Banner Tuvivienda
Miércoles 25 de mayo 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Domingo 26 de diciembre 2021

"Nuestro tiempo": mi agradecimiento a Hugo Neira y Agustín Haya de la Torre

Por: Gustavo Saberbein Chevalier
'Nuestro tiempo': mi agradecimiento a Hugo Neira y Agustín Haya de la Torre
Foto:Difusión


Por medio del presente texto, expresó mi agradecimiento a Hugo Neira y Agustín Haya de la Torre, por sus elocuentes comentarios sobre mi último libro "Nuestro Tiempo", aparecido recientemente. 

Mi último libro, Nuestro Tiempo, aparece en un momento crítico, debido a la crisis internacional del neoliberalismo como modelo de desarrollo y a la aparición de una pandemia que asola la humanidad desde comienzos de 2020. 
 
En mi libro, de 542 páginas y 29 capítulos,  narro los hechos más importantes que tuve a lo largo de mi vida, como estudiante escolar en Lima, Iquitos y Tarma en los años 1950 y como joven universitario en la Universidad Nacional de ingeniería (UNI) de Lima, en donde me titulé como ingeniero mecánico y eléctrico en 1968, y en la Universidad de Grenoble en Francia, en donde me gradué como doctor en Economía del Desarrollo, en 1973.   
 
Cuento, también, en mi libro, las principales experiencias que  gané cuando trabajé como profesional y político en Lima, Paris y Chicago, entre los años 1973 y 2020, 47 años, tal como, por ejemplo, en el Instituto Nacional de planificación (INP), el ministerio de Industria y Turismo (MIT), el Centro de investigación económica para la acción (CIEPA), el ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el Instituto Peruano de Economía Aplicada (IPEA). 
 
Narro asimismo en mi libro mis  experiencias como catedrático, consultor y vicepresidente de la Universidad San Agustín en Chicago, EUA. La única universidad bilingüe, español/inglés, en EUA. 
 
Una  Universidad en la que los hispanos sacan provecho porque comienzan a estudiar en español su carrera y la terminan en inglés.  
 
Una casa de estudios al servicio de los trabajadores hispanos que estudian y trabajan todos los días hábiles de la semana, lo cual me hizo recordar con gran alegría la propuesta de universidades populares hecha por VRHT y José Carlos Mariátegui. 
 
En mi libro “Nuestro Tiempo”, escribo igualmente sobre el importante hecho de haber podido estudiar satisfactoriamente mi educación primaria, secundaria y universitaria, en colegios públicos y universidades del Estado, con buenos profesores, excelentes locales y grandes centros deportivos.  Con profundo amor realicé mis estudios en la gran unidad escolar Alfonso Ugarte y Guadalupe en Lima, Óscar R Benavides en Iquitos  y San Ramon en Tarma . 
 
Recuerdo con nostalgia a mis  compañeros de estudios de la UNI, entre ellos, Carlos Esteves+, Eduardo Houghton+, Pablo Carreño, Ulises Huamán, Luis del Carpio y Fernando Parodi, así como también a mis compañeros de ideales, entre ellos, Javier Tantaleán, Osvaldo Morán y Fernando Arias.
 
En pocas palabras, narro la oportunidad de haber tenido una educación envidiable, que, debo decirlo, no   encuentro en la educación actual, la misma que, ciertamente, tenemos que mejorar tanto en su contenido como en lo relativo a su cuerpo docente. Probado está que el desarrollo de los pais está estrechamente vinculado a la educación. 
 
Así mismo, escribo  sobre determinados hechos excepcionales, sucedidos en mi país, el Perú, tales como el proceso de nacionalización de la banca, anunciada por Alan García en su Mensaje a la nación, desde el Congreso, el 28 de julio de 1987, incluyendo los detalles de una reunión en el ministerio de Economía y Finanzas (MEF), al día siguiente del anuncio de la estatización de la banca, con el banquero Dionisio Ramiro Seminario, en ese entonces presidente del Banco de Crédito.
 
Narro también, como así el presidente Alan García impidió el  triunfo presidencial del candidato aprista, Luis Alva Castro, en las elecciones presidenciales de 1990, por su apoyo al candidato Alberto Fujimori, apoyo de Alan García que incluyó   la creación de un diario ad- hoc, dirigido por el conocido periodista y escritor Guillermo Thorndike. 
 
Luis Alva Castro pudo muy bien haber sido presidente del Perú en julio de 1990. Con lo cual hubiésemos tenido 10 años continuos de gobierno aprista, sin recortar la posibilidad de que AGP postulase como candidato presidencial en el año 1995 y gane. 
 
Escribo también sobre el suicidio  de Alan García con el fin  de evitar su degradación pública previamente programada por miembros antiapristas de la Fiscalía, así cómo su  demonizacion por parte de los adinerados y su prensa durante la mayor parte de su vida, igualmente, la implacable investigación hecha por la Comision de la Verdad en tiempos de Humala y algo importante, el avance de la enfermedad que sufría desde joven, que cíclicamente lo impulsaba a  ser capaz de acometer los  mayores desafíos que se le presentaban  para luego  deprimirse e incluso, en un momento determinado, atentar contra su vida, como resultado final de sus desórdenes bipolares, tal como el Embajador de EUA informó por ese entonces. 
 
Así mismo, describo en mi libro, los nefastos resultados obtenidos con el Fujishock de precios aplicado por el presidente Albertoe Fujimori el 8 de agosto de 1990, con el fin de bajar la inflación rápidamente e imponer con el neoliberalismo en el Perú, un modelo de desarrollo que devaluó los valores ciudadanos,  deterioró la salud, la educación, la seguridad ciudadana y aumentó el sector informal, al tiempo que hizo más desigual al Perú. 
 
Cabe señalar que Alberto Fujimori aplicó el modelo neoliberal con la fuerza de una implacable dictadura que persiguió a los más importante líderes políticos, sometió el BCRP, la Contraloría, el Ministerio Público, el poder judicial, el Jurado Nacional de Elecciones y el Congreso Nacional, entre otras importantes instituciones democráticas. 
 
Lamentablemente, la corrupción se extendió y profundizó con el gobierno de Alberto Fujimori, al punto en que hasta hoy quedan fuertes rezagos de la corrupción en las oficinas de adjudicación de obras públicas de talla menor y también en cuanto a las adjudicación de grandes obras publicas realizadas por el sector público, algunas de ellas con un valor de miles de millones de dólares. 
 
En mi reciente libro, escribo, igualmente, como así Fujimori usó el Fujishock — que deprimió el empleo, los salarios y multiplicó la pobreza en un solo día — con el fin de bajar la alta inflación que heredó del gobierno de García, de manera rápida, pero que terminó resultando un total fracasó, porque al presidente Fujimori, con su Fujishock, le tomó 7 años bajar la hiperinflación al nivel de 1 dígito anual, en vez de hacerlo en pocos meses, tal como previó. Un gran contraste con  lo sucedido en Brasil en 1993, cuando con un plan heterodoxo el presidente Enrique Cardoso  bajo la hiperinflación de su país, de 45% mensual, a sólo 1 dígito anual,  en tan solo siete meses. 
  
Cuento, así mismo, el asalto con armas de fuego que sufrí en marzo de 1997, por parte del fujimontenismo, en momentos que entraba a  mi casa  con mi esposa Dora e hijo mayor Gustavo, luego de asistir a una cena con motivo del cumpleaños de su madre, así como también el asalto con armas de fuego y el asalto que sufrí por parte de  Sendero Luminoso (SL), cuando era Ministro de Economía y Finanzas y me encontraba comiendo con mi esposa en un conocido restaurante de Monterrico, el Pabellón de Caza, en 1988.
 
El mi libro “Nuestro Tiempo”, narro también, con detalles no publicados hasta ahora, el secuestro que sufrí por parte del MRTA, en momentos que asistía a una importante celebración en la residencia del embajador del Japón, junto con otras 600 personas, en diciembre de 1996. 
 
En este secuestro masivo que acaparó la atención mundial cuento mis diálogos con el líder terrorista Néstor Cerpa, con  el  propósito de liberar a gran parte de los retenidos en contra de su voluntad y de lograr el suministro de medicinas a los  secuestrados que las tomaban todos los días, entre otros sorprendentes entretelones. 
 
Escribo también, en mi libro, sobre la formación y desarrollo de la concertación de partidos políticos que se inició a comienzos de 1997, coordinado por el Ing. Gustavo Mhome Llona+, con el fin de procurar la caída de la dictadura de Fujimori y el regreso de la democracia. 
 
En ese entonces, escribí, se trataba de lograr en el Perú una concertación política similar a la que en Chile trajo abajo la dictadura de Augusto Pinochet en 1990 y sentó las base para 20 años de gobiernos democráticos progresistas, con los presidentes Patricio Aylwin, Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Michelle, entre 1990 y 2010, 20 años de gobiernos democráticos progresistas que asentaron  el sistema de partidos y el fortalecimiento de los políticos en Chile.
 
Y todo ello, en sentido contrario a lo que pasó en el Perú, durante 12 años de gobierno militar reformista y más  de diez años de gobierno del presidente Alberto Fujimori, un periodo de 22 años de gobierno autoritario en el que se predicó y actuó en contra de la democracia representativa. 
 
Sostengo en mi libro  “Nuestro Tiempo” que, debido a la ruda prédica anti partidos de Alberto Fujimori y de su persecución a líderes políticos,  a partir del año 2000 se eligieron presidentes en concordancia con  la tesis fujimorista, altamente difundida por los medios de comunicación que sostiene que, es  importante  contar con caras nuevas en el escenario político nacional para salir adelante. 
 
En este contexto, fueron elegidos  como Presidente del Perú, con “caras nuevas”, Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Martín Vizcarra. Caras nuevas, sin partidos organizados ni ideología política definida que, en la practica, dejaron mucho que desear.
 
 Dichos presidentes, tuvieron serias deficiencias en el campo de la gestión publica y en el campo de la honestidad, razones por las que hoy vivimos,  una grave crisis política y de valores, que hace daño al crecimiento económico, el desarrollo social y la proyección del Perú en el largo plazo. 
 
Finalmente, escribo en mi libro sobre mi mudanza a Chicago, Estado de Illinois, EUA, debido a la persecución y ataques que sufrí por parte del fujimontesinismo, habiendo hecho  carrera como educador en la Universidad San Agustín de chicago, en donde me desempeñe, primero, como catedrático de Economía y luego como vicepresidente de dicha universidad. 
 
Mi libro no es una biografía en términos tradicionales. Es una aproximación a mi vida en el contexto de los hechos más importantes que marcaron el Perú y el mundo desde  1945 hasta hoy. 
 
Todos  los que lo lean tendrán  la oportunidad de recorrer hechos excepcionales ocurridos durante los últimos 75 años de nuestra historia, teniendo la oportunidad de poder identificarse  con todo o parte de lo que yo escribo sobre este periodo, que es el más exitoso de nuestra vida Republicana, a pesar de la crisis que vivimos en la actualidad.
 
En la ciudad de Chicago trabe  relación profesional con otros economistas de EUA, así como con políticos y dirigentes de grandes sindicatos, todo lo cual me permitió conocer mejor la democracia de EUA  y su desarrollo  a lo largo de la historia, incluyendo las causas, daños  y efectos favorables en el devenir estadounidense de la costosa y encarnizada guerra civil. 
 
En mi libro analizo con espíritu crítico, desde  la ciudad de Chicago, cuna de las 8 horas, los gobiernos de Barack 2008-2016 y Donald Trump 2016-20 y me pronuncio también sobre la situación por la cual atraviesa el Perú.   
 
Soy  consciente de la grave crisis que vive actualmente mi país . Sin embargo y por varias razones sostengo que,  a pesar de todo, el Peru no está perdido. 
 
Superaremos  la crisis actual, tal como salimos adelante en las cuatro grandes crisis republicanas anteriores: la crisis post independencia de 16 años,  la crisis post guerra con Chile de 15 años, la crisis post quiebra de la Bolsa de Valores de Nueva York  de 16 años, la gran recesión de los años 1930 de 20 años y por último, la crisis post gobierno militar militar reformista de 12 años. 
 
Reitero, pues, con gran convicción y fundamento que el Perú no está perdido. Y más temprano que tarde se encaminará hacia el desarrollo. 
 
Para que ello sea posible, debemos unirnos todos los que anhelamos construir un Perú justo, libre y democrático. 

 
***

Aquí puede usted encontrar el portal de Amazon: www.amazon.com

 
Hecho esto, solo le queda escribir  en dicho portal mi nombre : Gustavo Saberbein; para  con ello encontrar mi libro. 
 
Y aquí, puede usted ubicar, si ese es su deseo, la aplicación gratuita digital de Kindle para su iPhone, tableta o PC,si usted no tiene esta aplicación que no ocupa mucha memoria :
 
https://www.amazon.com/kindle-dbs/fd/kcp/ref=
Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan