Banner Tuvivienda
Martes 10 de diciembre 2019   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Miércoles 15 de octubre 2014

2014. Totems. La agenda inmediata

Por: Francisco Chappa V. (*)
2014. Totems. La agenda inmediata
Foto: FCHV

Quienes deformaron la lucha por el poder democrático, encasillándola en antiliberal, impudicia de cacicazgos sin escrúpulos o exclusividad de tótems inmutables de la partidocracia limeña, han desandado el país. El crecimiento económico ha retrocedido, el reencauzamiento del sistema educativo (generador de este pobre espectáculo regional) borrado y en constante deterioro a ahondando la precariedad institucionalidad de un país anclado en la desmotivación y desidia. Hoy tenemos miles de “agrupaciones políticas” en las provincias, que son carteles de delincuentes, narcotraficantes, mineros ilegales, contrabandistas poderosos, barones de la ilegalidad e informalidad mercantil en todas sus variantes. Este panorama delictivo e ilegal oculto en la política, ha copado el Congreso y algunos partidos políticos, como el “nacionalismo” del presidente Humala.

El Estado ha abandonado su función constitucional, la defensa de los objetivos nacionales, las buenas inversiones en los presupuestos y la calidad de vida para más ciudadanos. El nivel del conocimiento y la ilustración del actual poder legislativo ratifican la degeneración de la política que hoy, que profesionaliza la corrupción en las regiones. El Congreso de la Republica es gobernado por ese poder oculto que financia y se camufla en “cascarones partidarios” y en los viejos partidos tradicionales devenidos en conservadores en este siglo. La partidocracia regional se transforma y muta, encubriendo la trasgresión e ilegalidad que nos regresa al poder despótico colonial y gamonal de siglos pasados. Los partidos políticos nacionales en este siglo son antidemocráticos en su organización interna, abandonaron su función formativa, educadora, son caudillistas, familiares, temen la modernidad organizativa, elecciones internas, donde cada militante vote libremente. Entendieron mal el absolutismo ilustrado y racional, involucionaron aferrándose al unísono al líder-caudillo, rey en la mediocridad de su organización partidaria y del sistema político y electoral nacional. El caudillismo en este siglo nos está fosilizando como sociedad, nos ha hecho harakiri, es anti histórico.

El triunfo de Santos en Cajamarca evidencia el triunfo del rondero o gamonal que alimenta la anti inversión como imaginario de protesta anti centralista. El Gobierno Central abandono su función constitucional permitiendo el mal uso de los presupuestos en la Región. Las 13 provincias cajamarquinas no recibieron las obras de infraestructura, salud y educación presupuestadas, esta deficiencia administrativa carente de recursos humanos y la incredulidad del presidente sobre la inversión privada, motor del desarrollo económico y social, hace peligrar la gobernabilidad, las arcas fiscales y la profesionalización de la gestión en municipios y gobiernos regionales. Ante esta desarticulación política y administrativa estatal, la gran minería legal debe convocar y proponer acciones y relaciones interinstitucionales público-privadas que solucionen las debilidades de gestión y las urgencias de la población, así como, darle seguridad a la población que su inversión es limpia y generadora de crecimiento y desarrollo social en Cajamarca.

El aporte de Cornejo a la política y a la partidocracia es vital en este momento; nos ha demostrado la correcta forma de oponerse y ganarle la batalla al comunismo de este siglo. Su performance propositiva, profesional y valorativa del tiempo, para hacer obras prioritarias, ha vencido millonarias campañas y discursos populistas que hoy reinan en las regiones. Si los partidos políticos se modernizan organizativamente, desplazan la politiquería y empoderan a profesionales y políticos símiles como Cornejo en cada región; el político propositivo y desprendido volverá a la política y defenderá las obras prioritarias, su control y ejecución que el pueblo pide en cada alcaldía y gobierno regional. Si la empresa privada modifica su concepción, visión y comunicación ante los temores e incredulidades de las comunidades y municipios en las provincias, estoy seguro el comunismo de Santos y Arana terminaran como Villarán, desnudados por su incompetencia en la gestión pública, esa anti política camuflada, deambulara en Lima, Cajamarca y el resto del país.

En un país donde sus autoridades están acostumbradas a cambiar de nombres y colores a las instituciones e infraestructura cada cierto tiempo, buscando imaginarios de sapiencia, que oculten su embuste político, la regionalización ha sido un fracaso total. Los partidos políticos e ideologías del “anti”, temieron profundizar las ventajas de la macro región, destruyeron el concepto de regionalización al ejecutar e imponer electoralmente un remedo de la vieja república. Los oidores o corregidores hoy son presidente regionales. Este cálculo electoral, menosprecio la potencialidad de las regiones y ahondo su atomización, que término extendiendo corrupción en las provincias. Mantener y no modificar a tiempo la asignación presupuestal sin control, y la transferencia de competencias de servicios sociales, conociendo la carencia de profesionales en las regiones, ha impedido construir capital humano e infraestructura y capacidad productiva de manera planificada y sostenible. Hoy reina la duplicidad de funciones y el desdén de la clase política limeña en ya casi 10 años de implementada la ley de Descentralización. El crecimiento de estas últimas décadas, no se preocupó de su composición y distribución ordenada.

En el Perú no falta dinero, falta invertirlo bien. Si el poder que gobierna el Congreso de la Republica es inmanejable, será necesario que el poder Ejecutivo, los empresarios, Colegios de Profesionales ,Universidades y Partidos Políticos Nacionales, asuman el reto de modificar la Ley de Descentralización, colocando candados a presidentes regionales y alcaldes en el mal manejo de presupuestos; se impida postulen enjuiciados en el PJ; así, como modificar la ley del canon que ha degenerado la descentralización, extendiendo la corrupción al menudeo, que silencioso se desperdiga en las provincias del país. La gobernabilidad peligra en el Perú. El panorama para las inversiones está en peligro de muerte, la desaceleración de la economía por tercer año consecutivo.

Quienes postulamos una radicalización de la democracia (su extensión y fortalecimiento y no la mera liturgia electoral) opuesta a la gula narcisista de miedosos que reinan en los cascarones partidarios, consideramos que las elecciones 2014 han marcado un antes y un después en nuestra frágil nación. Consideramos prioritario una Reforma del Estado y en el inmediato atacar la disfuncionalidad regional, la cual debe ser detenida desde el poder Ejecutivo, que debe materializar la instalación en cada región, de un equipo técnico (convocatoria profesional pública, nacional e internacional) que acompañe y haga seguimiento a la priorización, elaboración, ejecución y control de proyectos de inversión en las regiones y gobiernos locales. Debemos detener en seco la prostitución de la política y la desarticulación interinstitucional que está corroyendo la sociedad peruana. En el Corto plazo es necesaria una reforma política liderada por el Presidente de la República, una ancha base de consenso en este objetivo, se convoque a los actores de la inversión y la gobernabilidad. Este poder democrático debe priorizar la legitimidad y no solo la aprobación de la reforma, evaluar consensualmente los costos políticos y asegurar los presupuestos para su ejecución, se debe buscar la excelencia, evitando posibles reclamos en le PJ de la cofradía ideológica del “anti”. No olvidemos que “las ideologías fueron la peste del siglo XX”, (Hugo Neira), estamos en el siglo XXI, donde la peste ya fue vencida en el mundo.

(*) Artista Plástico Visual

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |