Banner Tuvivienda
Lunes 15 de abril 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Miércoles 14 de enero 2015

La clase de educación que necesita fortalecer el Perú para elevar la productividad

Por: César Sánchez Olivencia (*)
La clase de educación  que  necesita fortalecer el Perú para elevar la productividad
Foto: americaeconomia.com

Ahora que al presidente Humala le faltan escasamente unos 450 días netos de mandato, este articulista piensa que el Estado ha decidido proclamar tardíamente a 2015 como el “Año de la diversificación productiva y el fortalecimiento de la educación”. Sin embargo, este “año” -que en la mayoría de los casos, solo es frase hecha por la burocracia tradicional- tiene una profunda y decisiva relación con el crecimiento y desarrollo del Perú.

Se ha hablado mucho sobre la necesidad que tiene el país de mejorar la calidad de la calidad de la educación para aumentar la productividad. Por eso es importante la siguiente reflexión: ¿Qué clase de educación se necesita? ¿Qué clase de productividad se necesita? La fórmula de educar mejor para producir mejor debe conducir al país hacia el desarrollo del capital humano: la mano y el cerebro al servicio de la humanidad. Tenemos que basarnos en los principios de la Carta Magna.

La educación de calidad que el Perú necesita en el siglo XXI

Sin embargo, los archivos de los ministerios están repletos de  planes, programas y proyectos educativos. Ya se sabe lo que se tiene que hacer. Analicemos algunas interpretaciones, que son frecuentes en Latinoamérica, acerca de lo que es “calidad de la educación”. El postulado integral o humanista concibe a la educación como la base de la convivencia y la democracia, con prevalencia de las dimensiones ciudadanas, cívicas, valores humanos y sociales.

La otra concepción puede ser considerada como utilitarista, con los efectos socioeconómicos de la educación, en términos de limitaciones o aportes al crecimiento económico, el acceso al empleo y la integración social. Una especie de calidad de la educación ad hoc para elevar la productividad. Una especie de “La productividad por la productividad” Sin visión de desarrollo humano.

El tema de la calidad de la educación implica hacer un juicio de valor respecto al qué,  cómo y para qué.  Por ejemplo en el Informe de seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo(UNESCO, 2005a), se menciona que una educación de calidad deberíaabarcar tres dimensiones fundamentales: El respeto de los derechos,Equidad y Pertinencia. Por efecto de  la evolución social y tecnológica, se le agrega las dimensiones de Relevancia, Eficacia y Eficiencia.

Fernando Savater (2006) señala que el ser humano es un ser inconcluso que necesita permanentemente de la educación para desarrollarse en plenitud, por lo que la finalidad de la educación es cultivar la humanidad. Este carácter implica que la educación tiene un valor en sí misma y que no es únicamente una herramienta para el crecimiento económico o social, aunque también lo sea, como suele concebirlo el utilitarismo. Un país en desarrollo debe evitar el utilitarismo absoluto, inspirado en el positivismo moderno de Friedman.

La educación está condicionada por factores ideológico-políticos, concepciones sobre el desarrollo humano y el aprendizaje, o valores propios de una cultura. Estos factores  influyen en el concepto de calidad de la educación. En la Declaración Universal de los Derechos Humanos(ONU, 1948), se expresa que la educación ha de tener por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favoreciendo la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos.  Una lección no aprendida por el Estado.

Con una asignación presupuestal del 3% del PBI no podemos hacer mucho por la educación peruana. ¿Qué fortalecimiento de la educación lograremos con esta escasa inversión que se habilita a cuentagotas? El financiamiento educativo es uno de los factores claves de la política educativa. Cuando los recursos son muy escasos, se definen prioridades con criterio cortoplacista y se pierden los objetivos estratégicos en medio del ajetreo de la burocracia tradicional.

Solo se hace lo que se puede, no lo que se debe hacer. Si se pretende considerar una educación de calidad como un derecho fundamental para toda la población, implica optimizar la  inversión pública. Se podría lograr si dejamos para mañana un conjunto de cositas sin impacto, que solo sirven para regalar pescado pero no para enseñar a pescar. El financiamiento público de la calidad de la educación es un asunto complejo. Se ha perdido mucho tiempo  deshojando margaritas en una reforma de la educación de calidad.

Las  políticas públicas neoliberales exageran su dedicación a la economía de mercado, olvidando su papel regulador, en general, y las funciones subsidiarias que le otorga, en especial,  la Constitución Política al Estado para el desarrollo de la educación. Con una visión ahumada, el Estado ofrece a los pobres una educación de mala calidad, mientras que -por su lado-  los estratos medios y altos pueden alcanzar los mejores niveles de formación educativa. Se mantiene la desigualdad y la exclusión de las mayorías por parte de las minorías porque el Estado no ha decidido priorizar la educación nacional. Esto no ha cambiado.

La clase de aumento de productividad que el Perú necesita

¿Cuál es la realidad del crecimiento económico del país en las últimas décadas? Se ha cumplido el ciclo: hemos crecido y estamos decreciendo. Hemos estado adormecidos en una economía del siglo XIX, (con el guano y el salitre), que ahora se traduce o en la explotación minera en decadencia. La idea es que la minería crezca pero también crezca la diversificación productiva. Solo así se podría asegurar el futuro de la economía, con una industria poderosa para lograr el desarrollo sostenido del Perú. Lo injustificable es que la burocracia tradicional de arriba hacia abajo, decidió hacer oídos sordos a la realidad. Solo “piloto automático”.

Francis Fukuyama ya decía en 2010 que la base de la exportación debe diversificarse. "Es un problema que debe ser abordado a nivel político, pues los precios de los commodities pueden verse afectados si hubiera un freno económico global, sobre todo en China, por lo que Perú debe diversificar su oferta exportadora", afirmó. Los países que han alcanzado un desarrollo considerable aplicaron la diversificación industrial para despegar: China, Japón, Corea del sur, entre otros.

El tema ha pasado a la actualidad en este flamante “Año de la diversificación productiva y fortalecimiento de la educación”. Si consideramos que ahora el crecimiento es una variable incierta, la única alternativa para alcanzar los objetivos es priorizar a la educación con mayores recursos para financiar el necesario cambio estructural de una economía exportadora de materias primas a una economía competitiva de manufactura con valor agregado. La productividad se logrará con tecnología y creatividad con oportunidades para todos. El proceso tiene que ser de  carácter permanente, trasversal y multidimensional.

(*) Miembro de la Red Peruana de Divulgadores Científicos

 

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan