Banner Tuvivienda
Viernes 06 de diciembre 2019   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Domingo 03 de noviembre 2019

Solidaridad con el pueblo de Chile

por: Gustavo Saberbein, PhD
Solidaridad con el pueblo de Chile
Foto: Difusión


Gustavo Saberbein, autor de estas líneas

Entrego con estas   palabras mi profunda solidaridad con el pueblo chileno por haber protestado  en multitudes y sin ambages en contra de la falta de justicia social en su país, la misma que lacera su dignidad y frustra su vivir.

No basta con citar   la producción (PBI) de Chile por  habitante, la importante reducción de su pobreza monetaria, el aumento de su ingreso promedio nacional, o su baja tasa de desempleo, para disminuir o desairar su protesta o para entender a cabalidad la situación en que viven las grandes mayorías de Chile

Para entender lo que pasa en chile es necesario conocer la gran desigualdad que existe en Chile, en el reparto del ingreso nacional y de la riqueza, desigualdad que es una  de las más altas del mundo occidental y de toda Sudamérica.Y hay que conocer. también, otras variables y hechos que poco se mencionan.

Hay que observar igualmente el pesado fardo que  millones de chilenos llevan sobre sus hombros por los  altos niveles  de endeudamiento bancario y de tarjetas de créditos que han adquirido y que ha alcanzado niveles insoportables, forzados a comprar el crédito porque sus ingresos no le alcanzan o inducidos todos los días a comprar por la parafernalia publicitaria de una sociedad absurdamente  consumista.

Hay que contabilizar, por otro lado, los gastos  escondidos que afecta el ingreso  de millones de chilenos, como son los incluidos dentro de los sistemas de cobros de pagos periódicos por concepto de agua, luz, electricidad, servicios telefónicos, cables de televisión, internet y tarjetas de créditos, que por el retraso del pago en un día o más tiempo, penalizan con gravedad el monto total a pagar o sube de manera criminal las altas tasas de interés  que cobran los dueños de las tarjetas de crédito y bancos.

Y si además de todos estos pagos crediticios, agregamos los pagos mensuales que los jóvenes chilenos tienen que realizar por haberse visto obligados a endeudarse para poder pagar los gastos de su educación  universitaria, podremos apreciar  cómo así cientos de miles de chilenos empiezan su vida técnica  y profesional disminuida por el pago prioritario de su deuda estudiantil, que los banqueros otorgan con mano extendida  porque no  corren riesgo financiero alguno dado que  estos créditos cuentan con el aval del Estado.

Por otro lado, el ingreso nacional promedio por habitante esconde la desigualdad, razón por la cual es mejor referirse al ingreso nacional mediano, porque al retirar de la contabilidad el ingreso de los que más ganan disminuye en un 30% o más el ingreso nacional promedio, o mejor aún es el referirse al ingreso por persona distribuido por deciles, en donde será fácil observar el bajo ingreso mensual de millones de chilenos tomando en cuenta el alto costo de vida de Chile.

Pero si además de todo lo dicho, los chilenos observa con frustración cómo la élite chilena, compuesta por  no más de cien familias, maneja el Congreso y prepara las nuevas leyes, de importancia por cierto, y además pregona por todos lados y desde siempre que los impuestos son altos para ellos y sus empresas, de dónde saldrán entonces los fondos para la buena educación y salud pública que reclama el pueblo chileno.

Más aún si la mayoría de chilenos se da cuenta cómo la elite chilena invierte a manos llenas  miles de millones de dólares en el exterior,  porque los chilenos ya no pueden comprar más y porque en los países que invierten pagan menos  impuestos, comenzando por el presidente  de su país.

La frustración alcanza un máximo, cuando el pueblo de Chile comprueba que su élite económica, política o religiosa, goza de privilegios en los juzgados y cortes de Chile, privilegios que no tiene el común de los chilenos. Y que además, en los  altos niveles del gobierno, la corrupción también está presente.

Desazón profunda, cuando por último el pueblo chileno ve cómo la élite chilena los encara y les dice  que si  ellos no son más en la vida es su culpa, porque no se han esforzado lo suficiente, porque les falta estudiar es decir porque son ignorantes, o porque tienen que ahorrar más para salir adelante, pues, !no! El pueblo chileno ya se canso de todo esto y quiere avanzar en libertad y con justicia social, sin que su vida sea una frustración.

Nada que ver con el chavismo, ni con los vándalos que siempre se hacen presentes en toda protesta popular para descargar su rabia social, ni tampoco  con los que desde su dictadura semi caribeña pregonan hoy sin  razón, que todo acto de reivindicación de justicia social en nuestra región es cosa suya. !Faltaba más!

Ante esta clara posición del pueblo chileno, les alcanzo mi solidaridad entera como persona que siempre luchó y lucha por el progreso de su país con libertad, justicia social y cultura, y porque como aprista que soy aprendí desde muy joven a ser solidario con los  pueblos que protestan en contra de la desigualdad  y la opresión, en cualquiera de sus formas.

Chicago, 29 de octubre de 2019.
Gustavo Saberbein, PhD.


****

(*) El Dr. Gustavo Saberbein ha sido catedrático en la UNMSM, fundador de uno de los primeros centros privados de investigación económica y formulación de políticas públicas en el Perú (CIEPA), consultor económico de organismos internacionales, Ministro de Economía y Finanzas del Perú y Gobernador del Banco Mundial. Asimismo, Profesor Asociado, Decano del Departamento de Administración de Negocios, y Vicepresidente de la Universidad San Agustín en Chicago. Es autor de varios libros y numerosos artículos en su especialidad, ha sido reconocido como líder hispano y profesional destacado  por Telemundo y Univision en Chicago. Actualmente se desempeña como Consultor Económico y Conferencista en EEUU.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |