Banner Tuvivienda
Sábado 25 de mayo 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 24 de noviembre 2014

Querella a El Comercio

Por: Rafael Romero
Querella a El Comercio
Foto: Difusión


El viernes 14 de noviembre, la edición online del diario El Comercio publicó un artículo de Fernando Vivas, titulado “Rodolfo Orellana tuvo su canal de TV”, en el cual se lanzó barro con ventilador contra la persona de Ricardo Belmont, RBC Televisión y Radio San Borja. Mezclando papas con camotes, el amanuense del llamado Decano de la prensa nacional salta a conclusiones tendenciosas buscando vincularlos con la supuesta red mafiosa de Orellana.

El calibre del infundio cruza la línea de la difamación y la calumnia, además de graves faltas a la ética que lo podrían hacer pasible de una denuncia ante el Consejo de la Prensa Peruana. Pero en este artículo el mismo diario aludido carga las tintas señalando que la “mafia no solo tuvo revista propia, sino que también contó con la colaboración de otros personajes y medios como RBC”. Asimismo, con mala fe atribuye a Belmont el haber “acogido” a la revista Juez Justo y agrega “sí acuso a Belmont de irresponsable y pasible de sanción”, con lo cual además de la difamación se configuraría el delito de calumnia.

Como consecuencia de esas aseveraciones lanzadas desde el diario de La Rifa, Ricardo Belmont ha presentado el pasado jueves 20 de noviembre ante el Poder Judicial una querella por difamación agravada contra el autor del artículo, Fernando Vivas, y los directivos de esa casa periodística, Francisco Miró Quesada Cantuarias, Luis José Miró Quesada Valega y César Pardo Figueroa. De modo que será el juez penal quien califique este caso conforme a ley.
No obstante, fuera del ámbito judicial, aquí hay una lectura política consistente en que el artículo de marras no sería un hecho aislado sino que se enmarcaría en una añeja persecución mediática, en una antigua “muerte civil” y veto decretados por El Comercio contra RBC, pulpo convertido en una maquinaria de desinformación donde, sin necesidad de enumerar hoy los casos que sustentaría ese proceder, bastaría con comprobar el agravio escrito en ese mismo artículo, cuando señala que hay “medios decentes” que se sumaron a las denuncias contra Orellana, dejando fluir que RBC TV sería un medio indecente, atacando de este modo incluso a los televidentes.

Al respecto, El Comercio miente porque RBC ha venido informando con independencia acerca del caso Orellana, no de ahora sino hace tiempo, pues entiende que el alquiler de un espacio, como lo han hecho Radio San Borja o Panamericana, no lo vincula con lo que dice el anunciante, como tampoco los “avisos clasificados” de las “chicas para el relax” convierten al Decano en proxeneta.

Artículo publicado en el portal del diario Expreso este domingo 23 de noviembre

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan