Banner Tuvivienda
Miércoles 10 de agosto 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Viernes 24 de junio 2022

Vizcarra, el rey de la impunidad

Por: Fernando Valdivia Correa
Vizcarra, el rey de la impunidad
Foto: Difusion

En plena audiencia judicial, el representante del Ministerio Público, Osías Germán Castañeda Neria, declaró “respecto a si salió con la señorita …, si se reunió en el hotel, si fue infiel o no, señora magistrada. Pero en ese orden de ideas, lamentablemente tenemos que decirlo. Si miente para salir con una persona que no es su esposa, ¿Porqué no mentir a la justicia?”. En respuesta, un indignado Martín Vizcarra Cornejo refutó “No señor fiscal, usted debería regular su comportamiento y su forma de actuar. No voy a permitir su infamia”.

 Desde su destitución en noviembre de 2020, Vizcarra Cornejo ha sido inhabilitado en dos oportunidades por parte del Congreso de la República, estando impedido de ejercer la función pública hasta por 10 años (el escándalo del vacunagate y conflicto de intereses cuando fue GORE Moquegua). Asimismo, enfrenta procesos judiciales relacionados con actos de corrupción. Y es precisamente en uno de ellos que tiene mandato de comparecencia con restricciones (prohibición de ausentarse de lugar de residencia sin autorización). En ese escenario, pidió permiso para realizar actos proselitistas en la ciudad imperial. Extrañamente se lo concedieron. Y, aprovechándose indebidamente de esa situación, optó por reunirse en secreto con una fémina (por obvias razones omitimos su nombre) y presuntamente tener aquello que coloquialmente se conoce como un “encuentro clandestino”. 

Ante la escalada de rumores, la aludida dama salió al frente de las acusaciones, sin confirmar ni negar los hechos, aunque haciendo hincapié que se trató de asuntos privados. Y razón no le faltó

Más allá del escándalo suscitado, cabe dos interrogantes: ¿Tiene alguna connotación legal (judicial) lo ocurrido?,y ¿A quién beneficia esta barahúnda?. Previamente, hagamos un poco de memoria, y vayamos un tanto atrás. En mayo de 2020, con una creciente popularidad estalló una zapatiesta: Ricardo Cisneros, o mejor conocido como Richard Swing, habría cobrado cerca de US$ 50 mil por asesorías fantasmas en el Ministerio de Cultura, presuntamente con influencia directa del exmandatario. De inmediato empezó la cacería de brujas y presurosamente se dictó detención preliminar contra este y otros funcionarios de dicho sector. Fue el tema de día, de la semana, y hasta del mes; sin embargo, al poco tiempo el mismo Poder Judicial anuló la detención, y Vizcarra continuó destrozando el país, hasta que felizmente 105 valientes patriotas representados en el Parlamento lo defenestraron. En paralelo, la prensa y las redes sociales sugirieron un presunto affaire entre Vizcarra y Swing, provocando el morbo ciudadano, y distrayendo -hasta hoy- el proceso judicial contra el otrora amigo del mitómano exgobernante. Dos años después vuelve a sonar una batahola que involucra -nuevamente- a Vizcarra, apartando del escenario político el resultado (o por lo menos algún avance) de su situación legal. 

A eso apela el entonces precario inquilino de Palacio de Gobierno. Un tipo sin escrúpulos, capaz de hacer muchas cosas únicamente en beneficio propio. No es de extrañar que hubiera sido él mismo, el encargado de filtrar la información sobre su presunto adulterio, al victimizarse de la intromisión en su vida íntima. Y eso es verdad. Pero seamos claros, y esto a continuación no es desearle mal a persona alguna. En cualquier otra circunstancia y/u otro personaje político (sobre todo de oposición al régimen) ya existiría prisión preventiva de hasta 36 meses, incluyendo el repudio generalizado. 

Vizcarra es sinónimo de impunidad. No interesa de qué se le acuse, ni con qué elementos probatorios la justicia cuente. Ni el aborrecimiento que genera. Siempre se sale con la suya, logrando distraer la atención mediática de lo importante a lo banal, así tenga que sacrificar su propia intimidad, la de su familia, y/o la de su entorno. Y esto último es posible únicamente porque hasta la fecha hay favores que le deben ciertos personajes políticos o de medios de comunicación; o porque en el país somo bastante tontos. Es de seguro que lo segundo no es lo correcto.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan