Banner Tuvivienda
Domingo 07 de marzo 2021   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Domingo 10 de febrero 2013

La hermandad latinoamericana y Cuba

Por: Ricardo Sánchez Serra (*)
La hermandad latinoamericana y Cuba
Foto: Difusión

Hace unos días se levantó una polvareda y muchos se rasgaron las vestiduras por la decisión de los países latinoamericanos de otorgarle a Cuba la presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac).

Desde el estricto punto de vista jurídico, a cualquiera de los 33 miembros de la Celac le corresponde por rotación la presidencia, desde Brasil hasta Barbados o Santa Lucía. Cuba será en el 2013 y Costa Rica-Haití, el 2014; continúa Ecuador en el 2015 y así sucesivamente.

La elección de La Habana es un reconocimiento de esta parte del continente, a su dignidad como país y a su diplomacia. Una satisfacción, asimismo, a los cambios políticos y económicos.

De otro lado, es una respuesta al absurdo bloqueo de Estados Unidos a La Habana, que lleva ya 50 años -último rezago de la Guerra Fría- y que es condenado por la ONU: en la última votación de la Asamblea General –en noviembre de 2012- rechazó el embargo por un abrumador 188 votos, tres en contra y dos abstenciones. Obama, que fue reelegido y por tanto ya no está en campaña, debería romper con el poderoso lobby anticastrista y escuchar el clamor mundial, en especial el latinoamericano, para normalizar plenamente sus relaciones con estos países. El nuevo Secretario de Estado, John Kerry, proclive a la normalización de relaciones con la isla, podrá ayudarlo.

Cuba dejó de ser, hace mucho tiempo, la exportadora de guerrillas que perseguía los cambios de gobierno a punta del fusil. Era natural la desconfianza a Cuba y continúan los rezagos de ella con las Brigadas Médicas, las cuales no tienen nada de penetración ideológica –he podido comprobarlo personalmente-, sino más bien de solidaridad, como en los casos de los terremotos de Pisco, Haití y Chile, y en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, entre muchos otros.

 

Brigada médica cubana en Tinduf 

El pedido del extinto Papa Beato Juan Pablo II “mundo, ábrete para Cuba. Cuba ábrete para el mundo”, está siendo escuchado. Otorgarle la presidencia de la Celac es una muestra de la fuerte hermandad regional y de ponerle fin al anacrónico aislacionismo propiciado por EE.UU. Los cambios en Cuba permitieron la liberación de numerosos detenidos a intercesión de la Iglesia Católica; la búsqueda de la paz en Colombia, los logros sociales, la apertura económica, la nueva ley migratoria, la devolución a la Iglesia Católica de varias propiedades confiscadas en 1961, son hechos importantes y como señala el Cardenal Jaime Ortega se “espera que nuevos cambios se introduzcan por el bien del país y de sus ciudadanos”.


* Periodista. Miembro de la Prensa Extranjera. Analista internacional.

http://www.facebook.com/ricardosanchezserra
Twitter: @sanchezserra

Publicado en el diario LA PRIMERA, de Lima-Perú, el 10 de febrero de 2013


Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan