Banner Tuvivienda
Martes 07 de diciembre 2021   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Miércoles 20 de octubre 2021

Narrativas políticas en la nueva normalidad

Por: Mg. Franz Portugal Bernedo (*)
Narrativas políticas en la nueva normalidad
Foto: Difusión

 

Algunos piensan que en el país se habría producido una situación de bicefalía en el gobierno, es decir un gobierno con dos cabezas o dos gobiernos en uno que estarían políticamente en una pugna sin posibilidad de resolución. Otros señalan que en el gobierno se asignan roles a cada uno de los miembros o grupos que componen la coalición de gobierno y que lo cumplen en su ámbito sin que ello signifique un pugna interna que en cualquier momento podría estallar. Sería un juego dialéctico de ejercicio de poder de suma cero. Se dice que, en la teoría de juegos no cooperativos, un juego de suma cero describe una situación en la que la ganancia o pérdida de un participante se equilibra con exactitud con las pérdidas o ganancias de los otros participantes.

En esa situación hay dos narrativas políticas en la escena oficial. Una que presenta un desgobierno total, sin rumbo político y en crisis por la intervención nefasta de PL, con Cerrón a la cabeza que tendría un poder casi absoluto y un presidente títere de las ambiciones políticas del líder del partido que no tiene empacho de manipular los hilos del poder y a Pedro Castillo. Además, el gobierno estaría infiltrado por Sendero Luminoso o por sus restos expresados en el Movadef y el CONARE que se organizan en el nuevo sindicato magisterial y que avanzan en constituir su propio partido. Por su parte, Pedro Castillo prefiere guardar silencio y evade la prensa y espera pacientemente el desenlace de las pugnas políticas para tomar una decisión.

La segunda narrativa muestra un gobierno que ha formado una coalición de intereses en los que se negocia los espacios y roles políticos en el gobierno y que a pesar de las críticas utiliza muy bien el juego político con la derecha que es extremadamente torpe, lo cual favorece al gobierno. En cada momento se lanza twitters que los mueve en la dirección deseada en un proceso de desgaste que permite el ejercicio de gobierno pese a sus limitaciones. Consigue, por ejemplo, el voto de confianza del gabinete Bellido, sostener a los ministros más cuestionados y mantener a raya los intentos del juego de la vacancia presidencial, logran, en algunos casos, el apoyo de sectores sociales a quienes les han ofrecido resolver sus problemas. El esfuerzo por pintar una situación de crisis política y el desgobierno total no funciona. Allí están las encuestas de IEP, Datum y otros que muestran que Lima no es el Perú y que el gobierno tiene apoyo.

Sin embargo, la cohesión que permitió nuclear a la izquierda y vastos sectores sociales del sur andino, en particular, tras el liderazgo de Pedro Castillo y en contra de la extrema derecha comienza a mostrar fisuras al no abrir las compuertas para su amplia participación en el proyecto político de Perú Libre. Están a la expectativa y si no ven resultados lo abandonarán. Las críticas comienzas a tomar forma sostenida y son más importantes que las expresadas por la derecha y la prensa concentrada que se han quedado con la letanía del anticomunismo y el chavismo de la campaña electoral que solo ellos creen y algún despistado.

No hay ninguna posibilidad objetiva en el Perú de ir hacia una chavismo o cubanismo. No hay bases objetivas ni subjetivas para ello. No es factible repetir los modelos fracasados de lo que Rudolf Baharo llamo el socialismo realmente existente del siglo pasado. Ello no quiere decir que se dejen las banderas de la igualdad, fraternidad, justicia social y libertad que dieron origen a las propuestas de transformación social para el ejercicio pleno de la vida social. Es cierto que hay un fermento social radical que esta creciendo desde hace tiempo y que no son precisamente los restos de Sendero.

La conformación de las listas para las elecciones regionales y municipales será el momento en que se expresarán con mayor fuerza las discrepancias al interior de las fuerzas políticas y sociales que llevaron al triunfo de Pedro Castillo. Perú Libre cree que fue el partido el que llevó al triunfo electoral. Nada más equivocado. Si sigue en esa dirección la derrota electoral de Perú Libre será la lección que recibirán a la soberbia política. Mientras la derecha parlamentaria continuara con su campaña de desgaste del gobierno teniendo como norte la vacancia presidencial. Tratan de demostrar que son el primer poder del Estado o que tienen el apoyo del pueblo. Sin embargo, hay aun un sector del parlamento que vacila frente a la amenaza de la presentación una cuestión de confianza. Lo que todos sabemos es que los congresistas no van a tener una confrontación directa con el gobierno y perder sus curules. Ni hablar. Ya probaron el sabor del poder y la comodidad del económica que ello brinda.

Si Perú Libre piensa que el parlamento va a pisar el palito de las dos cuestiones de confianza para disolverlo están muy equivocados. Los propios parlamentarios de gobierno son ahora los fieles guardianes del fuero parlamentario, aunque usted no lo crea. Ya aprendieron la lección del anterior parlamento disuelto.

Finalmente, Pedro Castillo esta observado, cómodamente desde palacio, hasta donde se puede estirar la pita en el juego político con la derecha extrema y el vacilante centro. Hay un cálculo político que aprendió en la lucha sindical y que está explorando en su nuevo espacio de poder.

(*) Sociólogo, profesor de la UNMSM, presidente del Instituto Gobernancia y director del programa de radio PERÚ 2030.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan