Lunes 20 de mayo 2019   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Miércoles 01 de abril 2015

Responsabilidad gubernamental en desastres y conflictos

Por: César Gutiérrez
Responsabilidad gubernamental en desastres y conflictos
Foto: Difusión

 

Ni el astrólogo más reputado pudo anunciarle al “humalismo” la conjunción de planetas que lo llevó a una de sus semanas más aciagas, como la que acaba de vivir. El huaico caído en las localidades de Chosica y Santa Eulalia, fue un desastre mayúsculo al igual que las idas y venidas declarativas sobre la ejecución del proyecto minero Tía María, a cargo de la empresa mexicana Southern Copper. Como la irracionalidad cunde en las esferas del Poder Ejecutivo, hubo señalamientos a terceros en ambos casos: los pobladores de Chosica, según manifestaciones de Ollanta Humala y la empresa minera según la ministra de energía y minas, Rosa María Ortiz. Ambas declaraciones con un grado de circunspección supremo; tono contemplativo en el mandatario y enérgico en la titular de la cartera de la avenida Las Artes, que parece pretender convertirse en la “dama de hierro” del nacionalismo.

Muy mala actitud, entiendo que no quieran hacer autocrítica de sus responsabilidades dejadas de lado, pero ya es extremismo supremo hacer señalamientos al prójimo. Vayamos escudriñando cada caso para que quede clarísimo.

Ya era un tema habitual para los distintos gobiernos desde la época de Alberto Fujimori, tener una organización para tomar acciones de prevención de los efectos de las catástrofes, sobre todo las relacionadas con fenómenos climatológicos. A este gobierno no le hemos identificado ninguna y los hechos luctuosos acaecidos en la carretera central lo demuestran. Así que las críticas del señor Humala a los pobladores por tener viviendas en la ribera de los ríos, es inapropiada; pues la pregunta central es: ¿qué ha hecho el gobierno sobre el particular a través del Ministerio de Vivienda y Construcción? Respuesta monosilábica y contundente: ¡Nada!

El caso del conflicto social de Tía María, donde en una actitud vergonzosa, la propia empresa desautoriza a su vocero, me imagino ante la presión del ejecutivo; según la cual la minera hará sus mejores esfuerzos para seguir con el proyecto, plantea otra interrogante: ¿el estado que acciones ha desarrollado y desarrollará para que la “licencia social” exista? No conocemos ninguna, más allá del deporte llamado “gana tiempo” y que se juega en las denominadas “mesas de diálogo”.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |