que es el mejor servidor de nuestra sociedad. Amén.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan