Banner Tuvivienda
Miércoles 30 de septiembre 2020   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 07 de junio 2018

Contexto internacional y política nacional

"Para todos los efectos es importante conocer el escenario internacional dentro del cual nos desenvolvemos", sostiene Gustavo Saberbein.
Contexto internacional y política nacional
Foto: Difusión


El PhD. Gustavo Saberbein, autor de estas líneas

Desde 1980, las grandes corporaciones internacionales han buscado borrar las fronteras de los países, destruir el Estado Nación, convertir al ciudadano en consumidor, poner la sociedad al servicio del mercado y no el mercado al servicio del ciudadano, es decir poner en practica el capitalismo competitivo cuya guía es la avaricia o búsqueda de la mayor tasa de ganancia, por sobre cualquier otro tipo de consideración.

Desde tiempos de los clásicos sabemos que esta competencia corporativa nos lleva a la concentración, es decir a la conformación de grandes monopolios o carteles a nivel planetario. Ganan aquellas corporaciones que logran menores costos y precios de venta al consumidor, dando lugar, entretanto, a una sobre-producción y un exceso de planta productiva, y luego a un bloqueo del progreso por falta de demanda debido a los bajos salarios, que caracteriza este proceso de concentración.

Para ello, por ejemplo, no hay sino que observar la gran cantidad de carros no vendidos en EEUU de los anos 2016, 2017 y 2018, estacionados frente a sus fábricas o en otros lugares. O, sino, apreciar el estancamiento de los salarios reales, es decir observar la falta de crecimiento de la capacidad adquisitiva de los trabajadores, desde hace tres décadas, a pesar que las estadística oficial nos muestra que EEUU tiene hoy una tasa de desempleo histórica de solo 3.9%.

Sin embargo, por ser el Perú una economía pequeña y diversificada, podemos como país encontrar ciertos nichos de producción con ventaja comparativa, como es el caso de la exportación de productos agropecuarios, mineros y pesqueros, así como de algunos productos manufacturados y el turismo, que nos pueden permitir continuar creciendo, con generación de empleo e ingresos, durante algunos años más.

Esto implica, por cierto, una buena gestión pública por parte del gobierno del presidente Martín Vizcarra y del gabinete ministerial que preside que preside Cesar Villanueva. 

Un gobierno que entienda el sentir popular, pero que también comprenda la necesidad de la inversión nacional y extranjera, comenzando con poner en marcha, cuanto antes, los grandes proyectos mineros de beneficio para todas las partes. Así como ejecutando con prontitud y eficiencia el programa de reconstrucción de las zonas afectadas por el Niño Costero.

De igual modo, debemos adoptar ciertas protecciones legales a nuestra industria manufacturera, para que no termine de ser destruida por la producción subvencionada que viene del Asia, principalmente de China, que entre otros efectos, está acabando con nuestra industria textil y de confecciones, por causa de un comercio injusto.

Los reclamos populares con presencia en las calles y plazas tienen razón de ser, !faltaba más!, pero no pueden ser demagógicas, es decir constituir reclamos o reivindicaciones que no son posibles de alcanzar con el actual presupuesto público deficitario, o atendidos por los ingresos que obtienen la gran mayoría de nuestras empresas, que son informales y tienen una baja competitividad productiva, corporaciones aparte.

De lo contrario, vendrá rugiente la alta inflación y con ella la nociva devaluación que ocasiona la desestabilización de nuestra economía, la misma que empobrece a las grandes mayorías y aleja las inversiones, tal como ya sucedió en nuestro país.

En efecto, recordemos que durante la década de 1980, como consecuencia de errores de gestión pública de los nuevos gobiernos democráticos, y de la grandes demandas de trabajadores y empresarios, que esperaban que con el regreso de la democracia vendría la abundancia, el país terminó cayendo en la hiperinflación y la depresión económica y social, que empobreció a nuestro país.

No caigamos pues, nuevamente, en esta grave trampa de inmadurez política por ignorancia o irresponsabilidad, pues pasada la euforia deportiva que actualmente vivimos, con el regreso al campo del capitán de nuestra selección de futbol, Paolo Guerrero, podríamos caer en dicha trampa, que nadie desea.

 

 

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
LO MÁS LEÍDO
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |