Banner Tuvivienda
Domingo 26 de mayo 2024   |   Contáctenos
PolíticaInternacionalesEntrevistasCulturalAstrología
REDES SOCIALES
Lunes 09 de marzo 2015

Lo que hay que tener en cuenta para entender el escándalo de Petrobras que sacude al Brasil

Paulo A. Paranagua, periodista del diario francés Le Monde, ofrece unas líneas que permiten entender el alcance y las consecuencias del escándalo político que desestabiliza a la coalición de gobierno a poco de iniciarse el segundo mandato de la presidenta Dilma Rousseff.
Lo que hay que tener en cuenta para entender el escándalo de Petrobras que sacude al Brasil
Foto: teinteresa.es

 

El coloso brasileño es remecido por un escándalo de proporciones inéditas que involucra tanto a actores económicos como a personalidades que forman parte de la coalición de centro izquierda, plataforma con la que gobierna la presidenta Dilma Rousseff. La lucha contra la corrupción encabeza la lista de problemas cuya solución forma parte de la agenda del gigante de América del Sur, al igual que de otros países de la región.

¿Qué es el escándalo Petrobras?

Es un caso de corrupción política hecho de conocimiento público en marzo de 2014, en el que están involucrados la empresa petrolera controlada por el Estado brasilero, Petrobras, y las empresas gigantes de la construcción y obras públicas. Estos dos sectores trabajan en conjunto en los grandes proyectos de infraestructura, en particular los relacionados con las nuevas reservas en aguas profundas descubiertas a lo largo del Brasil meridional.

Las empresas de construcción y las de obras públicas habrían formado un cártel a fin de repartirse los mercados y practicar sobre-facturación. En contrapartida, dinero habría sido canalizado hacia los partidos que forman parte de la coalición gubernamental de centro-izquierda, en la cima del poder carioca desde que Luiz Inacio Lula da Silva asumió el poder en el 2003. Las malversaciones y el dinero sucio habrían tenido por objetivo principal financiar las campañas electorales; esto, sin excluir el hecho que algunos cuadros empresariales y políticos se habrían beneficiado en el camino.

¿Cuáles son las empresas involucradas?

Además de Petrobras, todas las grandes empresas de la construcción y obras públicas están consideradas en la investigación: OAS, Odebrecht, Camargo Correia, Mendes Junior, Galvão, Iesa, Engevix, UTC/Constran. Algunas son multinacionales, que gozan de presencia en varios continentes. Presidentes ejecutivos y altos responsables se encuentran detrás de las rejas a consecuencia de la investigación. Un hecho curioso, Odebrecht, la numéro uno del sector construcción y obras públicas, ha pasado desapercibida, a pesar de que ese grupo ha obtenido contratos jugosos, como sucedió en Cuba, Venezuela e incluso en el continente africano, gracias a los buenos oficios del presidente Lula.
¿Cuáles son los partidos que se han beneficiado del esquema de financiamiento oculto?

La investigación ha puesto al descubierto la participación sobre todo del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), de Lula y de la presidenta Dilma Rousseff, y del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB, centro), principal aliado del PT en el gobierno, en el Senado y la Cámara de Diputados, así como del Partido Progresista (PP, derecha), del ex gobernador de Sao Paulo, Paulo Maluf.

¿Está implicada la presidenta Dilma Rousseff?

No ha sido considerada por el Procurador General de la República entre las personalidades como sospechosa. Sin embargo, una buena parte de la opinión pública estima que ella es “responsable” si bien no pueda ser señalada como “culpable”. ¿Por qué? Porque estuvo a cargo de la cartera de Energía, ministerio que tutela Petrobras, y luego jefe de gabinete del presidente Lula en el momento que se produjeron los hechos en cuestión. Ella asimismo presidió el Consejo de Administración de Petrobras. En resumen, para muchos “ella no podía no saber”.

Durante su primer mandato presidencial, Dilma Roussef se hizo de una reputación de incorruptible, separándose rápidamente de ministros sospechosos de indelicadezas. Sin embargo, dudó durante mucho tiempo antes de pedir a Graça Foster, una personalidad cercana, de renunciar a la dirección de Petrobras, mientras que ella misma estaba siendo desestabilizada dada la amplitud del escándalo.

¿Ha sido imparcial la investigación?

La separación de poderes es real en Brasil, contrariamente a lo que sucede en otros países de América Latina. El asunto ha sido tratado conjuntamente por un juez de provincia, Sergio Moro, basado en Curitiba, y la Policía Federal, un cuerpo de élite que ha dado muestras de eficiencia en otros sonados escándalos. Una comisión parlamentaria está ocupada también de la investigación del tema.

Los magistrados desean que el procedimiento no dure demasiado, a diferencia de lo que sucedió con el llamado mensalão (“gran mensualidad”), revelado por la prensa en 2004. Las condenas emitidas por la Corte Suprema se pronunciaron finalmente en 2012. A título de comparación: mientras que la mensalão habría implicado 100 millones de reales (30 millones de euros), en el caso del escándalo de Petrobras y de las grandes empresas constructoras y de obras públicas se habla de 3 mil millones de reales. Aunque algunas fuentes especulan sobre una cantidad equivalente a tres veces la última cifra.

¿Cuál será el impacto político y económico del escándalo?

El culebrón judicial debería durar por lo menos un año. La coalición gubernamental está desestabilizada, poco más de dos meses después de que el 1ero de enero el segundo mandato de Dilma Rousseff se inició. La mayoría parlamentaria está bajo presión. Una opinión pública exasperada reclama cabezas. Las consecuencias políticas son imprevisibles.
Las consecuencias económicas son evidentes. Son las principales empresas de la bolsa brasileña que son afectadas por el escándalo, en un momento en el que la economía carioca está en recesión. Las inversiones han sido suspendidas, las quiebras no deben descartarse.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan