Banner Tuvivienda
Viernes 21 de junio 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 09 de mayo 2024

Américo nos enseñó a volar

Por: Grover Pango Vildoso
Américo nos enseñó a volar
Foto: Difusión

grover_german @yahoo.es

Mi vida de alumno y docente está muy vinculada a Américo Olivares Esquivel. Durante los cinco años de secundaria -entre 1959 y 1963- el universo de profesores de la “Unidad” era interesante, aunque con el tiempo he ido modificando la apreciación que tuve inicialmente. Por cierto que también entiendo que eran otros tiempos y otras las nociones pedagógicas imperantes. Pero él logro animarme para que deje Tacna por un tiempo y me haga “chaimanta” en La Cantuta y cinco años después éramos colegas en la “Unidad”.

Américo, cusqueño de nacimiento, llegó en un momento clave para la “Unidad” de entonces, junto a un grupo muy valioso de profesores jóvenes egresados de La Cantuta. Fui su alumno desde 1959 y lo que más recuerdo no son los conocimientos de Ciencias Naturales en sus diversos componentes –en los que era muy exigente-, sino su apoyo para que haga bien los informativos en el patio y luego en la radio, además de su aliento para la incursión en el teatro junto a las chicas del FAZ. Cumplía fielmente el lema de “educar al hombre en todo lo que tiene de hombre”.

Américo, plenamente identificado con Tacna, hizo también su familia en nuestra ciudad. De inagotable talento, contribuyó a que se instale la “Ofrenda de la Juventud” un día antes del 28 de agosto. Entre otros ha publicado “Crónicas de un educador” (2010), “La educación tarea inacabada” (2011), “El Cusco que vi” (2013), “Tacna y Arica en la encrucijada de la historia” (2013), además de haber recibido las “Palmas Magisteriales” en el grado de EDUCADOR.

Podemos decir que Américo ha emprendido el vuelo final. Con sus alas muchos hemos aprendido a volar.

[J.9mayo24]

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan