Banner Tuvivienda
Lunes 23 de mayo 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 20 de enero 2022

Los augurios sobre el teatro

Por: Grover Pango Vildoso
Los augurios sobre el teatro
Foto! Difusión


Todos sabemos que se llama Teatro a aquel lugar especial donde se ofrecen actividades escénicas y culturales, en general. También se llama Teatro a aquel arte con el que los seres humanos reproducimos –o inventamos- hechos que resulten impactantes para quien los observe. El escenario y el arte se llaman de la misma manera.

Como todo arte, el teatro ha evolucionado en sus dos conceptos desde sus orígenes en la antigua y grande Grecia (siglo V a. de C.) hasta su versión contemporánea, distinta en diseños, estructuras, técnicas y expresiones. Tal vez uno de los momentos de mayor tensión para este arte se produjo con la popularización del cine sonoro, hace casi un siglo, cuando se temía que el público -hipnotizado por la magia del cine- abandonara las salas teatrales. Pero no fue así; el teatro siguió con la incomparable fascinación de la cercanía, donde no hay mediación entre los actores y el público que los tiene tan cerca. Tampoco la televisión y más recientemente internet con sus encantos han logrado disolver aquel rito incomparable de “ir al teatro”.

Empero, estos tiempos de pandemia y reclusiones lo amenazan nuevamente en sus dos manifestaciones, pero especialmente como edificio o lugar de encuentro. Corren peligro los actores con su inevitable cercanía y también el público que, con su presencia, hace realidad el éxito que significa tener “la sala llena”.

Funestos agoreros anuncian la muerte de los escenarios teatrales y de paso todo tipo de auditorios. Quizás, y para comprobar que el tiempo es circular, tengamos que volver a los hermosos espacios abiertos como el teatro de Epidauro en Grecia o el de Arlés en Francia. Pero el Teatro no morirá.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan