Banner Tuvivienda
Jueves 23 de mayo 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Domingo 01 de marzo 2015

Solución de conflictos

Por: Antero Flores-Araoz
Solución de conflictos
Foto: Difusión

 

A don Manuel Prado Ugarteche, dos veces Presidente del Perú, se atribuye la máxima: los problemas no se resuelven o se resuelven solos.

Parecería que dicha frase ha cobrado vigencia en la actual administración nacionalista respecto a la conflictividad social, pues lamentablemente la atención de los reclamos sociales llega tarde, cuando la protesta y la violencia estallaron.

Sin duda, es más difícil solucionar un conflicto social con mecha prendida que atender uno en proceso, pues en este último caso siempre se puede llegar, mediante el diálogo, a un arreglo adecuado que satisfaga a las partes enfrentadas.

Para la atención oportuna de conflictos existen variados métodos, pero uno de los que viene dando resultados es el de tener un facilitador del diálogo, que en una misma mesa siente a los reclamantes, los reclamados y la representación del Estado, como lo ha venido haciendo la ONG Fadre.

La postergación del trato y solución de los conflictos sociales genera violencia, y hay ejemplos por doquier, pues además se aprovechan de ello los provocadores de oficio que soliviantan a las poblaciones y azuzan a los reclamantes con torvos propósitos. Sucedió en Andahuaylas el 2005, en Moquegua el 2008 y en Bagua el 2009, entre muchas otras ocasiones.

Más grave aún es no actuar con firmeza, pero con respeto a los Derechos Humanos, cuando se afecta el interés del resto de ciudadanos con actos de indebida presión como toma de carreteras, perturbación del avituallamiento de campamentos de explotación de recursos naturales, y cierre del ingreso y salida de puertos.

Lo acontecido recientemente en Pichanaki es otro ejemplo de errado y moroso tratamiento, pues existiendo el fastidio de la población durante meses, el Estado no actuó a tiempo, no solamente desde el Gobierno Central, pues ni siquiera por asomo hubo intervención de la Región o del Municipio. Solamente cuando la violencia explotó y se ingresó a la fuerza al puesto militar donde se almacenaban los explosivos necesarios para los estudios sísmicos a cargo de la concesionaria del lote de hidrocarburos, recién el Estado se preocupó, aunque con deplorable allanamiento a la ilícita pretensión de los reclamantes para el retiro de la concesionaria de la zona.

La población instigada por quienes buscan violencia y no quieren el desarrollo del país, no toma conciencia que al necesitar del petróleo y sus derivados para que caminen sus vehículos automotores, naveguen sus embarcaciones, y tengan electricidad y energía sus talleres y hogares; deben facilitar la búsqueda de los hidrocarburos.

Necesitamos del petróleo y sus derivados, y si la naturaleza nos los dio, debemos usarlos, evitando en ésa forma solventar su importación, que resulta más cara que la explotación directa. Penosamente no existe una labor eficiente y preventiva de información por parte del Estado.

Los incitadores y actores de la violencia, como Roberto Carlos Chavarría, siguen haciendo de las suyas sin que el Estado los procese penalmente; e incluso extranjeros como el religioso Ricardo García, siguen en su mentirosa tarea, bajo falso ropaje de ambientalistas, sembrando odio y violencia en nuestra patria. Ya es hora que a este último lo expulsen del país.

Insistimos, los conflictos no se resuelven solos.

 

 

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan