Banner Tuvivienda
Martes 31 de marzo 2020   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Viernes 28 de febrero 2020

María Antonieta y el futuro de Petroperú

Por: ésar Gutiérrez
María Antonieta y el futuro de Petroperú
Foto: Difusión


César Gutiérrez, autor de estas líneas


Mercados financieros serán más cautelosos para nuevas deudas

Luego de la renuncia reciente de Carlos Paredes a la presidencia de Petroperu SAA (PP), queda por ver el tema de fondo que fue origen del impase con la Ministra de Economía y Finanzas, María Antonieta Alva. La pretensión que el Estado se haga cargo de una deuda por 1,500 millones de dólares (MMUS$), de un total de 3,200 MMUS$ de pasivo de largo plazo que tiene la petrolera, según los estados financieros al cuarto trimestre del 2019.

La pesada deuda es más que obvio que traerá problema de pagos en el corto, mediano y largo plazo. En el corto, porque ante la parada de su principal unidad de producción que es la Refinería Talara, que preveo que durará hasta fines del próximo año, la empresa se comportará casi como un importador neto y los márgenes de utilidad habrá que verlos se comportan, no teniendo porque ser optimistas.

Este año y hasta el 2032, la empresa tiene la obligación de pago de intereses de los bonos, que, a las tasas diferenciadas conseguidas, sumarán 104 MMUS$ anuales, a lo que habrá que sumarle el interés del período de gracia del crédito otorgado por la Compañía Española de Créditos de Seguros de Créditos a la Exportación (CESCE), que ascenderá a unos 48 MMUS$ al año, mientras se termine la etapa constructiva. En resumen, por lo menos hasta finales del próximo año, requerirán 152 MMUS$ anuales para pagos de deuda de largo plazo

El esquema de aliviar pasivos de PP, que podría haber sido un canje por una emisión de bonos soberanos, para conseguir una menor tasa de interés y plazos más largos o una capitalización del Estado. No se explicó suficientemente cuál era el esquema; expresaba una preocupación legítima del ex presidente Paredes, de poder honrar compromisos con los acreedores. Él, como hombre de finanzas, era completamente consciente que la deuda es elevadísima, cosa que los funcionarios de planta de la empresa no entienden.

Desde el punto de vista de alivio financiero, el planteamiento de acudir a su propietario, suena legítimo, había algunas dificultades prácticas: las limitaciones de la Ley 30130, relacionada con el Proyecto de Modernización de Refinería Talara (PMRT), donde se da aval a PP para endeudamiento hasta por 1,000 MMUS$, pero a la vez se menciona el autofinanciamiento, a lo que se sumaba la Ley de Presupuesto y Endeudamiento del Sector Público del año 2020. Pero no solo esto estaba sobre la bandeja de pendientes de la ministra María Antonieta, sino también la reducción del déficit fiscal que ya se había relajado en metas para los años 2020 y 2021.

Personalmente, soy un convencido que la prédica que se hizo desde la empresa de poder autofinanciarse y crecer irresponsablemente el endeudamiento, debe honrarse. Deben asumir responsabilidades y de llegarse a un “default” que hagan lo que un privado practica: vender activos o declararse en insolvencia.

Para culminar el PMRT, se dice que se necesitan 600 MMUS$ adicionales de deuda, pienso que es más, pues hay en discusión aún el pago de penalidades por atrasos, donde la cifra en cuestión va desde 187.5 MMUS$ hasta 712.5 MMUS$, hecho escamoteado.

La colocación de bonos en Nueva York, en junio del 2017, donde se obtuvo una tasa de 4,75% para colocación a 15 años, estuvo respaldada en la creencia del mercado que ante un posible “default”, el Estado no abandonaría a su empresa. Hoy con la decisión de la ministra Alva, queda claro que no necesariamente puede ser así y esta señal pesará para una próxima emisión, habrá más cautela de financistas.

 

 

 

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |