Banner Tuvivienda
Jueves 18 de abril 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 26 de mayo 2016

Un perro que se muerde la cola

Por: Grover Pango Vildoso
Un perro que se muerde la cola
Foto: Difusión


Siempre habrá defensores y opositores a la curiosa ocupación de “cuidador de autos” que exhibe nuestro país (oficio no parece ser). Tienen el don de la omnipresencia y parece también que el de la omnipotencia, porque son ellos quienes deciden cuidar un carro aunque los dueños no lo deseen ni lo soliciten. Quedemos advertidos que negarse a tal servicio puede traer consecuencias.

Como en otros casos, los “cuidadores” podrán decir que cumplen una función social, lo cual nos lleva a discernir que: (1) si nadie los cuida, algo les puede pasar a los carros; ergo: hay inseguridad. (2) la seguridad es un derecho que los ciudadanos necesitamos y merecemos; ergo: alguien no está cumpliendo sus funciones. (3) ser cuidador es una forma de ganarse la vida; ergo: faltan oportunidades de trabajo para mucha gente. (4) estacionar un carro implica someterse a una obligación que no existe de modo legal; ergo: vivimos normalmente desprotegidos por las leyes.

Son los “cuidadores” el mejor símbolo del grado de desorganización en que vivimos y que resulta normal en nuestro país. Trazando un discurso simple sobre el tema, se podría decir que “como la seguridad no existe en casi todas sus aplicaciones y los que tienen obligaciones no las cumplen, habrá que abrirse paso como sea ya que las leyes normalmente no tienen efecto eficaz sobre la realidad”.

Esta es la metáfora cotidiana de una forma de vivir que puede ser aplicable a muchos otros ámbitos. Y como no parece haber una solución razonable y convincente, nos seguiremos dando vueltas como el perro que se muerde la cola.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan