Banner Tuvivienda
Sábado 06 de junio 2020   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Martes 30 de septiembre 2014

Crónica de un debate sin efecto radical en la intención de voto

Por: César Fernando Sánchez Olivencia (*)
Crónica de un debate sin efecto radical en la intención de voto
Foto: Captura TV

 

Una vez más quedó probado que el debate entre muchos candidatos no es el mejor escenario para demostrar la calidad de las propuestas. Las fallas técnicas en la transmisión, la deficiente conducción, a la que nos tiene acostumbrados el conocido conductor hispano-peruano, José María Salcedo y la estructura irregular del segundo segmento, determinaron un debate desigual en oportunidades de exposición.

Este detalle resultó a la larga algo desventajoso para Castañeda y muy desventajoso para Villarán. Según informó el Jurado Nacional de Elecciones, las duplas y el trío se eligieron por sorteo. Lo curioso es que aparecieron exquisitamente como parejas, Villarán-Altuve y Castañeda-Cornejo, cuyo resultado era previsible: la alcaldesa de Lima perdió imagen y el popular “mudo” tuvo que saltar una valla muy alta con su frase: “Obras son amores y no buenas razones…”

En el primer caso, Villarán hace evidente la relación de Altuve con Kouri, y lo compromete con el tema de la empresa “cascarón” de transporte Orión, mientras “huevo duro” aprovecha para mencionar la supuesta corrupción en la gestión de Villarán, como la caja metropolitana, el pago de encuestas con dinero público y a la firma del convenio con la empresa Orión.

En el segundo caso, Enrique Cornejo con la espada desenvainada, encaró a Castañeda respecto a la viabilidad de su propuesta para construir un monorriel en Lima, donde va una de las líneas del tren eléctrico. Castañeda aprovechó para cuestionar a Cornejo por creerse “el padre” del tren eléctrico, y lo criticó por supuestamente no haber apoyado a la población de pisco en 2007, cuando se produjo un fuerte terremoto y él era ministro de Estado.

El primer error de los “cerebros” del debate fue el título de la primer segmento: “Visión de ciudad”, el cual no pudo respetar la mayoría de expositores. (Aquí debió intervenir el moderador para encausar la temática) En vez de hablar de la visión, -salvo contadas excepciones- se limitaron a indicar algunas propuestas de gestión, mezcladas con apologías y panegíricos. En todo caso, el nombre de este segmento debió ser “Propuesta para Lima”. La Visión es describir el futuro; la Propuesta es explicar el presente e incluye el medio.

Por otro lado, ocurrieron intervenciones anecdóticas. La candidata Nora Bonifaz, representante de Somos Perú, se dedicó a atacar frontalmente a Luis Castañeda y Susana Villarán, por supuestas irregularidades en el ejercicio de sus funciones en la municipalidad de Lima. Asimismo, el candidato de Siempre unidos, el exalcalde de Los Olivos, Felipe Castillo, atacó a Castañeda y Villarán, a quienes acusó de privatizar los peajes en la capital. No faltaron las risas del público cuando Alex Gonzales (Democracia directa) le dijo a Moisés Mieses (Partido humanista): “Te haré gerente…”

En el primer segmento, Luis Castañeda expuso sobre las escaleras de la solidaridad, los hospitales de la solidaridad, el metropolitano y otras obras por las que es recordado en la capital. Prometió crear una red de semáforos inteligentes en aproximadamente 2000 intersecciones, y se construir cinco hospitales de la solidaridad. “Aspiramos a una ciudad más moderna y más segura para los limeños”, dijo.

Una deficiencia de la mayoría de candidatos es que sus exposiciones parecían dirigirse a los asistentes al auditorio del hotel Westin de San Isidro y se olvidaron de su principal público-objetivo: los televidentes y las poderosas redes sociales, que comenzaron a criticar simultáneamente en twitter, las propuestas de los candidatos. Los mensajes ingresaban OK por el input del debate y salían ”jalados” por el output de las redes sociales.

Por ejemplo, la periodista Rosa María Palacios escribió en su twitter: “Lo que ha dicho Altuve es cierto: Orión del Callao circula en Lima con un convenio otorgado por esta administración y que seguirá vigente”. Por lo visto y oído, la intención de voto no sufriría ningún cambio radical por efecto del debate. Percy Medina, (Instituto Idea Internacional) predijo: “El último debate de los candidatos a la Alcaldía de Lima difícilmente tendrá un efecto radical en los electores que ya decidieron su voto.”

Por estas deficiencias, ninguno de los candidatos pudo sustentar su propuesta, que hubiera sido importante para que los electores concurran a los comicios con plena conciencia de su voto y así pueda evitarse el “voto oculto” y el “voto indeciso”. Los candidatos solo se limitaron a exponer brevemente sus propuestas en un debate, convocado por el JNE, que podemos calificar con nota regular. Lo comprobaremos el próximo domingo 28.

(*) Especialista en marketing político, exconsultor del Instituto Peruano de Políticas Públicas

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |