Banner Tuvivienda
Martes 27 de septiembre 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Viernes 22 de julio 2022

Lilia, un silencio nada inocente

Por: Fernando Valdivia Correa
Lilia, un silencio nada inocente
Foto: Difusion

La semana que transcurrió, doña Lilia Paredes Navarro se presentó en el Parlamento para atender la citación formulada por la Comisión de Fiscalización relacionada con las presuntas irregularidades por parte de su hermana Yenifer al haber ofrecido obras de saneamiento en el distrito de Chadín (Cajamarca), además de haberse reunido durante más de cinco horas en agosto pasado con el empresario Hugo Espino en Palacio de Gobierno. En cada una de sus intervenciones, la profesora Paredes puntualizó que “…. por recomendación de mi abogado defensor me abstengo totalmente en declarar”. A la salida del hemiciclo, su letrado refirió que “existe un derecho humano que todo ser humano por su condición se llama derecho a guardar silencio, no se constriñe, no se limita solo a los procesos judiciales, a los juicios orales, a las investigaciones fiscales, a las investigaciones policiales, sino que también trasciende sus efectos al fuero parlamentario”. Dos meses antes, la señora Lilia fue citada al Ministerio Público para declarar por la presunta falsificación de la tesis que elaboró conjuntamente con su esposo, el aún mandatario Pedro Castillo Terrones. Ahí, delante de la fiscal no solo se negó a responder, sino que impidió que la titular de la acción penal formulase las preguntas. Por esto último, se le levantó un acta por obstrucción a la justicia. 

En paralelo a la manifiesta negativa por parte de la señora Paredes, el célebre humorista Carlos Álvarez fue denunciado de racista al haberla parodiado en un programa periodístico. Hasta el entrevistador caviaron Jaime Chincha se vio sorprendido por estas críticas señalando “yo creo en el humor político”. En su defensa el comediante agregó que “parece que el humor político es incómodo para este gobierno”. Completamente de acuerdo, aunque queda claro que la pretendida defensa del gobierno a la cónyuge del Presidente es en realidad un pretexto para confundir y/o distraer a la población de las acrecentadas denuncias de corrupción que cada día que transcurre comprometen más al propio Castillo Terrones. 

El problema es que no solo se trata de su familia política (Fray y Gianmarco, sobrinísimos de Pedro Castillo), o de la nombrada Yenifer (que por cierto recién se ha puesto a derecho en la fiscalía), sino además de varios familiares cercanos a ella. Como reseña el diario Perú21Del lado de la primera dama, Lilia Paredes, están los Oblitas Paredes, donde figuran Fany y Rudbel, la primera con dos órdenes de servicio en el MTC y el segundo también envuelto en el caso de las licitaciones ilegales”, entre otros cuestionados allegados. 

Es cierto que el acogerse al silencio es un derecho, aunque también lo es para los 33 millones de peruanos el conocer la verdad de los hechos que vienen ocurriendo (irregularidades y/o presuntas ilegalidades que sindican directamente a su consorte), incluyendo a los cientos de compatriotas que ilusamente pusieron sus esperanzas en este mortecino gobierno que llegó al poder con la lacrimógena frase de “no más pobres en un país rico”, la cual no estaba relacionada precisamente para su parentela. 

Viéndolo así, la Primera Dama se acoge a un silencio nada inocente.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
LO MÁS LEÍDO
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan