Banner Tuvivienda
Miércoles 08 de febrero 2023   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Sábado 08 de junio 2013

[Chile] La desaceleración de la economía y sus efectos

Por: La Tercera (*)
[Chile] La desaceleración de la economía y sus efectos
Foto: www.elciudadano.cl

El aparente fin del ciclo de alto crecimiento debe motivar a los candidatos a lanzar propuestas responsables y a retomar el debate sobre las reformas postergadas.

La expansión de 4,4% en 12 meses del Indice Mensual de Actividad Económica (Imacec) en abril pasado aportó nueva evidencia de que la economía chilena se encuentra en una etapa de desaceleración y que parece encaminada en 2013 a un crecimiento sustancialmente menor al del trienio 2010-2012. Las cifras de las cuentas nacionales al primer trimestre mostraban ya una pérdida de vigor en la demanda por inversión, que involucraba tanto el gasto en obras de construcción como la adquisición de maquinarias y equipos.

Se ha enfatizado que la reciente desaceleración de la demanda por inversión está reflejando menor  rentabilidad esperada para la minería, por menores precios de metales y costos de producción al alza. Ante este nuevo panorama externo, caracterizado por un dólar más fuerte y caídas de los precios en dólares de las materias primas en el mundo, la desaceleración económica interna que se avizora parece estar reflejando un natural decaimiento del crecimiento de la economía hacia un ritmo en línea con su potencial.

Por años, el estancamiento de la productividad en la economía chilena, que se arrastra desde fines de los años 90, no se ha reflejado en forma notoria en un menor crecimiento, gracias a la bonanza de precios de exportación que comenzó en 2004 y que, luego de la crisis de 2009, volvió a emerger con fuerza. La tasa de expansión promedio de la economía chilena entre 2010 y 2012 (5,7%) fue muy superior a lo que se estima consensualmente como el crecimiento potencial de la economía chilena, el cual se ubica más bien en el rango de 4-4,5% anual. El buen desempeño económico de este periodo parece ser el resultado de una combinación de expectativas positivas, fuerte acumulación de capital físico y mayor utilización de la capacidad instalada luego de la severa crisis de 2009, particularmente en la minería, sin que hayan podido apreciarse mejoras significativas de productividad en la economía.

La expectativa de un crecimiento de la producción en 2013 inferior al observado en 2012, junto a una inflación reducida, ya ha puesto en discusión un posible ablandamiento de la política monetaria, que el Banco Central ha entregado señales de estar analizando, aun cuando por el momento el gasto en consumo sigue creciendo a buen ritmo. Pero, más allá de la política monetaria, si la situación se dirige a una normalización de los precios externos y, eventualmente, a condiciones financieras menos amigables en el mundo, la convergencia de la economía chilena hacia un menor ritmo de crecimiento potencial hace más urgente que se aborden, con prontitud y buen criterio, las decisiones y reformas pendientes en energía, educación y el mercado laboral que hoy limitan las posibilidades de progreso del país. Este debería ser un objetivo transversal de las candidaturas presidenciales. En lo inmediato, los sectores políticos deben contener con responsabilidad la profusión de propuestas para debilitar la institucionalidad de numerosos sectores económicos o que amenazan con quitar atractivo a la inversión en el país. Con visión de largo plazo, es importante desarrollar desde ya esfuerzos para ajustar expectativas, contener las actuales presiones por gasto público y facilitar la desaceleración salarial que parece necesaria.

(*) Artículo publicado en el portal del diario La Tercera de Chile el 8 de junio de 2013.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan