Banner Tuvivienda
Miércoles 25 de mayo 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 20 de diciembre 2021

El sueño del niño y el árbol

Por: Grover Pango Vildoso
El sueño del niño y el árbol
Foto: Difusión

grover_german@yahoo.es

Es triste comprobar que vivimos tiempos en los que es usual tener malas noticias. Por fortuna –aunque sea muy lejos- ocurren sucesos que nos permiten soñar con lo que algún día pudiésemos hacer.

En el estado indio de Rajastán, en el pueblo de Piplantri, se tiene por costumbre celebrar el nacimiento de los niños con rituales diferenciados: a los varones se los celebra con danzas e invocaciones divinas; a las mujeres plantando árboles. La información existente precisa que por cada niña que nace se siembran 111 árboles, con lo cual se les busca asegurar su futuro sustento en tareas básicamente agrarias.

Ojalá entre nosotros se sembrara siquiera un árbol por cada niño que nazca, mujer u hombre. Ojalá los municipios reservaran espacios con esa finalidad, en especial donde hay amenaza de desertificación. Ojalá que en aquellos barrios donde existen veredas con jardines cada familia se ocupe de sembrarlos y cuidarlos, regándolos con el agua con que se lavan los alimentos. Ojalá comprendiéramos que la forestación purifica el aire y genera nuevos y mejores microclimas.

No deja de llamar la atención que los peruanos, agradecidos y orgullosos de la Pachamama, vayamos perdiendo el apego por las especies forestales. Creo que una hermosa metáfora de la vida humana está en el brote, crecimiento y maduración de cualquier especie botánica, con el agregado de su valor alimenticio o utilitario.

Pienso en mi tierra, Tacna, amenazada desde siempre por la aridez, y al saber que anualmente nacen aproximadamente 6,900 niños, quiero soñar en que el próximo año nos hemos propuesto sembrar, regar y cuidar ese número de árboles. Aunque fuese la décima parte.

 


Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan