Banner Tuvivienda
Martes 09 de agosto 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 17 de noviembre 2014

Errático manejo gubernamental en precios de combustibles

Por: César Gutiérrez
Errático manejo gubernamental en precios de combustibles
Foto: Difusión

 

Un tema de coyuntura permanente en todos los países del orbe es el precio de los combustibles, sus variaciones inevitablemente son parte de la agenda política por acción u omisión. Lo vive el liberal Reino Unido, donde alzas desmesuradas llevan a los transportistas de carga a realizar protestas. En Venezuela, sería inimaginable para el gobierno de Nicolás Maduro elevar el precio, pues el descontento llevaría a la caída de su tambaleante gobierno. Lo ha vivido Bolivia, donde la protesta popular hizo retroceder a Evo Morales en su intento de ir sincerando progresivamente el precio con tímidas alzas. También lo sufre hoy Rafael Correa en Ecuador, que busca en su baja producción gasífera encontrar un sustituto al diesel usado en la generación termoeléctrica y a las gasolinas que consume el servicio de taxis, debido al insostenible subsidio de billones de dólares anuales que afectan seriamente la caja fiscal.

Perú no es ajeno a esta corriente y en las últimas semanas se pronunciaron: el Banco Central de Reserva; la liberal gremial de exportadores, Comex y el ex presidente Alan García; criticando acremente a la estatal Petroperú por no disminuir el precio de las gasolinas, a pesar que en los dos últimos meses, la cotización del crudo West Texas Intermediate (WTI) para despachos a 30 días, había descendido en 15% en el mercado de futuros de las New York Mercantile Exchange. Críticas que lindan entre el desconocimiento, el oportunismo, la conveniencia y la demagogia. Nadie se preguntó ¿qué ocurrirá con el precio de los combustibles en los cinco años que demorará la tan propagandizada modernización de la refinería Talara, de propiedad de Petroperú? Es más, para no ser aguafiestas, los críticos de hoy fueron los apologistas hace tan solo cinco meses de este faraónico proyecto asumido por el gobierno de Ollanta Humala.

Las empresas privadas o estatales cuyo “core business” es la refinación trabajan para los productores de petróleo, cerca del 90% de sus ingresos brutos son destinados a la compra de este insumo, y con el 10% restante, tienen que gestionar la empresa y generar utilidades. En un buen año, las utilidades netas serán del orden del 2% de los ingresos brutos.

Al tercer trimestre de este año, la utilidad neta de Petroperú ha sido tan solo del 0.39% de los ingresos brutos. En el 2012 este ratio fue de 0.61% y en el 2013 de 0.52%. Con estas magras cifras el margen de acción sobre los precios es inexistente.

Las peores épocas para los refineros se dan cuando hay una tendencia a la baja del precio del crudo, por dos motivos: se desvalorizan sus inventarios, que en este caso están conformados por almacenamiento de crudo adquirido previsoriamente y combustibles ya elaborados y de otro lado hay presión pública para que se venda a precio bajo lo que se produjo con compras que se hicieron antes a precios elevados.

Imagínense lo que se viene en el quinquenio que durará la fase constructiva de la modernización, donde la estatal tendrá que asumir deuda no menor a 2.0 billones de dólares. Obviamente el manejo del precio tendrá que ser más rígido, si es que quieren honrar deuda. Así que tendremos que irnos acostumbrando.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan