Lunes 20 de mayo 2019   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 21 de agosto 2014

Argentina es una pieza de ajedrez en la geopolítica mundial

"Mal que le pese a Cristina Kirchner, la Argentina está inmersa en el "tablero" de la geopolítica mundial. No se sabe bien qué tipo de pieza del ajedrez representa. Tal vez un peón, como mucho una torre. Pero sin dudas, el rumbo de la política exterior que eligió el Gobierno llevó al país a convertirse en una pieza más en medio de la puja de las grandes potencias.", señala Martín Dinatale en su artículo publicado en el portal del diario argentino La nación este miércoles 20 de agosto de 2014...
Argentina es una pieza de ajedrez en la geopolítica mundial
Foto: La Nación


Martín Dinatale, autor de estas líneas


A pesar de los presagios de Cristina Kirchner , la Argentina se convirtió en los últimos tiempos en una "pieza de ajedrez" de la geopolítica mundial por los coletazos que está dejando la dura puja entre Rusia y Estados Unidos .

El 16 de junio del año pasado, en medio del debate por el polémico memorándum sellado entre Irán y la Argentina, la Presidenta escribió en su Twitter: "Les dije que como Presidenta (de 40 millones de argentinos), no podía permitir que nuestro país, Argentina, sea una pieza de ajedrez del tablero geopolítico de las grandes potencias".

Un año y dos meses después de aquella frase, la realpolitik se hizo eco de los pronósticos presidenciales, sólo que en un sentido diametralmente opuesto: con intenciones previstas o no la Argentina quedó atrapada entre los caprichos de Moscú y Washignton.

Los acontecimientos de los últimos días muestran que el "tablero geopolítico de las grandes potencias", para seguir utilizando la etimología de la Presidenta, puso al país en un delicado entramado de alianzas y contraalianzas.

La semana pasada, el presidente Vladimir Putin dio la orden al gobierno ruso de introducir un embargo anual a la importación de productos alimentarios de Estados Unidos, los países de la Unión Europea, Canadá, Australia y Noruega. Se trató de una represalia de Rusia por las objeciones que impone Occidente a Moscú ante el conflicto desatado en Ucrania. La consecuencia inmediata de esta pulseada entre las grandes potencias es que el Kremlin pidió a la Argentina, Uruguay y Brasil que aumenten su volumen de exportación de alimentos a Moscú para compensar la falta de productos de los países de Occidente. Se estima que Rusia dejará de comprar a Estados Unidos y a la UE unos US$ 18.000 millones en alimentos por lo que deberá compensar ese monto con productos de la Argentina y de otros países sudamericanos.

Los acontecimientos de los últimos días muestran que el "tablero geopolítico de las grandes potencias", para seguir utilizando la etimología de la Presidenta, puso al país en un delicado entramado de alianzas y contraalianzas
Una nutrida comitiva de funcionarios argentinos encabezada por Débora Giorgi y el ministro de Agricultura Carlos Casamiquela empezó a negociar ayer en Moscú los nuevos acuerdos comerciales con el gobierno de Putin. En el Gobierno se estima que la Argentina aumentará entre un 20 y un 30% el volumen comercial de carnes, lácteos y otros productos agrícolas para el consumo ruso.

Se trata de profundizar el slogan que lanzó el presidente de Rusia cuando estuvo hace un mes en Buenos Aires: que Cristina Kirchner es la "socia estratégica más importante de América latina".

Así, la Casa Rosada se involucró en forma directa en el complejo engranaje de la geopolítica que juegan Moscú, Washington y Bruselas. Los acuerdos de Cristina Kirchner con Moscú no quedan allí: hay documentos firmados entre ambos gobiernos por el desarrollo de energía nuclear rusa en la Argentina y la instalación de obras hidroeléctricas en la Patagonica con capital del propio Kremlin.

En su enfrentamiento contra Estados Unidos y otras potencias mundiales Rusia prevé que habrá un contragolpe por el bloqueo a la importación de alimentos. Un destacado diplomático ruso comentó a LA NACION que en Moscú esperan sanciones de Estados Unidos para el abastecimiento de material militar y el bloqueo de cuentas bancarias a acaudalados hombres de negocios de Rusia. ¿Podrá la Argentina sustituir ese faltante militar? "Por ahora no lo pensamos", evalúa el funcionario del Kremlin. Pero de inmediato recordó el fuerte lazo que hay en estos momentos entre los Ministerios de Defensa de la Argentina y de Rusia. De hecho, el Gobierno está por comprar un barco ruso y coordinará la campaña antártica con el apoyo logístico de efectivos de Moscú.

En este clima de regreso a los tiempos de la guerra fria la puja del Gobierno con Estados Unidos por los fondos buitre cobra mucha relevancia. La Presidenta escaló ayer un paso más en su embestida contra Washington. No sólo instó a Estados Unidos a ir a la Corte Internacional de La Haya por el litigio con los holdouts. También anunció un proyecto de ley para reabrir el canje de la deuda y cambiar la jurisdicción de pago de Nueva York a Buenos Aires. Esta decisión destapa un fuerte debate con Estados Unidos en relación a una eventual violación del derecho internacional. En Estados Unidos creen que la sangre no llegará al río y destacan que la cooperación entre ambos países en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico sigue "intacta".

Mal que le pese a Cristina Kirchner, la Argentina está inmersa en el "tablero" de la geopolítica mundial. No se sabe bien qué tipo de pieza del ajedrez representa. Tal vez un peón, como mucho una torre. Pero sin dudas, el rumbo de la política exterior que eligió el Gobierno llevó al país a convertirse en una pieza más en medio de la puja de las grandes potencias.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |