Banner Tuvivienda
Miércoles 26 de enero 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 29 de noviembre 2021

¿Por qué la ultraderecha viola su propia Constitución?

Por: Arturo Ojeda
¿Por qué la ultraderecha viola su propia Constitución?
Foto: Arturo Ojeda

 

Las bancadas representantes de la ultraderecha plantean una moción de Vacancia que viola totalmente la Constitución de 1993. Sus voceros pretenden llamar al Presidente de la República para que dé cuenta al Congreso de sus acciones como Jefe de Estado. Esta posición resulta totalmente inconstitucional, dado que quien responde políticamente de las acciones del Ejecutivo es la Presidencia del Consejo de Ministros en la política general y cada ministro en los aspectos correspondientes a su sector. No hay asidero jurídico alguno a esta suerte de “interpelación presidencial”. Es decir, lo que pretenden hacer es una evidente violación de la Constitución, tanto de la actual como de la anterior (1979).

Empero, para ellos, no hay falta alguna. En clara demostración de su arbitraria ley del embudo. Lo ancho para sí y lo estrecho para sus adversarios. Ello va de la mano de un nefasto plan para el derrocamiento “constitucional” del gobierno y la convocatoria a una nueva elección presidencial, en clara actitud de desconocer el dictamen del pueblo, quien eligió para bien o para mal a un gobierno con una mayoría mucho más que superior a la de un voto, entre el primer y segundo lugar. ¿Qué poder tiene un grupete de parlamentarios para alterar la voluntad popular? ¿Si eso tratara de hacer el Presidente de la República, sí podría ser destituido.

¿Pueden los congresistas arrogarse una facultad que no tienen sino para una situación específica extrema? Hoy, los sediciosos encubren su accionar, bajo la figura de “permanente incapacidad moral”. LO risible, es que no presentan prueba documental alguna que involucre personalmente al primer mandatario! Siendo que justamente contra ese tipo de acusaciones es que la propia Constitución establece con claridad que el Presidente de la República goza de inmunidad hasta el fin de su periodo. Los golpistas violan este principio, poniendo en cuestión la propia vigencia de la constitución que dicen “defender”.

Los titiriteos

Detrás de este intento de golpe de Estado encubierto, uno más desde que empezaran las investigaciones por los sobornos de Odebrecht a diversidad de gobiernos de los últimos 30 años, están los oligopolios que tiemblan ante el solo hecho de perder el control de la actividad minera extractiva, el debilitamiento de los oligopolios financieros, la quiebra de los oligopolios comerciales importadores que afectan a las industrias textil y de calzado nacionales. He ahí la nueva oligarquía, que al igual que 1947 y 1948 complota contra la Democracia, usando al Parlamento. Encontramos los mismos apellidos, son los descendientes, de la vieja oligarquía, reaccionaria y antinacional.

Se complementa el cuadro, con los políticos corruptos que están temblando porque ya se acerca el momento de rendir cuentas a la justicia, por sus actos de corrupción en los últimos 30 años, sea en el Ejecutivo o en el Congreso. Estos delincuentes de cuello blanco, aspiran a que un nuevo gobierno declare una suerte de amnistía política contra la “persecución caviar”. Tratan así de politizar casos que son eminentemente judiciales.
Así pues, conciudadanos, no es ni la “defensa de la Democracia ni de las libertades”, los verdaderos móviles del intento de golpe de Estado parlamentario, que se “votará “ el 7 de diciembre próximo. Sino la defensa de intereses económicos de grupo, el de los directos responsables de la situación económica y política del país, así como defender la libertad de sus operadores políticos venales.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan