Banner Tuvivienda
Lunes 08 de agosto 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Sábado 24 de enero 2015

Control de daños

Por: María del Pilar Tello
Control de daños
Foto: Difusión

 

El gobierno está frente a una crisis de proporciones que podría devenir en huaico político. No solo las amenazas implícitas en el caso Martín Belaunde Lossio quien se ha declarado peligroso para el gobierno, también el inadmisible reglaje o seguimiento a políticos de dentro y fuera, en cuya denuncia Correo se ha exhibido como un medio responsable y positivo para la democracia. El Ejecutivo está desgastado y su gabinete complicado con un Ministro del Interior que hace tiempo pasó la línea roja, sin límites o bajo consigna, una Ministra de la Mujer que no se sostiene por errores propios y un Ministro de Justicia que ya debería haberse ido por sus interferencias con las investigaciones que debe garantizar. Ana Jara, más allá de las esperanzas que concitó su nombramiento, aparece disminuida y más que coordinadora y dialogante es una escudera que sacrifica todo por la defensa del presidente y su esposa.

El gobierno resulta deteriorado al punto que parece estar en etapa terminal cuando le falta todavía año y medio. Y a nadie conviene que el reglaje -autorizado o no por la presidencia- signifique una antesala del autoritarismo o que el gobernante se sienta contra las cuerdas y tentado a patear el tablero. O que la oposición estire tanto los ataques que lo deje sin posibilidades democráticas. Ni tanto que queme al santo ni tan lejos que no alumbre. El valor supremo a preservar es el equilibrio político dentro de la democracia, la estabilidad jurídica y económica, la credibilidad de las instituciones y de los líderes que gobiernan, la confianza de los gobernados. Excesiva incertidumbre en la coyuntura afecta la economía y la política. La inseguridad ciudadana se incrementa, la ausencia de diálogo es una regla, el desencuentro del gobierno con la sociedad es patente. Y todo ello en un escenario electoral prematuro, adelantado con críticas y promesas que lindan con lo demagógico. Urge un cambio con control de daños. Cambio en el estilo de gobierno, el presidente debe olvidar sus orígenes en los cuarteles donde se impone y se obedece sin dudas ni murmuraciones. En la política se dialoga, se busca consensos, se minimiza el ataque y se magnifica la propuesta, ahora casi inexistente. La Ley Pulpín nació muerta pero se pretende viva y el gobierno sigue aferrado a su cadáver pretendiendo que con un reglamento aplacará la indignación juvenil manifiesta ya en tres marchas inmensas, más las que vendrán. Pueril. La terquedad gubernamental y congresal y la represión policial constituyen una provocación insensata al sector juvenil de gran peso político y electoral. El control de daños pasa por el cambio del gabinete y la derogatoria de la Ley Pulpín. Y por una menor confrontación y un mayor diálogo. A escuchar.

 

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan