Lunes 16 de septiembre 2019   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Viernes 10 de octubre 2014

Los partidos en crisis

Por: María del Pilar Tello
Los partidos en crisis
Foto: Difusión

Se dice que no hay democracia sin partidos políticos pero hay quienes piensan que los partidos dividen, parten a la nación en lugar de unir. Los politólogos los ven indispensables para el progreso pero en nuestro país los grandes partidos -el Apra, Perú Posible, el PPC y el mismo Gana Perú- están bajo fuego, lesionados por la desconfianza y la deslegitimación. Es cierto que se pueden celebrar elecciones con candidatos independientes –si los partidos no son los organismos principales de representación y participación- pero también lo es que así se dejan los espacios para que organizaciones sociales, gremios, sindicatos y federaciones, juntas de vecinos, organizaciones territoriales, gobiernen mediante el corporativismo, sindicalismo, anarquismo con sus distintas variantes. No es lo deseable pues esos candidatos compiten entre sí por capacidades y méritos individuales y no como miembros de una agrupación. La responsabilidad se diluye cuando los gobiernos centrales, locales o regionales carecen de respaldo para el proyecto político. La institucionalidad y la gobernabilidad se fragilizan. Surgirán conflictos y problemas difíciles o imposibles de resolver con la negociación y ningún consenso será posible. Ya hemos tenido regímenes autoritarios que han aprovechado esas debilidades institucionales para imponerse como la indispensable mano dura y no los queremos de regreso.

Sin partidos sólidos la informalidad llegará inevitablemente a la política dejándola inerme ante la delincuencia organizada y el narcotráfico. Lamentable que Perú Posible que llegó al poder, recuperada la democracia, esté en serios escándalos y que el Apra que le siguió en el gobierno tampoco tenga imagen de limpieza y moralidad. Y que el actual gobierno se haya aliado con el primero mientras persigue al segundo. En esta línea las mega-comisiones no tendrán fin y el conflicto prevalecerá.

Sin partidos la esperanza queda en los outsiders a pesar de que sabemos que fallan por inexperiencia, soberbia o intereses subalternos, por no contar con una estructura y organización que asegure cuadros en distritos, provincias y regiones con el apoyo social necesario. Que el largo plazo desaparecerá, que no habrá continuidad ni planeamiento de los objetivos nacionales. Tenemos una Ley de Partidos Políticos del 2003 que a pesar de haber sido reformada es insuficiente. La campaña municipal deja mucha preocupación por la debacle electoral, la financiación y el manejo interno de los partidos. Que el Congreso no forme parte de esta crisis partidaria, que se ponga las pilas para la reforma política antes que sea tarde.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |