Banner Tuvivienda
Jueves 21 de enero 2021   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Miércoles 13 de agosto 2014

Perfil del voto

Por: César Campos
Perfil del voto
Foto: Difusión

Los que llevamos más de 35 años concurriendo a las urnas – desde la recuperación del espacio democrático en 1978 con las elecciones a la Asamblea Constituyente – y se nos dio el capricho de involucrarnos en la observación de los procesos electorales, tenemos algo claro por qué perdieron o ganaron ciertos candidatos. No siempre hay coincidencias entre los opinantes pero sobran los argumentos para sostener cada punto de vista.

En lo personal, por ejemplo, siempre me pareció ridículo señalar a la propaganda aprista que utilizó las imágenes del videoclip de “The wall” de Pink Floyd como la responsable de la debacle de Mario Vargas Llosa en las generales de 1990. Se dijo durante mucho tiempo que la campaña “del susto” resultó efectiva y determinante para ese fracaso. A la distancia de tal coyuntura, diversos analistas y hasta el mismo premio Nobel tuvieron que admitir los gruesos errores del comando del Fredemo en el diseño de su propia derrota y dejar en segundo plano los elementos exógenos.

Es que resulta más fácil ser profeta del pasado que apóstol del presente. Conquistar el voto ciudadano implica tomar en cuenta una serie de factores que no siempre se reflejan en las encuestas de opinión o los focus group. Trascendiendo lo evidente, el descubrir esa valoración subjetiva por la cual una persona genera empatía con un candidato y la mantiene hasta el día que asiste a la mesa de sufragio, es complicado pero no imposible de hacerlo.

Sin embargo, en el Perú de los últimos años la empatía no ha sido siempre el motor de los éxitos electorales. El llamado “voto por negación” ha hecho lo suyo. Volviendo a 1990, no fue que Alberto Fujimori era mejor candidato que Vargas Llosa pero éste –quien a enero de ese año gozaba de más de 50 % de aprobación– empezó a caerle mal a los compatriotas. Fujimori fue el pretexto para negarlo. Igual pasó el 2001, cuando Alejandro Toledo se impone a un Alan García reaparecido en la escena pública para espanto de los grupos económicos y la izquierda. Aún así García fue beneficiado con un “voto escondido” que ninguna encuestadora atinó a ver. El mismo Alan cosechó la negación a un Ollanta Humala radical el 2006. Y el aggiornamiento de Humala hacia la derecha el 2011, junto a otros elementos, dio motivo para negar a Keiko Fujimori.

Susana Villarán fue el 2010 otra de las premiadas por el voto de negación a una Lourdes Flores Nano que tenía –en apariencia– la mesa edil capitalina servida, luego de la tacha a Alex Kouri. ¿Fue la campaña demoledora de Jaime Bayly la que le redujo los votos a Flores y su apoyo a Villarán lo que determinó el triunfo de ésta? ¿Y por qué no le resultó igual a Bayly en su campaña demoledora de Humala 2011? Hay cosas que se afirman sin pensar.

En las presentes elecciones regionales y municipales, debemos tomar en cuenta las experiencias vividas. Sobre todo, lo de las campañas de demolición. Todavía estamos viendo poco de la asquerosidad que se advierte en el horizonte.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
1 comentarios
Cada vez que leo estos "artículos" se me revuelve el estómago de tanta verborrea, ¿acaso ya no hemos aprendido que la tan cacareada "democracia" es una ilusión para una sociedad estúpida que se embrutece día a día con periódicos chicha y con TV basura? ¿acaso es un secreto que los candidatos son financiados por el narcotráfico y por grupos mafiosos incluyendo las mineras de Benavides que compra a congresistas como quien compra abono para la chacra?
Joder!!! el pueblo no decide, salga quien salga será siempre un monigote de los monopolios, ¿ejemplos? allí está Castañeda un ladrón retorcido.
16 de agosto 2014
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |