Banner Tuvivienda
Jueves 29 de septiembre 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Miércoles 01 de julio 2015

La Parcializada e Irresponsable Justicia Mediática

Por: César Gutiérrez
La Parcializada e Irresponsable Justicia Mediática
Foto: Difusion

Si de usos y costumbres hablamos, hay uno muy antiguo y al que auguro larga vida, la justicia mediática. Es decir los medios de comunicación oficiando con sus afirmaciones de un múltiple rol: procuradores, fiscales, jueces, vocales, carceleros y verdugos; todo en un uno y a la vez; lo que se llama en el “fast food”, un combo. No es solo tendencia local, es universal; sin embargo dependiendo del grado de desarrollo de la institucionalidad de cada país, existen limitaciones y sanciones para los que malinforman por ignorancia, interés subalterno o malintención. Lamentablemente en nuestro país, la trilogía maligna referida es el signo distintivo y es practicada con absoluta impunidad por malos procuradores, fiscales y periodistas.

En el quinquenio del “humalismo”, la justicia mediática ha proliferado lanzando acusaciones por doquier, incentivada desde el propio poder gubernamental, aunque ahora se quejan cuando tocan a Nadine Heredia. Pero no solo eso, los procuradores y ministros de justicia del régimen en su afán de denostar la gestión de Alan García, han actuado parcializadamente. De campeonato ha sido la reciente actitud del titular de la cartera de Justicia, Gustavo Adrianzén, que ha decidido: mordaza para la procuradora Julia Príncipe, por referirse al tema de la esposa del señor Humala y micrófono con altoparlante para el Procurador General, Joel  Segura; para que se manifieste sobre el caso “petroaudios”, en el cual no ha participado nunca y ni siquiera ha leído el expediente. No puede ser más elocuente el accionar parcializado y politizado.

Las denuncias de los medios, en el mayor de los casos, se hacen con grandes ligerezas, si son temas que tienen componentes técnicos y legales contractuales, sencillamente no los leen y solo resaltan aquello que puede ser estridente, que al reportero de turno y al medio de comunicación para el que laboran, le permitan ser resaltados como “catones”. Burda aspiración de convertirse en Carl Bernstein y Bob Woodward, del Washington Post, que se trajeron abajo al presidente estadounidense Richard Nixon, por el escándalo Watergate. La recomendación señores periodistas, si quieren ser serios, lean los expedientes e interpreten objetivamente, solo así trascenderán.

 

 

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
LO MÁS LEÍDO
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan