Banner Tuvivienda
Viernes 05 de junio 2020   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Miércoles 08 de abril 2020

Prohibido criticar

Por: Fernando Valdivia Correa
Prohibido criticar
Foto: Difusion

Todos quisiéramos en estos momentos seguir con la cotidianeidad vivida antes del quince de marzo pasado. Sin embargo, esta inesperada y temible pandemia nos hizo retroceder confinándonos en nuestras casas, y teniendo que salir de ella en casos excepcionales (ir al mercado) o motivos laborales (en servicios relacionados con la emergencia sanitaria). Así lo entendimos y aceptamos, la gran mayoría.

El gobierno por su parte, lejos de cumplir con la tarea de darnos la seguridad y tranquilidad necesaria, hace todo lo contrario; vale decir, sigue improvisando con medidas populacheras dignas del aplauso mediático pero sin eficacia alguna.

Sabemos que todo medida que limite o restrinja derechos fundamentales debe ser motivada, máxime si viene desde el propio Estado. En los últimos días, el gobierno ha extremado la restricción de nuestra libertad de tránsito, al punto de encerrarnos totalmente en determinadas fechas (domingo, y jueves y viernes santo), bajo el argumento que “hay gente que no cumple”. Más allá que dicha explicación no es suficiente, la interrogante es ¿Qué se esconde bajo el paraguas?.

Un primer punto es la poca o nula información que el propio gobierno brinda. Diariamente, Vizcarra se explaya antojadizamente en generalidades con su encasillado -nuevo- monólogo de “mi gobierno no escatimará esfuerzos…”, bla, bla, bla; mientras que los periodistas presentes no tienen posibilidad de repreguntar (al mismo estilo del Presidente del gobierno español, Pedro Sánchez). Ejemplo de ello fue el anuncio de la entrega de canastas básicas a población vulnerable (pobreza y extrema pobreza) a nivel nacional, provocando vitoreo, anunciando luego que la compra y entrega de dichas canastas por un total de S/ 213 millones estarán a cargo de los cerca de 2000 municipios, entre distritales y provinciales. Titánica tarea de los entes edilicios.

En segundo lugar, el evidente temor a la fiscalización del gasto público. Lo anticipó Nelson Shack cuestionando el proyecto de ley (hoy ley) propuesto por el ejecutivo respecto del control concurrente de gastos derivados del Covid-19. Además de presentarse serias irregularidades en diversas adquisiciones: i) treinta y cinco ventiladores mecánicos para pacientes críticos infectados por esta pandemia en el Hospital de Emergencia de Ate Vitarte por más de S/ 6 millones; y ii) guantes y alimentos por S/ 2 millones para la policía, aclarando el Ministro Morán que no hubo perjuicio pues la orden de compra fue anulada, añadiendo que “Vamos a ser drásticos en sancionar cualquier acto de corrupción”. El propio Morán, luego del reportaje de un medio periodístico que detallaba las pésimas condiciones de salubridad del hospital de la policía donde a la fecha han fallecido 4 efectivos y otros 20 han dado positivos de Covid-19, anunció -recién- la compra de medicamentos y equipos de bioseguridad, asegurando que el nuevo hospital estará listo a fines de este mes. Lejos de acallar las críticas a su sector y al propio gobierno, Morán ha designado a la cesada ex-ministra de Salud Elizabeth Hinostroza como su Asesora. Mérito a la incompetencia.

Como lo hemos señalado anteriormente en este medio periodístico, el gobierno debería empezar por esbozar alguna estrategia a aplicar una vez levantada la cuarentena, citando como ejemplo, contra la delincuencia (el mismo Vizcarra ha dicho que ésta se ha reducido en esta coyuntura hasta en 84%) o en el reordenamiento del sector de transportes (urbano e interprovincial). No obstante ello, persiste en su estilo de confrontación a sus opositores y de polarización entre nosotros (como cuando nos recuerda a diario los miles de detenidos por incumplir cuarentena, y que por culpa de ello estamos encerrados). Coincidimos con Ignacio Camacho cuando refiere “Estamos ante un momento decisivo en el que la necesidad de combatir el virus se puede convertir en la herramienta expansiva del populismo. Y en el que el miedo y la ansiedad por dejar de estar recluidos nos pueden empujar a aceptar los expeditivos métodos del totalitarismo chino” (ABC de España).

Vizcarra quiere callarnos para no criticarlo por su pésima gestión gubernamental. Es nuestro derecho hacerlo y en libertad. Pues, si la libertad tiene algún significado, es el del derecho a decir a la gente lo que no quiere oír (George Orwell).

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |