Sábado 20 de diciembre 2014   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 07 de abril 2014

Trabajo infantil, una dolorosa herida también en Latinoamérica

Por: Cira Rodríguez y Leovani García Olivares *
Trabajo infantil, una dolorosa herida también en Latinoamérica
Foto: apadrino.com

La existencia de 168 millones de niños víctimas del trabajo infantil es una de las causas y consecuencia de las desigualdades sociales reforzadas por la pobreza. Un reciente informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) afirma que de ese total 12,5 millones de menores en América Latina y el Caribe trabajan, la mayor cantidad en el sector agrícola.

Pequeños agricultores semi esclavizados

En Chile trabajan más de 200 mil niños; en Colombia, más de dos millones y en Ecuador el 8,56% de la población infantil realiza alguna labor para sobrevivir. En toda la región millones de niños trabajan muchas veces en condiciones similares a la esclavitud. La mayoría de los empleados en labores agrícolas habita en zonas rurales y no recibe remuneración por sus faenas.

Más de 200 mil niños en Chile realizaron durante 2012 trabajo infantil prohibido, en algunos casos labores peligrosas, según un estudio del Gobierno y la OIT. La investigación arrojó que 229 mil infantes ejecutaron alguna actividad económica en el país, de ellos 219 mil labores prohibidas para los niños.

La mayoría de los menores chilenos se desempeñó en el comercio minorista (unos 86 mil), alrededor de 40 mil incursionaron en la producción agropecuaria y unos 19 mil en la construcción. La pesquisa, denominada Encuesta de Actividades de Niños, Niñas y Adolescentes (Eanna), mostró que un 6,6 por ciento de los niños y jóvenes en Chile ejerció algún tipo de actividad considerada trabajo infantil.

Por otro lado, más de dos millones de niños trabajan actualmente en Colombia, muchas veces en condiciones similares a la esclavitud, sin recibir remuneración alguna, afirmó el presidente de la Confederación Central del Trabajo Julio Gómez y denunció que en numerosas ocasiones se les encuentra laborando en las canteras, en la fabricación de ladrillos, vendiendo baratijas en los semáforos y, en especial, en las plazas de los mercados.

Se trata de un fenómeno que muchas personas tratan de encubrir con el argumento de que lo hacen para ayudar a sus familias. En el caso de la minería ilegal, los menores son utilizados para extraer minerales de los socavones, lo cual Gómez calificó de dramático.

Bajo ninguna circunstancia, los niños deben tener una ocupación distinta a la de estudiar, jugar o descansar, sostuvo Gómez tras criticar la postura de las autoridades gubernamentales cuando afirman en foros internacionales que el trabajo infantil ha disminuido en el país o está en vías de erradicación. Añadió que en Bogotá, Barranquilla, Medellín, Cali, Manizales y Pereira, entre otras urbes, esa problemática es aguda y visible sobre todo en la periferia, mientras se cuida la apariencia del centro citadino, donde a simple vista parece no existir.

De otra parte, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) de Ecuador señaló que el 8,56 por ciento de la población infantil del país realiza alguna labor, al presentar los resultados de la Primera Encuesta de Trabajo Infantil que se realizó en noviembre del 2012, sobre 31 mil 687 hogares con niños y adolescentes, de cinco a 17 años. Se determinó que 62,8 por ciento de los menores que trabajan son hombres frente al 37,2 de mujeres.

El INEC refirió que espera contar con más datos específicos que servirán para el diseño de políticas públicas y estrategias más precisas y efectivas para lograr la erradicación de ese flagelo. Añadió la pesquisa que el 29 por ciento de la población infantil que se autoidentifica como indígena está en condición de trabajo, seguidos por los montubios con 9,2 y los mestizos con siete.

Según el área geográfica, de todos los niños, niñas y adolescentes que viven en la zona rural el 15,5 trabaja frente al 4,3 de la zona urbana. La provincia con mayor número de niños en esta situación es Cotopaxi con el 25,1 de su población infantil, mientras la que menos tiene es Manabí con el 4,4.

Del total de niños que trabajan el 75,1 asiste a clase y de ellos el 85 se encuentra en educación básica. El 60,4 por ciento de los menores que trabajan lo hace por ayudar a su hogar, mientras que el 16,5 aseguró que no le interesa la educación. Reveló el estudio que el 56 por ciento de los infantes realizan actividades consideradas peligrosas por atentar a su salud como exposición a gases, frío o calor intenso, exceso de ruido, entre otros.

Sobre las tareas domésticas se determinó que el 13,5 por ciento de los menores entre cinco y 17 años dedican más de 14 horas semanales a esta actividad, de ellos el 67,6 son niñas. Entre esas tareas se enumeran: arreglo de la casa, la ropa, la preparación de alimentos, el cuidado de personas, ayuda para las tareas escolares, entre otras.

En América Latina y el Caribe se están dando importantes avances en la prevención y erradicación del trabajo infantil agrícola, resalta la OIT. En el sector azucarero de El Salvador, por ejemplo, el Gobierno, la Asociación de Productores de Caña de Azúcar y la OIT se aliaron para eliminar el trabajo infantil en este rubro, mediante una campaña de sensibilización, la mejora de los servicios de enseñanza, la formación profesional y la implementación de mecanismos de vigilancia de base comunitaria.

El Foro Social para disminuir el trabajo infantil en la floricultura en Ecuador fue creado en 2005,  y ha logrado reducir las jornadas de trabajo de 60 a 30 horas a la semana, mejorando la oferta de servicios directos de educación y fortaleciendo la institucionalidad en el marco de la promoción del trabajo decente.

Estadísticas de ambas instituciones muestran que precisamente la agricultura concentra el 48 por ciento de los niños que laboran en la región, una ratificación de la necesidad de curar esa dolorosa herida para romper el ciclo de pobreza que afecta a esa parte del mundo. De acuerdo al estudio de la FAO y la OIT, la mayoría de los infantes que trabajan habita en zonas rurales y no recibe remuneración por sus faenas. Además, la agricultura es uno de los sectores más riesgosos para la salud de los menores de edad, pues cerca de la mitad de los accidentes mortales se producen en esa actividad.

El texto agrega que “la única solución real para evitar que los niños trabajen es avanzar en la erradicación de la pobreza, la inseguridad alimentaria y la exclusión social”. En opinión del representante regional de la FAO, el argentino Raúl Benítez, existen medidas legales, de educación y sensibilización de los gobiernos para garantizar que los niños permanezcan en las escuelas y no se expongan a los riesgos del trabajo.

Mientras la directora regional de la OIT para América Latina y el Caribe, Elizabeth Tinoco, la persistencia del trabajo infantil agrícola revela pocos avances en el medio rural, por lo que urgen estrategias especiales para tratar esa situación, incluido generar trabajos decentes para los padres.

La OIT y la FAO indicaron que la región andina concentra el 61,5 por ciento de niños que laboran en el campo, seguida de Mesoamérica (42,7) y el Cono Sur (38,4). En tanto, sitúan a los cultivos de café, cacao, azúcar, soya, frutas y hortalizas entre los más atendidos por los pequeños y adolescentes. Después de la actividad agrícola, el comercio (24 por ciento), y el área de servicios (10,4 por ciento), agrupan las mayores cantidades de trabajadores menores de edad.

La pobreza, falta de oportunidades y acceso a la educación y la necesidad de generar recursos para el mantenimiento de las familias son algunas de las causas de ese mal, analizado por ambos organismos de la ONU. En tal sentido, convocan a los gobiernos de la región a impulsar la erradicación del trabajo infantil, para sacar a los niños del mercado laboral y avanzar en la disminución de la pobreza, uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Ejemplos positivos de cómo combatir esa situación los hay: en la agroindustria azucarera de El Salvador y la floricultura en Ecuador, se limitaron las jornadas laborales de los niños en esas actividades y mejoraron los servicios de educación.

NIÑOS Y NIÑAS EN LA AGRICULTURA

El trabajo infantil en este sector se da como una respuesta a problemas sociales que afectan a una importante proporción de la población rural, como la pobreza, la falta de oportunidades, el difícil acceso a la educación, y la baja calidad de ésta y la necesidad de generar recursos para la subsistencia familiar, entre otros. Por este motivo, la OIT y la FAO señalan que los gobiernos de América Latina y el Caribe deben avanzar hacia la erradicación total del trabajo infantil en la región, pues una respuesta que permita sustraer a los niños del mundo laboral estará estrechamente vinculada a la erradicación de las difíciles condiciones del campo, lo cual permitirá romper con el ciclo reproductivo de la pobreza en esas zonas.

Al destacar que en la agricultura los infantes representan la tercera parte de la mano de obra, la FAO señala los problemas de salud y de desarrollo, una de las principales consecuencias del trabajo infantil en este sector, unido a escalas salariales infantiles más bajas que las de los adultos, lo que socava la capacidad de negociación de los trabajadores agrícolas adultos para obtener un salario decente.

La realidad para muchos pequeños y adolescentes que laboran en los campos latinoamericanos son las jornadas largas y extenuantes, lo que limita su posibilidad de asistir a la escuela o a la formación profesional. También se exponen a productos químicos y tóxicos y a fauna y flora nociva con mayores secuelas para su salud que las afrontadas por un adulto; frecuentemente utilizan maquinaria y herramientas peligrosas, entre otros muchos riesgos.

De ahí que enfrentar el trabajo infantil agrícola sea una prioridad en los programas y acciones nacionales, si se considera la magnitud de esa actividad en la agricultura y los serios peligros a los que los niños, niñas y adolescentes se ven expuestos. Solo de esa manera, será posible encontrar el camino que permita alcanzar las metas globales de eliminar las peores formas de trabajo infantil para el año 2016 y todas sus manifestaciones para el año 2020.

Durante la III Tercera Conferencia Global sobre el Trabajo Infantil, el pasado mes de octubre en Brasil, se afirmó que hoy más que nunca se deben concentrar la acción, los resultados y los procesos contra ese mal. El director general de la OIT Guy Ryder instó a traducir los planes acordados allí en una acción extensa, sistémica y sostenible.

Los reunidos en la cita acordaron establecer una relación entre la lucha contra el trabajo infantil y la necesidad de avanzar en el Programa de Trabajo Decente, de implementar los principios y los derechos fundamentales en el trabajo y priorizar la creación de empleo, en especial para los jóvenes. Asimismo concertaron extender las medidas de protección social y fortalecer el estado de derecho y los sistemas judiciales.

UN ENFRENTAMIENTO CON POCOS RESULTADOS

Las últimas estimaciones mundiales de la OIT sobre trabajo infantil muestran que, desde 2010, el número de niños y niñas trabajadores se redujo en un tercio para situarse en 168 millones. Si bien la disminución del número es una buena noticia, se advierte que todavía es una cifra muy elevada, sólo 27 millones menos.

Sobre esa base el director general de la OIT alertó que, con la disminución del número de niños trabajadores, se presentarán mayores obstáculos en esa lucha porque se trata de llegar hasta aquellos que son difíciles de alcanzar: los niños soldados, las víctimas de la explotación sexual, los que trabajan en la agricultura y otros ambientes peligrosos. A este respecto, Ryder señaló que la labor para la próxima conferencia - que se celebrará en Argentina en 2017 - comienza ahora.

El ex presidente de Brasil, Luis Inacio Lula da Silva, considera que la comunidad internacional tiene el deber de ofrecer a los niños trabajadores, en particular a aquellos atrapados en sus peores formas, la esperanza en un futuro mejor. “Nos quedan apenas poco más de dos años para llegar a la meta de 2016 establecida en La Haya y necesitamos el valor político para adoptar las medidas requeridas”, declaró en la Conferencia de Brasilia.

Para Lula el mapa del trabajo infantil en el mundo coincide con el mapa del hambre y la pobreza, de manera que “el primer paso si queremos avanzar en la lucha contra las peores formas del trabajo infantil, es coordinar las políticas de distribución de la riqueza en el mundo”.

En su opinión la cifra que ha sido invertida para rescatar el sistema financiero mundial desde el comienzo de la crisis financiera en 2008, así como al costo de la guerra de Iraq, es extremadamente superior a la destinada para acabar con el trabajo de los menores. Por eso, sentenciaba Lula, la erradicación de esa forma de explotación no es un problema de falta de recursos sino más bien de falta de voluntad política y de líderes incapaces de hacer frente a ese desafío.

La educación, herramienta para liquidar el trabajo infantil

La educación como herramienta eficaz para acabar con 168 millones de niños trabajadores en el planeta constituye un desafío para las 150 naciones que ratificaron su compromiso con la abolición de las diversas formas de empleo de la infancia. Tal decisión fue fijada por los representantes de esas naciones participantes en la III Conferencia mundial sobre el Trabajo Infantil, en la cual se reflejó el largo camino que queda por recorrer para lograr acabar con el empleo de mano de obra de la niñez.

En este encuentro se aprobó la Declaración de Brasilia, la cual revalida la voluntad de eliminar las peores formas de trabajo de infantes hasta 2016, reconocidas por la OIT, como son la esclavitud, la servidumbre, el trabajo forzoso y sexual. La Conferencia abogó por garantizar el acceso a la educación gratuita, obligatoria y de calidad para todos los niños, así como la progresiva universalización de la protección social.

Para la ministra brasileña de Desarrollo Social y Combate al Hambre, Tereza Campelho, hay que transformar las escuelas y convertirlas en centros más atrayentes, así como implementar programas sociales y de transferencia de renta, como Bolsa de Familia que en este garantiza una mejor vida para más de 11 millones de hogares pobres.

La titular rechazó las políticas de algunas naciones que en medio de los problemas financieros, lo primero que hacen es recortar los gastos de los sectores sociales. Las acciones punitivas son bienvenidas, más no resuelven el problema del trabajo infantil, subrayó al corroborar sobre la importancia de ejecutar políticas en beneficios de los menos favorecidos y darle continuidad.

Al igual que Campelho, el representante de la Organización Internacional de Empleadores, Octavio Bustamante, defendió la idea de fortalecer el papel del educador en la erradicación de trabajo infantil. Abrazamos la causa de los profesores y es importante invertir en la formación de buenos maestros y pedagogos, apuntó.

Según datos de la OIT, cerca de 10,5 millones de niños laboran como empleados domésticos en casas de familia, y en ocasiones realizan actividades peligrosas, en régimen de esclavitud. Las estadísticas de esta agrupación revelan que un 71 por ciento de esos niños son del sexo femenino. A pesar de lo avanzado, el presidente de la OIT, Guy Rider, señaló que no cumplirán con la meta fijada hace una década de eliminar en 2016 las peores formas de trabajo infantil, como la esclavitud, la servidumbre, el trabajo forzoso y la explotación sexual.

Del trabajo infantil, se estima que el 58,6 por ciento se concentra en la agricultura, afectando a más de 98 millones de niñas y niños. La OIT considera que la presencia de niños y adolescentes en el campo puede estar relacionada con la vulnerabilidad económica de las familias, el menor acceso a servicios públicos de calidad, la ausencia o inadecuación del uso de tecnología agrícola en el campo y la menor disponibilidad de oportunidades laborales para los adultos.

La III Conferencia fue clausurada por el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, quien recordó que uno su más importantes compromisos cuando llegó en 2003 a la presidencia de la República fue “acabar con el hambre en este país2, el cual -dijo- es uno de los grandes motivos del trabajo infantil.

“El mapa del trabajo infantil coincide rigurosamente con el mapa del hambre y la miseria", por lo cual la primera medida para eliminar el empleo de infantes es lograr una mejor distribución de renta en todas las regiones más pobres del planeta”, subrayó. Tras rememorar su niñez, durante la cual fue vendedor de naranjas, de maní, lustrador de zapatos y trabajó en una tintorería antes adquirir su primer título profesional como tornero, destacó la necesidad de los gobiernos de contar con voluntad política para enfrentar este grave problema.

Uno tiene que llevar comida a su casa, hasta pone su propia vida en juego para conseguirlo, y por eso vemos tantas niñas en la prostitución en el mundo, enfatizó al criticar que se gasten tantos miles de millones de dólares en ayudar a sistemas financieros irresponsables y otros miles de millones más en guerras. Estos gastos evidencian que hay recursos para combatir el trabajo infantil, pero se requiere de “voluntad política” para hacerlo, recalcó.

Al igual que Lula da Silva, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, habló sobre este y alertó que “la eliminación del trabajo infantil depende de las oportunidades de empleo y generación de ingresos para los adultos de las familias”. Se trata -dijo- de lograr un modelo de desarrollo inclusivo, como el adoptado por su Gobierno, en el cual la prioridad dada a la educación fue la responsables de la reducción del trabajo infantil en Brasil, entre 2000 y 2012, en un 67 por ciento. El índice es mayor que el promedio global, que fue del 36 por ciento.

Brasil aparece asimismo como un ejemplo de que con voluntad política y acciones coherentes, continuas y permanentes, es posible poner en acción el poder transformador de la cooperación que dará lugar a la erradicación del estas formas de explotación de los menores.

* Rodríguez es periodista de Prensa Latina y García, corresponsal en Brasil.

Nota publicada en bolpress.com


Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |