Banner Tuvivienda
Miércoles 08 de febrero 2023   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 21 de agosto 2014

James Foley, o la estrategia del horror

"Doce años después del asesinato del periodista norteamericano Daniel Pearl, secuestrado en Karachi por miembros de Al Qaeda, el terrorismo islámico ha ascendido una grada más en la escala del horror al decapitar a su colega y compatriota James Foley.", señala el vespertino francés Le Monde en su artículo editorial correspondiente a este viernes 22 de agosto de 2014...
James Foley, o la estrategia del horror
Foto: 24horas.cl

Doce años después del asesinato del periodista norteamericano Daniel Pearl, secuestrado en Karachi por miembros de Al Qaeda, el terrorismo islámico ha ascendido una grada más en la escala del horror al decapitar a su colega y compatriota James Foley.

Cuatro meses después del atentado del 11 de septiembre de 2001, la muerte salvaje del reportero del Wall Street Journal, decapitado frente a una cámara que registró su ejecución, convenció a aquellos que aún tenían dudas. Los Estados Unidos y, en general, los Occidentales se confrontaban a un movimiento que no dejaría de lado ningún tipo de crueldad a fin de imponer su concepción del Islam.

Daniel Pearl, de 38 años, antes de ser ejecutado fue obligado a declararse judío y a criticar a su país frente a la cámara. La plataforma de difusión de videos youtube, creada en 2005, aún no existía, pero las grabaciones de la decapitación se propagaron a través de Internet; incluso se podían encontrar casetes con la grabación en los mercados de Karachi. Dos años después, en el marco de la guerra de Irak, otro norteamericano, un empresario, Nicholas Berg, fue al igual secuestrado y su decapitación también fue filmada.

El acto cruel es el mismo, pero el refinamiento de los verdugos alcanza niveles insospechados. Daniel Pearl fue ejecutado menos de diez días después de ser raptado. James Foley, de 40 años, desapareció en noviembre de 2012 durante la preparación de un reportaje en Siria; fue mantenido en cautiverio durante largos meses en espera del momento propicio a fin de que su ejecución tenga la mayor repercusión en términos políticos.

Las declaraciones que le hicieron formular, obligándolo a ir al extremo de criticar a su propio hermano, un militar norteamericano, van cada vez más lejos en el camino de la perversidad. La escenificación y difusión del asesinato de James Foley en youtube le garantizan al Ejército Islámico (EI), la organización que es responsable, un eco instantáneo a nivel planetario; a pesar de que la plataforma y diversas redes sociales implementaron rápidamente medidas técnicas orientadas a limitar la circulación.

Por último, esta vez el verdugo no ha sido un alto responsable de Al Qaeda pakistaní o iraquí. Con toda seguridad, el hombre que habló después de haber cortado la garganta de James Foley es un ciudadano británico; el acento lo traicionó.

En doce años, las fuerzas occidentales han logrado debilitara a Al Qaeda y eliminar a sus líderes más importantes, entre ellos a Osama Ben Laden. Pero, ejecutando de esa manera a otro periodista norteamericano, el EI no solo quiere mostrar que es el digno heredero de sus antecesores, sino también que el mal se encuentra ya en el centro de las sociedades occidentales, tal como dan testimonio los centenares de jóvenes yihadistas que partiendo de Europa se involucran en el combate del califato.

¿Se puede pensar en negociar con una organización como tal? No. Más allá del rechazo de hacer el juego a esta monstruosa propaganda retransmitiendo las imágenes, la única actitud posible consiste en denunciar y combatir esta indignante empresa. Por el bien de las democracias occidentales como por el de los musulmanes moderados.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan