Banner Tuvivienda
Lunes 27 de mayo 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 01 de julio 2013

[Chile] Un paso adelante y un voto de confianza para la democracia

"La altísima votación registrada confirma que los ciudadanos desean más participación y confían en los canales institucionales para hacerlo.", dice el editorial del diario chileno La Tercera el 1 de julio de 2013
[Chile] Un paso adelante y un voto de confianza para la democracia
Foto: www.24horas.cl

Bachelet afianza su liderazgo

LA AMPLISIMA ventaja obtenida por Michelle Bachelet en la primaria de ayer confirma su popularidad y su favoritismo de cara a las elecciones de noviembre próximo. Con un apoyo del 73% de los votantes y con más de dos millones de ciudadanos participando en su primaria, el bloque Nueva Mayoría ha dado un paso significativo para recuperar el control de La Moneda a partir de marzo del próximo año.

Si bien las encuestas le asignaban amplio favoritismo a la ex presidenta, la cantidad de votos que obtuvo sobrepasó cualquier cálculo o estimación previa, y es una demostración clara de una recuperación de la vitalidad en el conglomerado opositor en torno a su postulación.

En segundo lugar aparece el candidato Andrés Velasco, con poco más de un 13% de los votos, lo que reporta un resultado muy favorable considerando que se trataba de  una propuesta que no tuvo el apoyo de ningún partido político. En contraste, Claudio Orrego, de la DC, quedó relegado al tercer lugar con poco más del 9%, lo que pone de manifiesto la marcada declinación de esta corriente política, reflejada en las indecisiones para darle apoyo a su candidato y en la incapacidad de movilizar a los ciudadanos que históricamente le dieron su apoyo.

Se inicia para la candidatura de Bachelet una nueva etapa, donde deberá concordar un programa de gobierno que satisfaga tanto a los partidos que apoyaban a los candidatos que perdieron en estas primarias como a un electorado moderado e independiente, que aparece más identificado con las posiciones que sustentaron Claudio Orrego y Andrés Velasco, alejados de propuestas más radicales en temas como la vía para realizar reformas constitucionales, alzas de impuestos o cambios en educación. Es esperable que ahora, enfrentada a una contienda en la que debe convocar una mayoría más allá de su pacto político, la candidatura de la ex presidenta Bachelet se defina con mayor claridad en torno a esos y otros temas en los que hasta ahora ha evitado entrar con definiciones más nítidas.

Otro frente importante que con seguridad se abrirá próximamente será la arremetida que, previsiblemente, impulsarán el resto de los candidatos que se plantean como de oposición y que representa un escenario nuevo y mucho más competitivo que el de las primarias.

Longueira y la unidad del sector

EN UN resultado tan estrecho como lo preveían los pronósticos previos, Pablo Longueira logró la nominación de la alianza UDI-RN para la candidatura presidencial de noviembre próximo, y tendrá por delante la difícil tarea de desafiar a la candidatura de oposición, que contará con un amplio favoritismo luego del resultado obtenido en estas primarias.

Con un apoyo de poco más del 51%, superó a Andrés Allamand gracias a una campaña que se desplegó en un breve plazo, donde la UDI apostó a la mística de su candidato y a la fortaleza de su organización partidaria para lograr en ese lapso consolidar el apoyo necesario a uno de sus líderes más representativos. También logró de esta forma preservar el liderazgo en ese sector y deberá asumir una campaña presidencial y parlamentaria que se avizoran difíciles.

Andrés Allamand asumió esta campaña como un paso clave en una larga carrera política, confiando en que esa trayectoria y su apuesta por un electorado moderado, lo que él llamó el “centro político”, le reportarían un apoyo suficiente para alcanzar la nominación, lo que no sucedió. La alta concurrencia a la votación de la primaria oficialista      -la primera de ese conglomerado- ha sido un premio a la férrea unidad exhibida por Longueira y Allamand, líderes que a pesar de tener una larga historia de desencuentros lograron alejar en esta corta campaña la imagen histórica de conflictividad de ese sector.

Otro factor que parece haber jugado a favor de la participación en la primaria oficialista es la percepción de que en las elecciones presidenciales de noviembre se confrontarán programas de gobierno con visiones y propuestas profundamente diferentes en aspectos muy relevantes para la sociedad chilena. Diferencias que se pensaban superadas respecto al modelo de organización política y económica que más conviene al país, han surgido con fuerza y deberán ser objeto de amplio debate de aquí a noviembre.

La victoria de Pablo Longueira confirma la fortaleza de la estructura partidaria que lo ha respaldado en todo este proceso. Ahora deberá ampliar su programa y convocar a sectores más allá de la Alianza si pretende desafiar el favoritismo de la candidata de oposición. Un primer objetivo serán quienes se sintieron representados por Andrés Velasco y Claudio Orrego.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan