Banner Tuvivienda
Sábado 13 de abril 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Martes 13 de mayo 2014

La crisis de la educación es la crisis de emociones y valores

Por: César Sánchez Olivencia (*)
La crisis de la educación es la crisis de emociones y valores
Foto: Difusión


César Sánchez Olivencia, autor de estas líneas

Una pregunta para comenzar el debate: ¿Qué debe enseñar el sistema educativo a los niños en la educación básica? En el Perú todavía se piensa que el alumno debe conocer de memoria la aritmética y la historia. Es una lástima que la metodología y la tecnología educativa estén diseñadas para atiborrar al niño de conocimientos. ¡El que responde más preguntas es el mejor! Sin duda que con este ideología pedagógica, Alberto Einstein habría sido el “jalado” en el curso de lógica.

Grave error que ha causado la crisis de la formación educativa y cultural de los peruanos. Lápiz y papel ilustrísimo ministerio de Educación: lo primero que la educación debe enseñar al alumno es, en este orden: 1) El autodominio emocional y 2) La construcción y desarrollo de valores. Entonces la pregunta que sigue es: ¿El docente común y corriente -aquel que aprobó los exámenes con menos de 10- está capacitado para este tipo de formación?

La gravedad de la situación consiste en que la ruta del aprendizaje del actual sistema educativo, lleva al alumno a engordar su memoria del conocimiento con pérdida de su valiosa memoria emocional y su memoria valorativa. Por este motivo el razonamiento matemático y la comprensión de lectura es un problema difícil de resolver para los alumnos en el país.
La deficiencia se debe a la pereza intelectual de las autoridades educativas. Es más cómodo para los docentes el dictado y la explicación de “objetos” como 5 + 5 son 10. El problema se presenta cuando al alumno se le pregunta ¿Cuánto suma 5 manzanas más 5 árboles?; su mente se queda tan lejana como la galaxia Andrómeda. La clásica relación enseñanza-aprendizaje, en realidad, se expresa como sujeto-profesor a objeto-alumno. Cero de nota.

Con este método tradicional del siglo XVIII, el niño no llega a razonar que la respuesta podría ser: “10 objetos de la naturaleza vegetal”. No puede razonar sin la debida formación educativa y cultural como conjunto. Como dice la escritora argentina Luciana Cámpora: “Es más ‘cómodo’ que los niños no den problemas. Es más sencillo ‘manipular’ a estas personas como objetos”.

En el Perú, muchos docentes de educación básica e inclusive del cuestionado sistema universitario, piensan que los alumnos deben repetir religiosamente teorías de ciertos autores extranjeros-especialmente norteamericanos- porque figuran en la bibliografía durante muchas décadas. Conozco a unos colegas que aún “recetan” al famosísimo gurú “John Smith”, por la incuestionable razón que enseña en Harvard o en el MIT. ¿Acaso la teoría de J.S. se ajusta a la compleja realidad nacional?

Cuando aparece por ahí un alumno que -escapando de la manada cual oveja negra- ha tenido la atrevida idea de citar la teoría del autor limeño “Juan Pérez”, mi apreciado colega lo anatemiza hasta excluirlo de la memoria de los alumnos. No es capaz de someter a un análisis comparativo para validar la aplicación de la teoría en la realidad nacional. Una enseñanza sin razonamiento no es la educación que el Perú necesita en el siglo XXI. El razonamiento proviene del estado emocional y de los valores que lo impulsan.

¿Son conscientes el Estado, los docentes y los padres de familia que la niñez es la etapa en que el ser humano puede lograr o perder el aprendizaje más importante de su vida? Aprender a manejar las emociones y a tener valores no es como memorizar a los 14 Incas del Tahuantinsuyo o repetir que el coronel Bolognesi dijo: “Lucharemos hasta quemar el último cartucho”. Necesitamos formación educativa y cultural.

La pedagogía que aún practicamos en el Perú, que ni siquiera es auténticamente “constructivista”, la heredamos de la Revolución Industrial en la Europa del siglo XVIII. La ideología que imperaba era la modulación de las fuerzas de trabajo para que se ajustaran a la producción fabril. No se motivaba la creatividad para pensar ni mucho menos para criticar. El sistema no necesitaba personas “conflictivas” sino empleados que obedecieran órdenes sin cuestionar el significado. Los “filósofos” eran castigados con la exclusión.

El razonamiento ha sido el más acérrimo enemigo de la ideología liberal del sistema consumista. En nuestro país, los librepensadores o los opositores al sistema educativo han quedado excluidos de las oportunidades laborales. El sistema no perdona a quienes intentan cuestionar la desigualdad. Los contenidos educativos están diseñados para mantener el statu quo de la sociedad consumista. Negocios son negocios.

El gran salto cualitativo de la sociedad industrial -que surgió en el siglo XVIII- a la sociedad de la Tecnología de la Información y el Conocimiento (TIC), ha producido una brecha en la formación educativa y cultural de los niños. Se ha dejado la formación de las emociones y el cultivo de los valores, en provecho de los adoradores de los automóviles Lamborghini (350,000 dólares), que tiene al dinero como el valor más importante del éxito de una persona.

Por eso los grupos de poder económico y político desarrollan campañas mediáticas en prensa escrita, radial y televisiva, alabando las ganancias de los “cracks” del fútbol mundial. Se prefiere ignorar los valores deportivos del fútbol, que es una expresión de cooperación del conjunto y de disciplina personal. Al extremo de fanatizar al público objetivo, al cual convierten en mercado cautivo de hombres-masa, sin control de sus emociones. He ahí las llamadas, con mucha gracia, “barras bravas”.

Razones suficientes para que el Estado se decida de una vez por todas a reinventar creativamente su propuesta educativa, partiendo de una línea de base histórica y social de la sociedad peruana actual. Debemos descubrir nuestra primera etapa con visión de espacio- tiempo-histórico. Solo así podremos cerrar las brechas del sistema educativo, que aún agobian a nuestro país en el siglo XXI: el retraso crónico de la formación educativa y cultural, que se traduce en la crisis epidémica del razonamiento ¿Hasta cuándo hidalgo ministerio de Educación?

*Director de Planificación y Organización de la Coordinadora Nacional para la Transformación de la Educación Peruana-CONATEP.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan