Viernes 21 de septiembre 2018   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 11 de enero 2018

El interés nacional debe primar, no el interés político personal

Por: Gustavo Saberbein, PhD.
El interés nacional debe primar, no el interés político personal
Foto: Difusión


Gustavo Saberbein Chevalier, autor de estas líneas

¿Contra el gobierno?

¿Felones?

Algo extraño, muy extraño, pasa en nuestro país. No solo no aprendemos de nuestra experiencia histórica, sino que cuando parece que estamos aprendiendo, volvemos a repetir los errores políticos de nuestro pasado.

Y qué es lo que no aprendemos en el campo de la política que es fundamental para nuestro desarrollo?

Que, nuestros líderes políticos no pueden favorecer el interés de su elección inmediata o futura, por encima de los intereses económicos y sociales de la población, es decir por encima del interés nacional; interés que incluye, ciertamente, el fortalecimiento de nuestra democracia representativa en todo lo que ello significa.

Y sin embargo, esta es la situación política nacional que hemos vuelto a presenciar desde comienzos del gobierno del presidente Humala, situación agravada con la elección de un presidente sin mayoría parlamentaria, tal como es el de PPK, y llevada a un extremo con el intento fujimorista de vacarlo y el indulto presidencial navideño otorgado por PPK a Alberto Fujimori.

Esta situación política, causada por la infeliz conducta de los principales líderes políticos, de casi todas las tiendas, de sobreponer sus intereses personales al interés nacional, nos esta llevando a un clima de incertidumbre y desconfianza, que presiona a la baja el consumo de las familias y ahuyenta la inversión privada, tanto nacional como extranjera, todo lo cual limita significativamente nuestras posibilidades de desarrollo.

Justo cuando todo hacía parecer que el alto crecimiento económico por habitante
alcanzado durante los doce años de 2002-13, con reducción de la pobreza y la desigualdad, se iba a sostener en el tiempo, condición necesaria para nuestro progreso nacional, el dinámico ciclo de inversión, producción, comercialización y consumo alcanzado se debilita y se hace mediocre.

Y con ello, regresamos a un desenvolvimiento tradicional de nuestra economía, hecho que conocemos muy bien, y que un reconocido economista de EE. UU., ganador del premio Nobel, nos lo recordó no hace mucho tiempo en una conferencia que ofreció en ESAN.

En efecto, Paul Krugman nos recordó en ESAN que para que un país se desarrolle se necesitan tasas de crecimiento económico per capita mínimamente altas y sostenidas en el tiempo, crecimiento que no hemos tenido en el Perú puesto que a largo de nuestra historia republicana, a un periodo de crecimiento alto, le ha seguido otro en el que se pierde buena parte del crecimiento previo obtenido.

Y cuando hemos tenido tres décadas y pico de crecimiento promedio económico alto y sostenido, durante cinco gobiernos, todo un récord histórico, antes de la guerra con Chile, como fruto de la venta del guano, hemos dilapidado las ganancias obtenidas e incluso perdido luego la guerra, como consecuencia de la desastrosa conducta de nuestros líderes políticos, de poner los intereses políticos personales por encima de nuestro interés nacional.

Esta conducta destructiva de nuestros principales líderes políticos, sumado al odio, el rencor y el egocentrismo, nos hace mucho daño y debemos desterrarla, incluyendo el aporte educativo de los medios de comunicación masivos, aunque ello suene a algo difícil de conseguir, tomando en cuenta su importante rol, dado que la política no solo es la ciencia y el arte de lo posible, sino también lo que la gente piensa, según Duverger.

En la grave situación política en la que estamos, no solo los líderes políticos están enfrentados entre ellos, sino que la mayoría de ellos está enfrentados con el gobierno constitucional que lidera PPK, por defender sus intereses políticos personales antes que el interés nacional.

Además, la población que dichos líderes arrastran consigo como producto del mencionado enfrentamiento, contribuye a crear una situación social antagónica, en la que solo gana Sendero Luminoso en su etapa actual, el mismo que a su infiltración regional de organizaciones sociales reivindicativas, formación de cuadros jóvenes, prédica en las calles, suma ahora el intento de prédica en los medios de transporte publico.

La decidida presencia de dos destacados profesionales apristas en el Gabinete Nacional recién conformado, instantáneamente expulsados de su propio partido, sin debido proceso alguno, y con calificativos como el de "felón" o con desafortunadas declaratorias de "guerra al gobierno" por parte de destacados dirigentes del PAP, solo es un síntoma de la situación política actual que padecemos.

Dicha conducta solo abona a la caracterización lineas arriba descrita, situación que todos los peruanos de buena voluntad debemos contribuir a que cambie, fomentando la union de los peruanos y la defensa del interés nacional, sobre todo ahora que el crecimiento económico mundial mejora y los precios de las materias primas suben.

Y todo ello, faltaba más, reforzando el esfuerzo nacional de lucha contra la corrupción. Caiga quien caiga. En esto estamos de acuerdo prácticamente todos los peruanos. Así, pues, unámosno también en ésto para hacerlo realidad.


Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |