Miércoles 18 de septiembre 2019   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Viernes 12 de julio 2019

Alcemos la voz ante la Comunidad Internacional

Por: Gustavo saberbein, PhD.
Alcemos la voz ante la Comunidad Internacional
Foto: Difusión

Gustavo Saberbein, autor de estas líneas

 
La atención a los venezolanos que migran al Perú y otros países andinos requiere de grandes recursos sin los cuales es, en términos prácticos, imposible de hacerlo con un mínimo aceptable de facilidades de residencia y servicios públicos.

Se trata de una población de mas de tres millones de venezolanos de todas las edades que han llegado en poco tiempo a nuestros países en busca de refugio económico, social y político.
Es por ello importante que nuestra dirigencia política y diplomática, de nivel nacional, tome la iniciativa de reunir a los representantes de los gobiernos de los países andinos que han acogido a un alto número de venezolanos con el fin de preparar un Plan con inclusión del presupuesto de gasto correspondiente.

Con este plan y presupuesto, que puede ciertamente realizarse por aproximaciones sucesivas, entre los países andinos y los representantes de la comunidad internacional desarrollada, es posible solicitarles su contribución, tomando en cuenta el cuantioso gasto que los países andinos necesitan realizar y dada nuestra condición de países en vías de desarrollo.

De lo contrario, el refugio que hemos brindado a los venezolanos va a tener que ser a costa de los recursos públicos insuficientes que tenemos para atender a nuestra propia población, resultado que seria malo para la mayoría de nuestra población, y malo también para los venezolanos.

Más aún, cuando constatamos que la mayoría de la población venezolana se ha incorporado mayoritariamente al sector informal de nuestras sociedades, que es precisamente en donde se encuentran, principalmente, los más pobres.

Así, por ejemplo, veamos el caso de Perú.

Sabemos, por demás, que el Perú no puede brindar a su propia población informal el empleo y los servicios de salud, educación, transporte, seguridad pública y otros servicios, que necesita. Razón por la cual tenemos a nivel global uno de los peores índices de desocupación, subocupación, desigualdad, desnutrición, anemia, tuberculosis, educación y criminalidad.

Esta pobre y precaria situación de nuestra población informal es ahora compartida por la vasta mayoría de venezolanos con un grado mayor de intensidad. Todo lo cual complica su existencia y motiva su participación en actividades ilegales y criminales, además de dar comienzo a expresiones publicas dramáticas que tienen que ver con su penosa existencia en nuestro país. Y también, con el efecto de corrida hacia la izquierda marxista que probablemente va a tener en las próximas elecciones generales como consecuencia de un aumento del descontento entre los electores de nuestro sector informal, fecha de elecciones que sin duda va a llegar quizás mas rápido que los recursos que necesitamos para los venidos de los llanos, montes y montañas de Venezuela.

En efecto, los venezolanos han comenzado a enviar mensajes a sus compatriotas por medio de las redes sociales para que no migren a nuestro país, tomemos por ejemplo uno de dichos mensajes, que es lacerante y dice así: “El Perú es un infierno, en el que se trabaja doce horas diarias, se vive en hacinamiento, se tiene poca agua potable y servicios higiénicos públicos, se padece mucho dentro de las casas sin ventilación y hay poco trabajo y cuando uno lo encuentra, se gana muy poco”.

Esta cita reproduce, palabra mas palabras menos, lo expresado públicamente por una venezolana de unos cincuenta y cinco años modestamente vestida que andaba con dos grandes termos en la mano por las calles de Lima, vendiendo café y que yo tuve oportunidad de ver por medio de las redes sociales que son de alcance internacional.

Fue un mensaje sincero, de advertencia, salido del hondo del alma, dirigido a sus compatriotas que piensan o sueñan con emigrar al Perú.

Nuestras autoridades políticas y diplomáticas de nivel nacional, deben hacer todo lo que es necesario para que este angustioso mensaje llegue a nuestra comunidad internacional y los sensibilice ante esta lastimosa situación de millones de venezolanos.

Por lo pronto, la ayuda de diez mil millones de dólares estadounidenses otorgados por la comunidad internacional a los refugiados de Sudán del Sur -refugiados africanos que en número son menor que los refugiados venezolanos- es una importante referencia para comenzar a preparar el plan y presupuesto antes mencionado.

Plan y presupuesto que, por cierto, el gobierno peruano debe tener ya avanzado si es que ha sido consecuente con su voluntad de admitir los requerimientos de refugio que le fueron solicitados al Perú para un número de venezolanos que ahora asciende a 800 mil y que pueden ser mas, pedido hecho directamente a PPK y el presidente Vizcarra por parte del presidente y Secretario de Estado del gobierno del país mas desarrollado de nuestro continente.

***

* El Dr. Gustavo A. Saberbein ha sido catedrático en la UNMSM, fundador de uno de los primeros centros privados de investigación económica y formulación de políticas públicas en el Perú (CIEPA), consultor económico de organismos internacionales tales como la CEPAL, ILPES, ONUDI, Junta del Acuerdo de Cartagena y otros. Así mismo, Saberbein ha sido Viceministro de Economía, negociador de la deuda externa pública peruana, Gobernador del Banco Mundial y Ministro de Economía y Finanzas en Perú. Igualmente, Profesor Asociado, director del departamento de Administración de Negocios, y vicepresidente de la Universidad San Agustín en Chicago. Actualmente se desempeña como Consultor Económico y Conferencista.
Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |