Banner Tuvivienda
Lunes 27 de mayo 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Viernes 05 de diciembre 2014

[Uruguay] Volver al curso correcto

"El presidente electo, Tabaré Vázquez, presentó a los miembros de su futuro gabinete de gobierno. Tanto el momento en que se hizo el anuncio, apenas dos días después las elecciones presidenciales, como la forma en que se realizó y las designaciones en sí mismas, son muy significativas.", señala el editorial del diario uruguayo El País correspondiente al 4 de diciembre de 2014.
[Uruguay] Volver al curso correcto
Foto: liberarceujc.wordpress.com


El presidente electo de Uruguay, Tabaré Vázquez


El presidente electo, Tabaré Vázquez, presentó a los miembros de su futuro gabinete de gobierno. Tanto el momento en que se hizo el anuncio, apenas dos días después las elecciones presidenciales, como la forma en que se realizó y las designaciones en sí mismas, son muy significativas.

Su tarea no será sencilla porque enfrentan el desafío de poner nuevamente en el curso correcto a la política exterior de Uruguay. Esta política tiene una enorme importancia para un país como el nuestro y ha quedado maltrecha, tanto el fondo como la forma, después de casi cinco años de estrategias erráticas, personalistas y, en más de un caso, poco profesionales.

Es cierto que el estilo personalista del presidente de la República no ayudó demasiado a la tarea de la Cancillería, la cual, por definición, debe ser medida, cautelosa y discreta. Basta pensar en las declaraciones del presidente sobre la señora Cristina Fernández de Kirchner (donde consiguió insultar en una sola frase a la presidenta argentina y a su difunto esposo), el manejo improvisado del delicado asunto del asilo para los presos de Guantánamo, o sus recientes opiniones sobre México (y los posteriores intentos para enmendar lo dicho).

Al evaluar la gestión de las relaciones exteriores por el gobierno que llega a su final también es justo recordar que heredó de su predecesor el espinoso litigio con la Argentina por la planta de UPM. Luego de la salomónica sentencia de la Corte de La Haya, el gobierno de Mujica debió encontrar el camino para instrumentar el fallo y, en la medida de lo posible, armar nuevamente las relaciones bilaterales con una Argentina que no terminaba de aceptarlo.

Al asumir el gobierno el presidente uruguayo se embarcó en una luna de miel diplomática, con la presidenta argentina invocando coincidencias históricas y convergencias de ideas. Esto último se refleja en las Bases Programáticas para el Tercer Gobierno del Frente Amplio 2015-2020, donde se establece que la política exterior de ese partido político, entre otras características, es "nacional y popular". Una fórmula habitualmente utilizada por el kirchnerismo.

La realidad es que en poco tiempo se pasó de la miel a la hiel y no solamente por responsabilidad nuestra.

Pero la principal crítica que se le puede formular a la política exterior de estos años es la forma en atacó tres principios fundamentales de la diplomacia de nuestro país, desarrollados a través de décadas de experiencia histórica y que tenían sus cimientos en un sólido consenso nacional.

Primero, la afirmación de presidente Mujica de que "lo político superaba largamente lo jurídico" contradijo la política tradicional de nuestro país de que el Derecho Internacional siempre debe ser la base de las relaciones entre los Estados. Este principio fundamental no es una abstracción jurídica; es el único escudo político que tenemos para defendernos de las pretensiones y abusos de los prepotentes de turno.

Segundo, esa frase fue utilizada para justificar una clara violación del Tratado de Asunción y del principio fundamental del Derecho Internacional de "pacta sunt servanda", los tratados deben cumplirse. Ese principio es reconocido en la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados que establece que "los principios del libre consentimiento y de la buena fe y la norma "pacta sunt servanda" están universalmente reconocidos".

Tercero, se violó el principio de no intervención. En su afán de hacer entrar a Venezuela en el Mercosur nuestro país se asoció a Argentina y el Brasil en una grosera intervención en los asuntos internos del Paraguay.

Aparentemente, se consideró que si no se podía hacer entrar a Venezuela por la puerta jurídica, entonces había que hacerlo por la ventana política, aunque eso dañase principios fundamentales de la política exterior de nuestro país.

Al actuar de esta manera, nos apartamos de nuestra política histórica respecto del Paraguay, perjudicamos gravemente nuestros intereses fundamentales en la región e invocamos el fantasma trágico de la Triple Alianza.

El balance de estos cinco años de gestión de las relaciones exteriores no es nada favorable.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan