Banner Tuvivienda
Viernes 26 de febrero 2021   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 07 de julio 2014

La libertad requiere la unidad

Por: Valentín Arenas Amigó
La libertad requiere la unidad
Foto: cubanet.org

La preocupación  y las protestas aisladas  han demostrado ser insuficientes para que Venezuela regrese a la democracia. Estamos enfrentando un régimen de fuerza y no de derecho. Fuerza porque tiene  el control de todos los poderes públicos, de los inmensos recursos económicos del Estado, de  los medios de comunicación, los mandos superiores de la Fuerza Armada y el apoyo de la milicia cubana. Enfrentamos a una "fuerza bruta" disfrazada de democracia participativa que no respeta ni la Constitución ni la soberanía popular. Esta es la realidad. Esta fuerza solo  puede ser superada por otra, igual o superior, lo que exige la unidad de los diferentes sectores capaces de organizarse para constituir otra fuerza superior que tenga la fortaleza suficiente  para superarla y enfrentarla. Así está planteada la actual realidad venezolana y de entenderlo depende el futuro de Venezuela y de sus ciudadanos. Fuerza vs. fuerza. ¿Cómo organizar la fuerza democrática?

El sector político después de años de estar dividido logró, finalmente, la unidad a través de la MUD. Ramón G. Aveledo  junto a los políticos se impusieron  esta tarea y lo lograron. El éxito de la unidad política quedó evidenciado el día 7 de octubre cuando un candidato seleccionado en primarias le demostró a Venezuela y al mundo entero que a un CNE parcializado no le quedó más remedio que reconocer que la mitad de los electores votaron por la democracia. ¿Qué habría sucedido si ese árbitro hubiera sido  un árbitro imparcial? Pero  la fuerza se  impuso al soberano. 

El sector sociedad civil tiene sus instituciones pero está fraccionado. Cada uno defiende sus derechos e intereses por su lado y esta defensa  fraccionada ha demostrado ser insuficiente para tener éxito en sus reclamos constitucionales. La fuerza bruta desconoce el derecho. La unidad del sector social es vital porque las diferentes organizaciones que lo integran no representan a una parte del  país, como es el caso de los políticos,  sino que todos ellos unidos son el país, son Venezuela y de aquí la enorme importancia que tiene unirlos en un solo bloque, llamémosle MUS (Mesa de la Unidad Social). Su promoción no es para hacer política sino para "hacer patria"  hoy amenazada por una minoría de la Fuerza Armada incorporada a un régimen sin constitución y sin ley. Este régimen manda a través de bandos militares y Venezuela no es su cuartel. Esta unidad social requiere de un venezolano, de trayectoria y  prestigio, que sea capaz de ejercer el liderazgo para promover la unidad de la sociedad civil como lo hizo Aveledo con el sector político.

El sector institucional militar es otra fuerza, más por su institucionalidad que por los armas, cuya incorporación se necesita también para completar esa fuerza superior que nos permitirá regresar  a la democracia como el sistema político donde el pueblo es el soberano y no un solo ciudadano como sucede en las autocracias. La incorporación de este sector institucional no solo fortalece al sector político y social sino genera confianza también dentro de ese sector al no sentirse aislado sino integrado e incorporado como venezolano que es, respetuoso de la Constitución, a esa Venezuela democrática que queremos tener la inmensa mayoría de los venezolanos para nuestros hijos. Su incorporación a la unidad democrática no es para atropellar a nadie sino todo lo contrario para contribuir, con su institucionalidad, a construir esa Venezuela democrática y respetuosa de la Constitución a la que todos queremos regresar. Civiles y  militares unidos  por la libertad.
La consigna-bandera de esta fuerza superior bien puede ser "hablar menos y preocuparse hacer más".

La fraternidad desplazando al odio, la verdad a la mentira para reconstruir  una Venezuela para todos que nos garantice el derecho a la vida como el primero de todos los derechos humanos.

La debilidad del régimen, como  consecuencia de haber quedado sin liderazgo, y de haberse visto obligado a devaluar  el bolívar con las consecuencias que esto tiene para todos los ciudadanos hace  propicia  la situación para unificar  la sociedad civil. Este es el momento. Aprovechemos  este vacío de poder para regresar  a la democracia.

Los estudiantes asumieron  el liderazgo. Ahora  nos corresponde a todos  respaldarlos.

Profesor de Instituciones Políticas de la UCAB

Nota publicada en eluniversal.com

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan