Banner Tuvivienda
Lunes 23 de mayo 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 09 de diciembre 2021

Guerra civil incruenta

Por: Gustavo Saberbein Chevalier
Guerra civil incruenta
Foto: Difusión

 

El Peru vive hoy, con gran perjuicio para las grandes mayorías, una guerra civil incruenta desde el 28 de julio de 2021.

Esta guerra civil tiene sus prolegómenos en los años políticos 2016-2020, con los presidentes PPK, Martin Vizcarra y Manuel Merino.

El motivo de esta guerra civil en nuestro país es nada más y nada menos que la disputa por el poder nacional, poder que se ejerce desde el Ejecutivo y también desde el Congreso Nacional y el Poder Judicial.

Es una lucha entre el Perú oligárquico neoliberal y el Perú serrano antineoliberal debido a que, por primera vez, en los últimos doscientos años, el poder serrano ha alcanzado, por la vía democrática, la conducción nacional, con el profesor Pedro Castillo como presidente.

Se trata de un hecho histórico de gran connotación, que el poder oligárquico no acepta, razón por la cual los oligarcas y sus sirvientes quieren vacar al presidente Castillo lo antes posible.

El Perú oligárquico defiende su proyecto de sociedad neoliberal, proyecto aplicado en los últimos 30 años, el mismo que nos trajo década y media de crecimiento económico alto y reducción de la pobreza pero, lastimosamente, fue un crecimiento económico con desigualdad de ingresos y abandono de la salud, educación, seguridad ciudadana e innovación tecnológica.

Es por esta razón que no se puede hablar de una década y media de desarrollo, sino sólo de un tiempo de crecimiento económico alto, 5% o más, período que se concentra en el segundo gobierno de AGP, 2006-2011.

Es increíble que mientras en casi todos los países del capitalismo occidental existe hoy un rechazo al neoliberalismo o capitalismo salvaje, en el Perú los oligarcas y sus servidores luchen hoy por reponer en nuestro país el neoliberalismo.

Más aún, es inconcebible que un sector caduco del aprismo, que tuvo en sus manos la dirección del PAP en los últimos años apoye la vacancia del presidente Castillo y el retorno del neoliberalismo.

En los hechos, este sector del aprismo ha sepultado, políticamente, el legado de Víctor Raúl Haya de la Torre y ha asumido como doctrina el capitalismo salvaje.

Nos queda a todos nosotros, defensores de la doctrina aprista y sus planes de desarrollo, mostrar a la población que lo que está en juego en el escenario político nacional es la lucha entre el Perú oligárquico y el Perú Serrano.

Un Perú serrano que, por razones circunstanciales, conduce Pedro Castillo con su politica de desarrollo dada a conocer en Octubre de 2021 y con la política general gubernamental expuesta por la presidenta de Consejos de Ministros, Mirtha Vásquez, en la sesión de investidura del Gabinete Ministerial ante el Pleno del Congreso en Agosto de 2022.

Por otro lado, los apristas tenemos doctrina y propuesta de desarrollo nacional propio, expuestos en el Programa Mínimo del PAP de 1931 y los Planes propuestos por nuestros candidatos presidenciales en los años 2001, 2006 y 2016, entre otros.

Ya es hora, pues, de desenmascarar a los falsos apristas que están confundiendo al pueblo y alineándose con el fujimorismo neoliberal y comparsa, concentrado en Fuerza Popular de Keiko Fujimori, Renovación Popular de Rafael López y Avanza país de Hernando de Soto.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan