Banner Tuvivienda
Martes 21 de septiembre 2021   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 02 de septiembre 2021

Lo mejor que podría ocurrirle a Pedro Castillo es...

Por: Fernando Valdivia Correa
Lo mejor que podría ocurrirle a Pedro Castillo es...
Foto: Difusion

Hasta la mañana del viernes pasado, lo mejor que pudo ocurrirle a Pedro Castillo Terrones es que su maltrecho gabinete haya recibido el voto de investidura. Holgadamente diríamos si tomamos en cuenta las proyecciones en días previos en los que incluso se barajó la salida de Guido Bellido de la Presidencia del Consejo de Ministros.

Como era de esperar, el gobierno “agradeció” al Congreso por la confianza depositada, en particular a aquellos partidos (Acción Popular y Alianza Para el Progreso, ambos con 25 votos) que decidieron darle continuidad a este lánguido gabinete. Al otro lado, una cada vez mayor oposición exclamaba ¡Golpe a la democracia!, ¡Traidores!, en clara referencia al resultado obtenido en el hemiciclo.

Lo cierto es que lo acontecido no significará un robustecido gobierno, y menos un triunfo del profesor Castillo. A poco de haber cumplido UN MES (sí, recién empieza), ya su permanencia al frente del país está bastante desgastada. A lo mucho será un respiro, leve y breve.

Entonces, ¿Quién le he dado ese sosiego, y a cambio de qué?. A lo mejor que pudo haberle ocurrido, lo peor que está sucediéndole es la permanencia de su amauta VLADIMIR CERRÓN ROJAS enquistado en el ejecutivo. Su cada vez más notoria influencia en la toma de decisiones en los actos de gobierno, contrastan con la imagen ausente del mandatario, negándose además a dar declaraciones a los medios de comunicación. Un claro ejemplo lo vimos recientemente cuando el premier Bellido le pidió la renuncia al camarada Bonifacio (a mayor entendimiento, el aún actual ministro de Trabajo), siendo aplaudido en las redes sociales por Cerrón, aunque Maraví hizo caso omiso y optó por “poner su cargo a disposición” ante el presidente, colocándolo literalmente “en jaque”, sin respuesta alguna hasta la fecha.

¡Conversar no es pactar!, inmortalizaba esta frase el fallecido líder Ramiro Prialé. Cierto, los votos de AP y APP así lo han demostrado. Inclinaron la balanza y favorecieron al gobierno. Pero, esa tratativa fue al más alto nivel, tanto así que a Bellido lo mantuvieron ausente. En correspondencia, el Presidente se comprometió a realizar los cambios necesarios; sin embargo, con la permanencia asfixiante de Cerrón, entró en la escena política la institución emblema y representativa -por no decir controlada- de la caviarada: El Ministerio Público, disponiendo el pasado sábado el allanamiento de locales de Perú Libre en Lima y Huancayo, y de las casas del condenado por corrupción en Huancayo, en el marco de la investigación preliminar que se le sigue por el caso “los Dinámicos del Centro”. En este escenario, no sería de extrañar que en pocos días la fiscalía solicite prisión preventiva para los investigados, entre ellos Cerrón, y el Poder Judicial otorgue tal medida, logrando apartarlo en definitiva del gobierno. A partir de ahí, como efecto dominó empezarán a salir uno a uno los “cerronistas” enquistados en el gobierno, empezando desde luego por Bellido. Y, como no podría ser de otra manera, ante la falta de “cuadros” para los ministerios, la progresía se ofrecería a ocupar los espacios dejados, recomendando -porque no- a “notables” que les aseguren jugosas consultorías.

Algo de esto debió estar pensando el premier, pues tan solo horas después de haber sido bendecido por la confianza, y ante la serie advertencia del parlamentario Montoya de censurar a ministros, amenazó al Parlamento con utilizar antojadizamente la cuestión de confianza en cada oportunidad que se requiera, aunque luego reculó. Terrible error, pues el Perú de hoy no es el de 2019 y este precario gobierno no es el mismo del mitómano lagarto Vizcarra que inconcebiblemente llegó a gozar de altos índices de popularidad, precisamente por haber cerrado inconstitucionalmente el Congreso.

Nos encontramos entonces entre conjeturas, proyecciones y predicciones ante el silencio sepulcral por parte del Señor Presidente de la República en el relevo de varios titulares de cartera cuestionados por delitos de relevancia nacional como el terrorismo, concluyendo que lo mejor que podría ocurrirle a Pedro Castillo en esta circunstancia es expeler a Cerrón del círculo del poder, así ello conlleve que su mentor sea sacrificado con pena de cárcel.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan