Banner Tuvivienda
Jueves 01 de octubre 2020   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Martes 02 de septiembre 2014

El verdadero rostro de Bachelet

Por: Daniel Parodi
El verdadero rostro de Bachelet
Foto: Daniel Parodi

"A lo que asistimos es al anuncio de lo que será la política de Chile  frente al Perú en los próximos cuatro años", señala Daniel Parodi en este artículo

Hasta hace unas horas pensaba que el despropósito de la presunta chilenidad del triángulo terrestre era una “bombita” dejada por Sebastián Piñera a Michelle Bachelet con el ánimo de perjudicarla políticamente. De esta manera, la dos veces mandataria del vecino país se vería en la disyuntiva de ser ella quien "ceda" territorios que, equivocadamente, la opinión pública de su país tiene como propios.

Hoy pienso que la cosa es distinta. No me alcanza para decir que Bachelet lo planeó todo desde el principio –aunque una exposición del canciller Heraldo Muñoz antes de asumir el cargo abona la hipótesis- pero sí que Bachelet ha recibido la posta de Piñera con el mayor entusiasmo. La posibilidad de un pleito con el Perú era la batalla que esperaba la mandataria para ajustar cuentas pendientes que en realidad no son tales, tanto como para revisar, como acaban de señalar sus senadores más representativos, la relación con el Perú.

Hagamos un poco de memoria, en tiempos de Alejandro Toledo y Ricardo Lagos, el vínculo bilateral fue muy tirante, los duelos verbales entre ambos mandatarios, a través de los medios, eran frecuentes. Entonces el Perú decía que había que establecer bilateralmente los límites marítimos pero Chile negaba tajantemente que hubiese algo que negociar. Al asumir Alan García el poder las cosas mejoraron hasta que decidimos ir a La Haya. Entonces Bachelet se sintió defraudada porque, en un principio, el segundo gobierno aprista evaluó la pertinencia de litigar o no en la CIJ.

Sin embargo, no fue responsabilidad del Perú que, en 2007, el gobierno chileno aprobase la ley de creación de la región Arica – Parinacota con la que este país se apropió del "triángulo terrestre" que nunca ha sido, ni será chileno, al punto de que su Tribunal Constitucional derogó la ley tratando así de parchar la "metida de pata". Pero en el Perú ya no estábamos para tales aspavientos por lo que demandamos en 2008 e hicimos bien: no fuimos inamistosos, fuimos civilizados y, en gran parte, la Corte nos dio la razón.

Lo que quiero que se entienda, a estas alturas, es que la reacción de Chile a la presentación del Presidente Humala hace dos días es absolutamente calculada. También lo son las declaraciones de los congresistas chilenos que ya lanzaron una potente psicosocial buscando incitar la indignación nacionalista en su país. Inclusive, en tono amenazante, el senador Letelier ha advertido que lo actuado por el presidente Humala puede perjudicar al Perú, a las inversiones y hasta a los migrantes peruanos en Chile ¿?.

Soy hombre de paz y de integración, mi trayectoria así lo demuestra, pero a lo que asistimos es al anuncio de la que será la política de la administración Bachelet frente al Perú. De esta manera, Chile acaba de mostrarnos el que será su rostro en los próximos 4 años y nuestras autoridades políticas y diplomáticas deben responder serena e inteligentemente al desafío, pero asumiendo la gravedad de la situación planteada por un vecino que se resiste a darnos su amistad a pesar del gran esfuerzo que, en determinado momento, realizamos a un lado y otro de la frontera. Una verdadera lástima.

CARTA DEL SECTOR SUR DEL DOMINIO MARÍTIMO ES CONFORME AL FALLO DE LA HAYA

La presentación del Decreto Supremo “que modifica nuestra antigua carta que grafica el límite exterior del Perú –sector sur- del dominio marítimo” por el Presidente Ollanta Humala recientemente no tiene nada de coyuntural, ni busca limpiar el frente interno con el externo como acusa el vecino. La nueva Carta indica, simplemente, que la frontera terrestre con Chile comienza en el Punto Concordia, tal y como lo establece, con meridiana claridad, el tratado de 1929. Se adviene, además, a lo dispuesto por el Fallo de la CIJ y a la medición del nuevo límite marítimo efectuado por técnicos del Perú y Chile que concluyera el 25 de marzo del presente año.

Al contrario, es la altisonante reacción chilena la que podría manifestar la intención de orientar a su opinión pública hacia el "problema con Perú" para así facilitar la aplicación, sin mayores sobresaltos, del paquete reformista ofrecido por Bachelet . Sin embargo, nuestra relación bilateral se merece mucho más que eso por lo que parece fundamental ser consecuente con todo lo que se ha avanzado en los últimos años.
La discrepancia es atendible y debe resolverse en el fuero de la diplomacia, las psicosociales no. Téngase en cuenta.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |