Banner Tuvivienda
Miércoles 25 de mayo 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Miércoles 08 de diciembre 2021

El largo camino hacia la dignidad

Por: Grover Pango
El largo camino hacia la dignidad
Foto: Difusión


Hay quienes creen que la corrupción es un mal inherente al ser humano. Tanto así que los historiadores encuentran nada menos que en Demóstenes, gran orador y político ateniense del siglo IV a.C., el primer caso de una conducta incorrecta. Es tal la magnitud de su nefasta acción que hoy existen Índices de Percepción de la Corrupción para el mundo entero; por ellos sabemos que los países más corruptos serían Sudán del Sur y Somalia, teniendo a Venezuela en el mismo grupo. Penosamente Perú no está tan lejos como quisiéramos.

Actores fundamentales en el ejercicio de la cosa pública de hoy son los partidos políticos, los organismos no gubernamentales y los medios de comunicación, de preferencia. Entre ellos se ejercen los pesos y contrapesos de la dinámica social o por lo menos así debiera ser. Lo preocupante es que estos organismos, en demasiados casos, han sido víctimas de aquello que debieran no consentir o combatir.

Conforme a lo que constatamos día a díanos amenazaun posible “acostumbramiento”, en buena medida derivado de convicciones deplorables: que los peruanos siempre fuimos así, que la política es una cochinada en todas partes o que en verdad no existen ideales sino solo intereses.

Necesitamos armarnos de paciencia y de voluntad para encontrar y cimentar el largo camino hacia la dignidad que necesitamos. En dicha tarea ojalá pudiéramos ya mismo poner en valor dos acciones: la primera es construir una institucionalidad nueva y limpia por donde nos toque caminar; la segunda es practicar y difundir el respeto a la palabra empeñada. Hay quienes creen que hacen falta más leyes para castigar. Otros creemos en actitudes por practicar.

 

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan